IRAQ // CHARLA CON IMÁN AHMAD JAMÁS, ESCRITORA Y PERIODISTA IRAQUÍ
Imán Jamás: “Decir que la guerra ha terminado es una mentira más”

“¿Dónde están los periodistas?”, le han preguntado a veces las víctimas iraquíes. Al investigar los efectos de la guerra, Imán Jamás llega a lugares que rara vez pisan los grandes medios. Y el Iraq que ha visto es aún peor que el que muestra la televisión.

09/05/06 · 22:03
JPG - 15.9 KB
 
COMPROMISO. El rigor y el tono sereno con el que se explican las circunstancias más
dramáticas de la ocupación es una de las claves de Crónicas de Iraq. En la foto, Imán
Jamás y Santiago Alba Rico. / Carolina Yacamán

“Los soldados de EE UU viajan por
Iraq con la declaración de Derechos
Humanos en la mano para
que no se les olvide quebrantar
ninguno; Imán Jamás viaja detrás
de ellos, con el bolígrafo en la mano,
para que no se nos olvide lo
que han hecho”. Pocas descripciones
definen mejor el trabajo realizado
en los tres últimos años por
Imán Ahmad Jamás. Así es como
la presenta Santiago Alba Rico en
el prólogo de Crónicas de Iraq, el
último libro de esta periodista iraquí
y uno de los retratos más rigurosos
sobre la devastación causada
por la invasión estadounidense.

En palabras de Imán, el propósito
de su libro no es otro que dar a
conocer “el rostro real de la ocupación”.
Licenciada en Literatura, traductora
y escritora, reconoce que
lo dejó todo el día que las tropas
norteamericanas entraban en Bagdad.
A su juicio, “seguir al ejército
ocupante y documentar sus crímenes”
pasó a ser la tarea más urgente.
Desde junio de 2003 hasta su
cierre en 2004, dirigió en Bagdad el
Observatorio de la Ocupación, lo
que compaginó con su militancia
en el movimiento asociativo de mujeres
iraquíes. Referente internacional
en la defensa de los Derechos
Humanos, los tres últimos
años se ha dedicado a recorrer Iraq
con un equipo de profesionales para
documentar los crímenes de las
fuerzas ocupantes a través de textos,
fotografías y filmaciones.

La tortura como rutina

Como resultado de esas investigaciones
ha escrito Crónicas de Iraq.
El pasado miércoles 26 de abril
presentaba el libro en la Biblioteca
Nacional de Madrid. En él la escritora
presenta una visión de Iraq
aún menos amable que la reflejada
en la mayoría de medios. “Decir
que la guerra ha terminado es una
mentira más”, alerta. Después de
recoger historias acerca del terror
que se vive en los campos de detención,
los casos de mujeres violadas
o los asaltos indiscriminados
a viviendas, Imán denuncia
que “la crueldad innecesaria se ha
convertido en una práctica corriente,
las palizas, en una rutina,
y la tortura hasta matar o dejar incapacitado,
en algo normal”.

A estas denuncias la escritora iraquí
añade toda una serie de abusos
que no gozan de tanto protagonismo.
Uno de los más graves, afirma
en una entrevista concedida a
DIAGONAL, ha consistido en la
destrucción de la cultura iraquí. La
invasión cultural, que tuvo uno de
sus mayores símbolos en el expolio
del Museo Nacional de Iraq, aún no
se ha detenido. Recientemente, la
Asociación de Profesores de Iraq
cifraba en 180 el número de profesores
universitarios asesinados desde
los primeros ataques. A juicio de
Imán, los crímenes se enmarcan
en los planes de EE UU por “desmantelar
todo el tejido social iraquí”.
La estrategia de la invasión,
añade, “no fue derrocar al Gobierno,
sino a todo el Estado, incluyendo
sus instituciones y su cultura”.


La democracia de las empresas

DIAGONAL: ¿Piensa que en
estos momentos hay una
invasión cultural?

IMÁN JAMAS: Por supuesto.
Los americanos están introduciendo
su propia cultura
en Iraq, su propia forma de
comprender el mundo, con
su propia constitución y su
propia forma de entender la
democracia. Esto se ve
sobre todo en el debate económico.
La nueva constitución
es realmente una constitución
para que las
empresas entren en Iraq y
liberen el mercado a sus
intereses. Toda esta privatización,
por supuesto, es una
invasión cultural.
D.: ¿Por qué hay un interés
especial en atacar intelectuales,
médicos o doctores?
I.J.: Porque ellos, los norteamericanos,
quieren destrozar
Iraq. La clase media, los
intelectuales, académicos y
científicos son las personas
que construyen la ciencia y
que construyen la sociedad.

Es una aristocracia de afortunados,
que vive en Iraq
pero tiene la oportunidad
de vivir en otros lugares. La
mayor parte de Iraq vive
completamente arruinada.
Los trabajadores, los parados
y las familias sin casa
no pueden pensar ahora
en nada más que alimentar
a sus familias. Mientras, la
clase media, la gente con
formación, los intelectuales
o los oficiales iraquíes
son las personas que históricamente
construyen la
cultura de una nación. Por
eso mismo son perseguidas,
es algo criminal.

D.: ¿Cómo ve el futuro de
Iraq en los próximos años?

I.J.: No veo ninguna luz. Desafortunadamente
ahora no
veo futuro en el futuro de
Iraq. Pero por supuesto sé
que al final los americanos
no van a ganar. Para eso
vamos a tener que hacer
muchos sacrificios. Hay
mucho que hemos perdido.
No hablo sólo de seres
humanos, hablo también de
un país, de un sistema. Iraq
está destruido, completamente
destruido: su sistema,
su población... todo. Se
necesitarán muchas décadas
para que los iraquíes
vuelvan a ponerse en pie.

Tags relacionados: Iraq
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto