Electromagnetismo // Sentencia histórica en Murcia
Iberdrola, condenada por ‘electropolución‘

Después de cinco años, la familia murciana que acusó a Iberdrola por emisiones electromagnéticas en su domicilio ha ganado la batalla jurídica. El auto del Tribunal Supremo del pasado 4 de octubre ha condenado a la empresa a alejar el transformador eléctrico causante de las emisiones (que se encontraba dentro de la casa) o aislarlo hasta que el nivel de radiación sea cero. Y, si fuese inviable, a indemnizar a los demandantes con una vivienda de las mismas características y en la misma zona.

18/02/06 · 12:58
Edición impresa

Después de cinco años, la familia murciana que acusó a Iberdrola por emisiones electromagnéticas en su domicilio ha ganado la batalla jurídica. El auto del Tribunal Supremo del pasado 4 de octubre ha condenado a la empresa a alejar el transformador eléctrico causante de las emisiones (que se encontraba dentro de la casa) o aislarlo hasta que el nivel de radiación sea cero. Y, si fuese inviable, a indemnizar a los demandantes con una vivienda de las mismas características y en la misma zona.

En 1997 un escape de agua hizo que F. Hernández descubriese, por casualidad, que en el interior de su casa Iberdrola había colocado un transformador eléctrico, “vinieron los propios de Iberdrola y me dijeron que saliera, que me iba a electrocutar, entonces bajé y asocié el bicho ese con todo lo que nos pasaba en la casa”, expone el entrevistado. Desde que vivían en la casa, a Hernández le temblaba el pulso, tenía insomnio y su pareja tenía depresión y cefalea permanente, “En la casa estábamos malos continuamente y llegaba el verano y nos curábamos todos de golpe cuando íbamos a la playa”. Una medición de la casa, a través de la Asociación de Estudios Geobiológicos, confirmó entonces que las radiaciones electromagnéticas eran muy elevadas. Según la ilustración de Hernández, éstas “equivalían a estar viviendo con un televisor encendido atado a la cintura todo el día”. En base a este estudio, presentaron una demanda contra el gigante eléctrico que, por primera vez, resuelve a favor de los afectados.

Un punto de inflexión

La sentencia del Supremo viene a ratificar dos sentencias anteriores (ver margen derecho de la fotografía) e impide que Iberdrola pueda recurrir, como ha hecho en las dos ocasiones. Para Ecologistas en Acción esta resolución sienta las bases para la lucha que cientos de comunidades de vecinos han iniciado en los últimos años contra las fuentes de emisión electromagnética (antenas de telefonía móvil, transformadores, torres eléctricas y las estaciones base). En los últimos meses se han dado otras denuncias por contaminación electromagnética y el pasado mes de junio la Audiencia Provincial de Castellón obligaba también a Iberdrola a retirar un transformador en la localidad de Burriana por el riego de los vecinos a padecer cáncer. Según Pedro Belmonte, de Ecologistas en Acción, “empieza a haber una casuística y más pleitos por la tendencia dentro del boom constructivo a establecer los transformadores dentro de la vivienda para conseguir un ahorro de costes”. La Coordinadora Estatal contra la Contaminación Electromagnética viene demandando un cambio significativo en la Ley 97 del Sector Eléctrico. También han propuesto que, al igual que hay una reserva de suelo para infraestrucuturas industriales insalubres y peligrosas en las normas de planificación urbanística, se establezca una reserva de suelo específica para las subestaciones y transformadores.

5 años de lucha

En 2000 el Juzgado de 1º Instancia de Murcia obliga a Iberdrola a no superar las 0,3 microteslas de radiación en la casa.

En 2001 la Audiencia Provincial obliga a reducir completamente las radiaciones e indemnizar con 3.000 euros a los demandantes.

EL 4 de octubre de 2005 el Supremo ratifica las dos sentencias anteriores: si es inviable reducir a 'cero' las radiaciones tendrá que indemnizar con una vivienda.

Tags relacionados: Iberdrola Contaminación
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Juan Leal
separador

Tienda El Salto