PAÍS VASCO // LOS SINDICATOS VASCOS CONVOCAN UN PARO TOTAL EL 21 DE MAYO
Huelga general con lectura política

Una huelga “a la defensiva” debe plasmar la eficacia
de las protestas contra el paro. El autor analiza en qué
contexto político surge y cómo éste puede influir.

14/05/09 · 0:25
Edición impresa

Que se convoque una huelga
general en Euskadi,
con lo que está cayendo,
no debería sorprender;
lo sorprendente es que en el resto
del Estado español no se haga. Los
sindicatos mayoritarios españoles
renuncian, incluso, a escenificar en
una huelga su oposición a una política
económica que condena al paro
a sus clientelas. El otro día escuché
a un líder de UGT diciendo que no
se sumaban a la huelga general del
21 de Mayo en Euskadi “porque no
se había producido conculcación de
derechos de los trabajadores” como
si el 20% de parados no tuvieran derecho
al trabajo.

La mayoría sindical vasca, tradicionalmente,
se mira más en el espejo
francés que en español, y los
sindicatos franceses han paralizado
este año el país en defensa de sus
reivindicaciones. No es la primera
vez que los sindicatos: ELA, LAB,
ESK, EHNE, STEILAS e HIRU convocan
una jornada de huelga general
.

Quizá la más exitosa fue la que,
en mayo de 1999, consiguió las 35
horas en la administración pública
vasca y la instauración de la Renta
Básica en la CAV. Si aquélla fue una
huelga ofensiva, enmarcada en una
época de bonanza económica, ésta
será más bien una huelga a la defensiva,
un aviso al nuevo Gobierno
vasco y a la patronal, para evitar
más recortes en las condiciones laborales
de los trabajadores ante la
crisis. Ciertamente, la sintonía entre
el Gobierno saliente y el entrante en
política económica es casi total; por
eso los sindicatos que convocan la
huelga afirman que si el PNV hubiera
seguido en el gobierno la habrían
convocado de todas formas.

En ese sentido, no se puede hablar
de una huelga política contra el
Gobierno de Patxi López; aunque
a nadie se le escapa, como declaraba
Arnaldo Otegi hace unos días,
que la foto de una huelga exitosa
sería la de una mayoría social distinta
de la que podemos ver en el
nuevo Parlamento Vasco. Una foto
que podría ser el embrión de
un polo soberanista a la izquierda
del PNV.

En suma, que hay que entender
esta movilización en clave laboral,
aunque tenga también su lectura
política. En cuanto al papel de los
movimientos sociales, se ha puesto
en marcha desde la izquierda
abertzale la iniciativa Euskalherria
Abian
, que probablemente hará una
llamada a la huelga, como ya han
hecho otros movimientos afines como
Elkartzen, pero su papel es de
momento bastante marginal. La
huelga padecerá por tanto el déficit
del sindicalismo en general; convertidos
los sindicatos en órganos de
gestión laboral que, incapaces de
articular a la mayoría de los trabajadores
hacia el cambio social, se centran
en la defensa de sus clientelas.

Sin embargo, como dice Mike
Davis
, “es necesario el calor de las
protestas en la calle para que surjan
verdaderas propuestas de cambio”.
Esas propuestas podrían venir de
sectores antidesarrollistas, que propugnan
el decrecimiento económico,
la relocalización de la producción…
como los que se agrupan en
torno a la lucha contra el TAV, una
lucha que, con matices, apoyan
también los sindicatos convocantes
de esta huelga.

Tags relacionados: Arnaldo Otegi Número 102
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto