COMPLICIDAD DE LA ONU EN LA VIOLACIÓN DE LOS DD HH
Haití: la ocupación ‘humanitaria’

La situación de los derechos humanos en el país sigue
siendo catastrófica tras dos años de intervención militar
de la ONU, según denuncian diversas organizaciones.

21/10/06 · 0:36
Edición impresa

Dos años después del golpe de
Estado que expulsó al presidente
Jean-Bertrand Aristide del país, los
haitianos han votado, en las elecciones
del 7 de febrero, por René Préval,
candidato que, a ojos del pueblo,
más se acerca en su opción política
al presidente depuesto. Son éstas las
primeras elecciones desde que, el 29
de enero de 2004, Aristide fuera derrocado
por una intervención militar
de EE UU, Francia y Canadá, avalada
en cuestión de horas por la ONU.
Desde entonces, 7.300 soldados
de 22 países, dirigidos por un comando
brasileño, y 1.600 policías de otros
33 Estados, se hallan desplegados en
Haití, con la misión de democratizar,
estabilizar y pacificar el minúsculo
país caribeño. Sin embargo, según
denuncias de organizaciones de derechos
humanos, “la violencia grave,
la impunidad flagrante y la ausencia
del Estado de derecho siguen siendo
fenómenos generalizados”.

Una de las misiones de las tropas
de la ONU es formar y dar apoyo logístico
a las operaciones de la Policía
Nacional Haitiana, un cuerpo plagado
de corrupción y acusado de numerosas
violaciones de los derechos
humanos, lo que provoca, según
Amnistía Internacional, que “el
apoyo del que puede disfrutar la
Misión de Estabilización de la ONU
entre la población haitiana se desvanece
cada vez que se hace público
un abuso cometido con impunidad
por agentes de la Policía”.
Es más, según la denuncia hecha
a DIAGONAL por Brian Concannon,
director del Institute for Justice and
Democracy in Haiti, la ONU “no sólo
apoya a la Policía, sino que está
matando a gente ella misma, y está
realizando arrestos ilegales e inconstitucionales”.

Haití, víctima de una ocupación ‘humanitaria’

¿El Iraq de Brasil?

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto