ENTORNO // UNA INICIATIVA ENMARCADA EN EL LLAMADO INTERNACIONAL DE LA VÍA CAMPESINA
Hacia una Alianza por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos

La autora ofrece un análisis sobre los primeros pasos que se están dando a nivel local entre distintas organizaciones para la construcción de una
alianza por la soberanía alimentaria de los pueblos.

08/03/10 · 14:02
Edición impresa

Grupos y redes en defensa de la soberanía
alimentaria de distintos territorios
del Estado español se reunieron
el 19 y 20 de febrero en
Vinyols i els Arcs (Tarragona) para
avanzar en la construcción de la
Alianza por la Soberanía Alimentaria
de los Pueblos. Unas 50 personas
representantes de colectivos
impulsores de esta iniciativa en
Castilla y León, Andalucía, Catalunya,
Madrid, País Valencià, Castilla-
La Mancha, Euskal Herria,
Extremadura, Galicia y Asturias se
encontraron para debatir sobre los
objetivos y del plan de trabajo.
En palabras de Paul Nicholson,
del sindicato agrario EHNE y de
La Vía Campesina: “La Alianza
por la Soberanía Alimentaria de
los Pueblos quiere ser un movimiento
social. No estamos haciendo
una nueva organización ni plataforma.
Queremos apoyar las
actividades que se dan en lo local,
nunca sustituir, y construir una
propuesta política de acción entorno
a la soberanía alimentaria a
medio y a largo plazo”.
El encuentro sirvió para intercambiar
experiencias, dotarse de
un marco de coordinación y de trabajo
estatal, enfatizando la autonomía
local, y acordar algunas temáticas
clave como la lucha contra
los transgénicos o la Política Agraria
Común (PAC), entre otros temas,
a la vez que se asumieron algunas
fechas importantes de movilización
como el 17 de abril, jornada
internacional de lucha campesina,
y un próximo encuentro en
invierno del 2010.

JPG - 221.8 KB
 
DE ABAJO A ARRIBA. Manifestación en 2007 de Vía Campesina, uno de los movimientos que apoyan el proceso.

Un movimiento desde la base

Desde su lanzamiento a finales del
2008, en el 6º Foro por un Mundo
Rural Vivo organizado por Plataforma
Rural, se han ido creando,
poco a poco y con ritmos distintos,
redes y espacios en varios territorios
del Estado español con el objetivo
de construir esta alianza de
“abajo a arriba”. Unos marcos de
trabajo que en cada lugar se han
dotado de un modelo organizativo
propio y han establecido unas prioridades
en función de sus realidades
locales, aunque hay un elemento
común: todos comparten la
voluntad de sumar en un mismo espacio
a campesinado, grupos de
consumo, ecologistas, ONG, feministas,
colectivos de comercio justo,
apostando por la creación de solidaridades
entre el campo y la ciudad
y por la construcción de la soberanía
alimentaria desde lo local.
Pero, ¿cuáles son las perspectivas
de futuro de este proceso? El
propio lanzamiento de esta iniciativa
es un paso adelante para consolidar
la construcción de redes a
favor de la soberanía alimentaria.
Así mismo, el peso dado al trabajo
y a la coordinación local es fundamental
para la consolidación y
el arraigo de una iniciativa de estas
características, pero sin olvidar
la coordinación estatal y la
perspectiva global que da el marco
de La Vía Campesina.
Otro elemento es la voluntad de
crear movimiento social apoyando
iniciativas ya existentes, como
marcos de trabajo e intercambio
entre productores y consumidores.
Es necesario un movimiento
social, amplio y combativo, centrado
en la movilización a favor
de la soberanía alimentaria, en un
contexto de crisis alimentaria global
y de empobrecimiento del
campesinado familiar tradicional,
dando un peso específico a las
aportaciones feministas, ya que la
lucha por la soberanía alimentaria,
visto el papel de la mujer en el
campo y en el sistema alimentario,
requiere de una perspectiva
antipatriarcal.
Otro reto es la coordinación tanto
territorial, entre los distintos núcleos,
como sectorial, entre las redes
que participan en la Alianza
(ecologistas, comercio justo, mujeres,
campesinos, consumidores),
estableciendo convergencias con
otros movimientos sociales.
Las resistencias a favor de la soberanía
alimentaria de los pueblos
en el Estado español han empezado
a dar sus primeros pasos, pero
queda mucho camino, discusiones,
debates y aportaciones.


LA PRIMERA SEMILLA: NYÈLÈNI

Este proceso se
enmarca en el llamado
internacional de
La Vía Campesina a
crear redes regionales
a favor de la
soberanía alimentaria.
Esta propuesta
surgió del Foro Internacional
por la Soberanía
Alimentaria
celebrado en febrero
de 2007 en Malí, a
través de la declaración
de Nyéléni (llamada
así en honor a
una campesina
maliana). Un foro en
el que participaron
más de 500 representantes
de más de
80 países, organizaciones
campesinas,
pescadores y pescadoras
o movimientos
sociales y que fue
impulsado por La Vía
Campesina, junto
con otros movimientos
sociales como la
Marcha Mundial de
Mujeres y el Foro de
los Pueblos Pescadores,
entre otros.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

DE ABAJO A ARRIBA. Manifestación en 2007 de Vía Campesina, uno de los movimientos que apoyan el proceso.
separador

Tienda El Salto