PANORAMA / LA RÁPIDA ASCENSIÓN DE ENRIQUE BAÑUELOS, PRESIDENTE DE ASTROC, SEGUNDA INMOBILIARIA ESPAÑOLA
Un gestor de suelo valenciano se convierte en un año en la tercera fortuna española

Cuando no ha pasado un año desde su salida a
Bolsa, la inmobiliaria Astroc ha convertido al empresario
valenciano Enrique Bañuelos en el tercer
multimillonario más rico del Estado español, según
la clasificación de la revista Forbes. El rápido
enriquecimiento de Bañuelos en Bolsa se ve ensombrecido
por la fuerte caída de su cotización en
la primera semana de marzo, cuando Astroc perdió
hasta un 30% de su valor en el parqué. La permanencia
de Bañuelos en la élite mundial parece
ligada, como la de la economía española, a la evolución
de la llamada burbuja inmobiliaria.

, Redacción
15/03/07 · 0:00
Edición impresa


Hace apenas tres años su empresa
facturaba sólo 22 millones de euros
anuales, según La Gaceta de los Negocios.
Fuera del País Valenciano,
Baleares y Cataluña, su nombre era
prácticamente desconocido. Pero se
terminaron los días de anonimato
para el Gran Gatsby levantino: a
principios de este mes la revista
Forbes ha situado a Enrique Bañuelos,
principal accionista de la inmobiliaria
Astroc Mediterránea, como
tercera fortuna española, y le incluye
en el puesto 95 en su lista mundial
de millonarios.

Con 40 años, el empresario ha logrado
colocarse por delante de las
Koplowitz, Botín o Isidoro Álvarez
en el ránking de ricos muy ricos.
Sólo lo superan Amancio Ortega
(grupo Inditex) y otro barón del
sector de la construcción civil, Rafael
del Pino (Ferrovial). Una de las
legislaciones urbanísticas más permisivas
de toda la Unión Europea y
los beneficios obtenidos tras la salida
de Astroc a Bolsa han colocado
a Bañuelos en esta posición en menos
de un año.

Cuando Astroc saltó al parqué en
mayo de 2006 sus acciones valían
6,4 euros. En su momento de mayor
cotización, en febrero de este
año, el precio de cada acción sobrepasaba
los 70 euros. Bañuelos
sacó a Bolsa un 25% del capital de
la sociedad de la que por entonces
era propietario casi exclusivo: las
plusvalías de la oferta pública de
venta se estiman en 1.800 millones
de euros. A ellos hay que sumarles
los cerca de 3.900 millones que Bañuelos
tiene hoy invertidos por sus
participaciones del 51% en Astroc
y del 5,14% del Banco Sabadell,
banco del que es principal accionista
individual. El resultado
(5.700 millones) se acerca a los
5.800 por los que Forbes incluye a
Bañuelos en su selecto club de
multimillonarios.

Después de la fiebre del oro

La publicación de la lista llegaba una
semana después del susto vivido por
la Bolsa de Madrid. Astroc llegó a
perder un 30% de su valor en apenas
tres jornadas entre el 28 de febrero y
el 2 de marzo. La caída afectó también
a otras inmobiliarias como
Metrovacesa o Inmocaral. Los temores
de un colapso financiero se extendieron.

De momento, los datos respaldan
la idea de que lo vivido en la
primera semana de marzo fue sólo
una corrección. Al cierre de esta
edición, la acción de Astroc repuntaba
hasta los 48 euros, nada espectacular
comparado con los niveles
anteriores pero tampoco
nada parecido a la reedición del caso
Terra que muchos temían.

En palabras de Pablo Mañuecos,
socio del grupo Analistas Financieros
Internacionales, el caso de
Astroc no se diferencia de lo ocurrido
con otras inmobiliarias. “Todas
tienen un precio por encima de su
valor en el mercado, con lo que era
de esperar una corrección más tarde
o más temprano”.

Para este analista, no es de prever
un hundimiento de la cotización de
Astroc. “El mercado inmobiliario está
dando síntomas indudables de ralentización,
pero Astroc está diversificando
sus inversiones”, declara a
DIAGONAL. El consejo de no poner
todos los huevos en una misma cesta
podría serle útil a Astroc, compañía
que ha evolucionado desde sus comienzos
como agente urbanizadora
o promotora autónoma a sus pinitos
como patrimonialista tras comprarle
al Banco Sabadell su filial inmobiliaria
Landscape. En el primer caso, la
figura del agente urbanizador propone
a la administración un plan para
urbanizar una zona determinada,
sea o no sea propietaria de esa zona.
Esta figura no está reconocida en todas
las comunidades autónomas,
grave límite para una compañía que
aspira a implantarse en todo el territorio.

Con la compra de Landscape en
octubre del año pasado, Astroc ampliaba
hasta los diez millones de metros
cuadrados su reserva de suelo
listo para urbanizar. Uno de sus próximos
proyectos, la creación de un
gran centro logístico en Coruña,
comparte con los proyectos de los
primeros años su dependencia de las
decisiones políticas. Como reconocía
Bañuelos al presentar la salida a
Bolsa de Astroc, “qué duda cabe de
que este tipo de entidades públicas
van a estar mucho más cómodas con
una compañía cotizada, con un código
de gobierno corporativo”.

Y también altamente endeudada.
Según Cinco Días, las deudas suponen
un 42% del valor de los activos
de Astroc. Las compras de Landscape
y del 60% de la división inmobiliaria
del grupo Rayet han supuesto
una inversión de 1.395 millones
de euros que obligaron a Bañuelos a
deshacerse de un 18% de su propia
compañía para promover la entrada
de nuevos socios en Astroc.


El ladrillo gana posiciones en ‘Forbes’

En sus momentos de
mayor esplendor hace
apenas un mes, la cotización
de Astroc en el mercado
continuo superaba a
la de empresas del Ibex
35 como Bankinter, Acerinox,
Iberia, Tele 5, Enagas
o Mapfre. Resulta menos
llamativo entonces que,
en la lista de Forbes, el
nombre de Bañuelos preceda
al de grandes capitanes
de la banca como
Botín o del comercio
como Isidoro Álvarez. Además,
Bañuelos no es el
único. El caso de Luis Portillo,
máximo responsable
de Inmocaral, y Manuel
Jove, de Fadesa, resulta
muy similar al del empresario
valenciano: nuevos
ricos del ladrillo impulsados
a la élite mundial por
el efecto financiero de la
salida de sus compañías
inmobiliarias a bolsa. Son
estas recientes incorporaciones
‘ladrillistas’ las
que han doblado la presencia
de empresarios
españoles en la lista de
Forbes: de diez a 20 en
un solo año. Otros selectos
promotores y constructores
presentes en la
lista son Bautista Soler
(Metrovacesa), las hermanas
Koplowitz, que
ocupan por separado el
cuarto y quinto puesto en
la lista de multimillonarios
españoles, Florentino
Pérez o Rafael del
Pino. Como puesto adrede
para demostrar que
no todo es ladrillo en la
economía española, el
dueño del Grupo Inditex
(Zara), Amancio Ortega,
propietario a su vez del
5% de Astroc, ocupa el
primer lugar.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto