GLOBALIZACIÓN // EL FMI RECIBIRÁ CASI LA MITAD DEL 1,1 BILLÓN DE DOLARES DESTINADO A PALIAR LOS EFECTOS DE LA
El G-20 desempolva sus viejos aparatos

Instituciones cuya
legitimidad es puesta en
duda por los países del
Sur, como el FMI, el Banco
Mundial o la OCDE,
salieron fortalecidas de la
reunión del G-20
celebrada en Londres.

16/04/09 · 0:10
Edición impresa
JPG - 14 KB
DENTRO Y FUERA. Mientras el G-20 se reunía, la polícía reprimía las protestas. Una persona resultó muerta tras los golpes de los agentes.

El Fondo Monetario Internacional
(FMI) fue el gran resurrecto de la
reunión de Londres. La opción de reflotar
este organismo surge del temor
a que algunas naciones emergentes
declarasen una suspensión
de pagos fatal para los Estados más
fuertes. Es una inyección de 500.000
millones de dólares (casi la mitad del
monto destinado a reflotar la economía
mundial) para un organismo dudoso
hasta para su propio director
Dominique Strauss-Kahn, quien,
unas horas antes de la reunión, declaraba
que uno de los efectos beneficiosos
del FMI es que “aquellos países
que tienen malos recuerdos de
sus préstamos prefirieron no tener
que acudir al fondo y acumularon reservas”.

En la misma línea pero sin
tantos ambages, se ha manifestado
el catedrático de políticas públicas
Vicenç Navarro, quien ha recordado
que las políticas de este organismo
“empeoraron la crisis financiera de
Indonesia, Tailandia, Corea y
Filipinas”. Otros países como Rusia o
Argentina ya escarmentaron y, como
señala Navarro, “nunca jamás
han pedido ‘ayuda’ de nuevo al FMI”.

La refinanciación de este fondo,
que multiplicará por tres su presupuesto,
es la medida más palpable de
la reunión. Otro punto que marcaba
la agenda, la propuesta de control de
los paraísos fiscales, no fue bien recibido
por los países centroeuropeos:
Suiza, Austria y Luxemburgo han
protestado por su inclusión en la lista
gris de países que tienen que esforzarse
más “en materia de cooperación
fiscal”. Esta lista, elaborada por
la Organización para la Cooperación
y el Desarrollo Económicos (OCDE),
otra de las instituciones reforzadas
en Londres, ha sido muy criticada ya
que en su elaboración no participaron
los países a los que se acusa de
escasa o nula colaboración. Para el
sociólogo Jean Claude Paye, el objetivo
principal de la ofensiva del G-20
es Suiza, “de hecho, se trata de una
reorganización del sistema financiero
internacional a su costa”. De este
modo, se ha producido un movimiento
para recortar la primacía que
detenta Suiza en cuanto al ahorro
administrado “fuera del lugar de residencia”.

Según el propio Paye, actualmente
el país helvético guarda el
27% del total, mientras que los centros
offshore en la órbita de Gran
Bretaña tratan “el 24% de estos capitales”.
Por otra parte, los “paraísos”
estadounidenses, como los británicos,
fuera de listas grises o “menos
grises” de la OCDE, custodian el 19%
del dinero no declarado en origen.
Finalmente, una semana después de
la reunión, la OCDE borró su lista
negra de países rebeldes al control
fiscal y aún no se han explicitado las
sanciones a los países que no cumplan
las normas.

Comercio y protestas

Señala el economista Juan Torres
López en el portal rebelion.org que
son EE UU y Gran Bretaña los que
marcan el ritmo de la recesión: el primero
ha movilizado casi el 100% de
su PIB “a costa de incrementar de
forma colosal la circulación monetaria”,
en la misma línea el Gobierno
británico incrementará el gasto, las
garantías y el préstamo “a fin de evitar
que una profundización de la
crisis dinamite por completo su
emporio financiero”. Jürgen Stark,
miembro del Banco Central Europeo
criticó estas medidas por ser
“mera creación de dinero” y por el
riesgo de inflación que conllevan.
En este contexto, se hace imprescindible
para estas potencias hacer
llamamientos contra el proteccionismo
como los que se plasman en las
promesas de la Declaración. Para
ello en Londres se instó a la
Organización Mundial del Comercio
a que revitalice la Ronda de Doha sobre
comercio internacional, “que se
necesita urgentemente” según el texto
aprobado. El G-20 también ha previsto
250.000 millones para fomentar
líneas de comercio exterior, del mismo
modo, ha incrementado los fondos
del Banco Mundial, otra de esas
instituciones que han obligado a los
países del Sur “a bailar salsa al ritmo
de la orquesta del Titanic”, en palabras
del escritor Eduardo Galeano.
Pero la cumbre no se ciñó únicamente
al reparto de fondos a estas
instituciones de dudosa trayectoria.

Fotos de familia, abrazos telegénicos
de Obama con los presidentes europeos,
promesas de recuperación del
empleo escasamente concretadas y,
de anticlímax, las protestas de los antisistema.
Éstas fueron el colofón de
una intensa fase de protestas en
Europa, que comenzó con la retención
de varios empresarios en las sedes
de distintas empresas por parte
de trabajadores en Francia y terminó
con la protesta contra la OTAN en
Estrasburgo. La muerte de un manifestante
durante las protestas en la
City, que está siendo investigada por
las autoridades después de que una
grabación demostrase que había sufrido
maltrato por parte de la policía,
o la toma de una sede del Royal Bank
of Scotland (uno de los rescatados
por el Gobierno de Brown) no lograron
que la Declaración de Londres
se desviara de los “principios de mercado”
ni que se aludiese a la sobreexplotación
de los recursos, al hambre
o a la desigualdad.

Por su parte, los movimientos sociales
reclaman otras medidas para
solucionar los efectos de la suma de
las crisis. En esta línea se prepara un
encuentro con más de 150 organizaciones
altermundistas para los días
18 y 19 de abril en la ciudad alemana
de Frankfurt, que proseguirá las líneas
marcadas en enero durante el
primer encuentro celebrado en París.

COINCIDIENDO CON LA CUMBRE DEL G-20, CIENTOS DE COLECTIVOS, SINDICATOS Y PLATAFORMAS ORGANIZAN LA RESPUESTA
_ [Comienza un nuevo ciclo de movilización->7609]
Tom Kucharz, Madrid

Tags relacionados: OCDE Sistema financiero
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

DENTRO Y FUERA. Mientras el G-20 se reunía, la polícía reprimía las protestas. Una persona resultó muerta tras los golpes de los agentes.
DENTRO Y FUERA. Mientras el G-20 se reunía, la polícía reprimía las protestas. Una persona resultó muerta tras los golpes de los agentes.
separador

Tienda El Salto