"POLÍTICA EXTERIOR // LOS ""THINK TANK"" DEL PP Y DEL PSOE UTILIZAN SUS FUNDACIONES PARA INFLUIR EN LA POLÍTIC
Las fundaciones se vuelcan en América Latina

En 2008, las fundaciones del PP y del PSOE han
ingresado unos ocho millones del Estado central.
Un dinero que tiene como destino preferente la
búsqueda de influencia partidista en América Latina.

18/09/08 · 0:10
Edición impresa



La cooperación no es un terreno vedado
exclusivamente para las ONG.
“Para la promoción de actividades
de formación, consolidación y difusión
del sistema democrático”, han
recibido las fundaciones de todos
los partidos con representación en
el Congreso de los Diputados
2.200.000 euros de la Secretaría de
Estado de Cooperación Internacional.
A través de sus instituciones
afines, PP y PSOE acaban de repartirse
prácticamente a partes iguales
algo más de dos millones de euros.
El resto de la tarta, menos de
200.000 euros , se lo han repartido
CiU, ERC, IU, PNV y BNG.

¿Qué destino le darán populares
y socialistas? Programas para el
fortalecimiento de las instituciones
democráticas en los países en desarrollo
y de fortalecimiento de partidos
políticos. Y todo ello, dedicado
especialmente a América Latina.
“Ahora es cuando se ha despertado
el interés por las fundaciones. Pero,
desde finales de los años ‘70, el
PSOE empezó a crearlas para favorecer
sus intereses políticos; en los
‘80 se sumó el PP. Y hoy todos los
partidos tienen su propia institución
paralela”, explica Marcos
Roitman, profesor de estructura social
de América Latina en la Universidad
Complutense de Madrid.

Pero las donaciones no se limitan
al Ministerio de Asuntos Exteriores.
En 2008, únicamente del Gobierno
central, FAES (PP) ha ingresado un
total de 3.850.802 euros, y entre todas
las relacionadas con el PSOE,
4.060.626. A estas cantidades se suman
los ingresos de arcas autonómicas
y municipales, junto a donaciones
privadas, como las de las
multinacionales, que tanto interés
demuestran por los nuevos mercados
de los países en vías de desarrollo,
como América Latina.

Durante muchos años, los dos
grandes partidos han buscado y
formado a sus mejores socios en
América Latina, reconoce Roitman.
Por la agenda de FAES han pasado
nombres como Manuel Espino
(PAN de México), Andrés Pastrana
(ex presidente conservador de Colombia)
o Carlos Tudela (PDC de
Chile). Mientras que en los grupos
relacionados con el PSOE se encuentra
gente del PRI de México o
el PPD chileno.

Del oligopolio al monopolio

PP y PSOE han pasado de tener diferentes
instituciones a coordinarlas
en torno a un importante think tank.
En esta labor, la innovación la marcaron
José María Aznar y su Fundación
para el Análisis y los Estudios
Sociales (FAES), cuando, a finales
de 2002, se integraron cinco fundaciones
vinculadas con el Partido
Popular, dejando sólo al margen a la
ONG Humanismo y Democracia.
Similar proceso estarían viviendo
ahora la Fundación Pablo Iglesias,
Españoles en el Mundo, Jaime Vera,
Sistema y Progreso Global, instituciones
más afines al PSOE y que podrían
integrarse en Igualdad, Derechos,
Ecología, Acción y Solidaridad,
que conforman el acrónimo
IDEAS y que se convertirá en breve
en el reflejo socialista del think tank
popular. Jesús Caldera ha sido el
elegido por Zapatero para controlar
todo este proceso, que de forma
muy similar se está viviendo en los
alrededores de la socialdemocracia
europea. El ex ministro de Trabajo
ha sido elegido vicepresidente de la
nueva Fundación de Estudios Progresistas
Europeos.

La alargada sombra de Felipe

Desde que Rodríguez Zapatero consiguiera
la victoria en las elecciones
generales de 2004, las relaciones
entre Zapatero y Felipe González se
han ido distanciando. Pero las influencias
del ex presidente no han
dejado de estar presentes en el
Gobierno socialista, con nombres
como Trinidad Jiménez, para América
Latina, o Pedro Solbes, para
asuntos económicos. Y mucho menos
en el plano internacional: su relación
con Carlos Slim (segunda
mayor fortuna mundial en 2008, según
la revista Forbes) o su nombramiento
a finales de 2007 como presidente
del Consejo de Sabios de la
Unión Europea lo corroboran.
Pero, aunque su control en el
PSOE no es ni mucho menos férreo,
tampoco ha renunciado a las
fundaciones. “Mucho más discreto
que Aznar, González ‘trabaja’ a través
de personas de su máxima confianza”,
explica Francisco Pérez,
coordinador de Política Exterior de
IU. Por ejemplo, la Fundación Carolina,
una institución pública con
financiación de las multinacionales
españolas más importantes, está
presidida por Rosa Conde. Entre
sus actividades, otorga becas a destacados
estudiantes iberoamericanos
a fin de estrechar la relación
entre España e Iberoamérica. Además,
la presidencia de honor recae
en Juan Carlos de Borbón, y en el
patronato se incluye un importante
número de ministros, entre ellos, el
propio Rodríguez Zapatero.

El Real Instituto Elcano, presidido
por Gustavo Suárez Pertierra
(alto cargo en todos los gobiernos
de González, que finalizó su
experiencia en el Consejo de Ministros
con la cartera de Defensa), está especializado
en la publicación y elaboración
de estudios internacionales
y estratégicos. Además, está
presidido de forma honorífica por
el príncipe Felipe.

A cargo del Club de Madrid, donde
se reúnen diferentes ex presidentes
para promover la democracia y
el cambio en la comunidad internacional,
se encuentra Ricardo Lagos,
que sucede al propio González. Además,
en FRIDE se sitúa Pierre Schori,
ex ministro sueco que conoce al
ex presidente desde los años ‘70.
Un halo de “imperialismo”
“Estas fundaciones nacieron en la
Guerra Fría con la creación del
Congreso para la Libertad Cultural.

Y existen en todos los países que
han tenido algún objetivo imperialista
en su historia, como Estados
Unidos, Francia o España”, explica
Roitman. Pero este legado no se encuentra
únicamente en mano de las
organizaciones partidistas. El profesor
de la Complutense divide a estas
fundaciones entre públicas,
creadas directamente por el Estado,
como el Instituto Cervantes o la
Fundación Carolina; y las privadas,
relacionadas con partidos, empresas
e Iglesia. En las organizaciones
ligadas a los propios partidos o al
propio Estado, la participación de
las grandes empresas es trascendental
para su financiación, ya sea
con directivos en sus patronatos (en
FAES se encuentran Rodolfo
Martín Villa, Abel Matutes, Alfredo
Timermans o Manuel Pizarro) o con
la presencia directa de las multinacionales,
como es el caso de la
Fundación Carolina, que junto al dinero
de la AECI cuenta con las aportaciones
del Santander, BBVA, Endesa,
PRISA y, así, hasta a un total
de 25 multinacionales españolas.
Con diferentes medios pero objetivos
parecidos se encuentran otras
instituciones como el Instituto
Cervantes u ONG afines, como Solidaridad
(PSOE) o Humanismo y
Democracia (PP). El Cervantes, “junto
al español, exporta la venerable
imagen de monarquía parlamentaria,
la Transición y todas las trascendentales
cuestiones de Estado”, denuncia
Roitman. Un ejemplo de ello
es la ausencia del Cervantes en los
territorios de la ex provincia española
del Sáhara Occidental, mientras
que existen cinco de sus centros en
Marruecos, quien ocupó la antigua
colonia. “A través del PSOE siempre
han llegado importantes colaboraciones
con los municipios, con proyectos
relacionados con la solidaridad
y ONG”, explica Jorge Palencia,
del Frente Farabundo Martí para la
Liberación Nacional (FMLN) de El
Salvador en Madrid.


LOS TENTÁCULOS DE LA ‘REAL POLITIK’

La lista azul de la FAES

La FAES ha hecho
pública su Lista de
Visitantes 2008
para “extender sus
valores de libertad,
democracia y humanismo
occidental”.
Entre los elegidos, de 15
países latinoamericanos, destacan
nombres como Nicolás
Uribe (Colombia), Alejandro
Barja (Bolivia) o Ezequiel Fernández
Langan (Argentina).
Nicolás Uribe, ya becado en
2004 por la Fundación Carolina,
es el actual director del
Programa Presidencial Colombia
Joven del Gobierno
de Álvaro Uribe, a
quien conoció en
1999. Alejandro
Barja, con el apoyo
de la Universidad de
Georgetown, dirige
una academia para formar
líderes bolivianos y constituir
“una nación justa, competitiva,
abierta a los mercados y
que viva en armonía”. Ezequiel
Fernández forma parte de la
lista electoral que acompañó
en las últimas elecciones en
Buenos Aires al conservador
del PRO Mauricio Macri.

A por todas en El Salvador

Durante muchos años,
el PSOE ha apoyado
la trayectoria del
Frente Farabundo
Martí para la Liberación
Nacional
(FMLN). Pero este
apoyo no ha sido absoluto.
Desde que la guerra civil
de El Salvador terminara, el
FMLN ha sufrido varias deserciones
hacia posturas más
moderadas. A pesar de ello,
es el gran favorito para ganar
en las elecciones nacionales
de 2009, liderado por Mauricio
Funes, que estuvo invitado
en el último Congreso
del PSOE. Pero,
entre esas escisiones
que sufrió el
partido salvadoreño,
se encuentra la
liderada por Facundo
Guardado y el Movimiento
Renovador, “personas
que fueron formadas por las
fundaciones del Partido
Socialista, aunque ya habían
mostrado previamente su
cercanía a las ideas socialdemócratas”,
explica Jorge
Palencia, representante del
FMLN en Madrid.

Apoyo “a la desesperada”

Días antes de vencer
en las elecciones de
2005, Evo Morales
se disponía a participar
en un mitin
del Movimiento Al
Socialismo en El Alto,
cuando recibió la llamada
de Felipe González. “Fue la primera
vez que Evo tuvo claro
que ganaría las elecciones.
Felipe le comunicó que, según
sus encuestas, vencerían por
un 52% de los votos, un porcentaje
mayor a las encuestas
que manejaba la gente del
MAS”, reconoce Francisco
Pérez, responsable de
Política Exterior de
IU y presente en el
mitin. “El objetivo
de la llamada de
Felipe era poner a
disposición de Morales
becas de la Fundación
Carolina para formar a los
nuevos cuadros que necesitaría
y no tenía. Una llamada
que realizó a última hora, a la
desesperada, para intentar
reconducir el futuro gobierno.
Además, ¿sabéis con que porcentaje
ganó Evo las elecciones?
El 52%”, concluye Pérez.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto