MONARQUÍA // EL BLINDAJE DEL REY JUAN CARLOS
Una fortuna acumulada talón a talón

Los negocios del rey siguen siendo materia reservada mientras la crisis que atraviesa la monarquía provoca una caída sin precedentes de sus índices de popularidad.

26/04/12 · 8:11
Edición impresa
JPG - 92.4 KB
 
BORBÓN. El rey, saliendo del hospital tras su accidente de caza en Botsuana. / Foto: Juan Carlos Rojas.

El viaje de Juan Carlos de Borbón a
Botsuana para participar en una cacería
de elefantes ha terminado por
colmar la paciencia de una gran
parte de la sociedad
, a la
que el rey se dirigió en su último
mensaje navideño para decirle que
“todos, sobre todo las personas
con responsabilidades públicas,
tenemos el deber de observar un
comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar”.

Con estas palabras
el monarca respondía en público
a la imputación de su yerno en
un caso de corrupción. Un asunto
que ha contribuido a acelerar la
impopularidad de la monarquía española
,
que el pasado octubre suspendió
por primera vez un barómetro
del CIS (4,89 puntos de
valoración sobre 10) y que ha pasado
de inspirar ninguna o poca confianza
al 8,50% de los encuestados
en 1994 a hacerlo al 29,7% en el
sondeo de octubre, realizado antes
de la imputación de Iñaki
Urdangarin en el caso Palma Arena.

El escándalo por el supuesto desvío
de fondos que el duque de
Palma habría efectuado de las
cuentas del instituto Nóos a las suyas
personales llevó a la casa real a
hacer público, por primera vez desde
1979, el desglose de su presupuesto
de gastos
. Los presupuestos
generales del Estado de 2011
destinaron 8.434.280 euros a la casa
real, 292.752 de los cuales correspondieron
al rey “en concepto
de dotación y gastos de representación”.

Los datos se publicaron en
la web de la casa real el 28 de diciembre
pasado, día de los inocentes,
y no recogían las cantidades
que los diferentes ministerios
desembolsan en relación con las
actividades del monarca (seguridad,
patrimonio, desplazamientos,
etc.) ni se sometían a la inspección
del Tribunal de Cuentas
. La opacidad,
por tanto, sigue rodeando las
cuentas del rey, cuya fortuna podría
rondar los 1.790 millones de
euros según difundió en 2003 la revista
Forbes, que ha decidido retirar
a Juan Carlos de la lista que publica

cada año con las personas
más ricas del mundo.

“Está claro que el montante
asignado para el mantenimiento
de la Casa del Rey a cargo de los
presupuestos públicos no da para
haber reunido en estos años el capital
privado que le atribuye
Forbes”, explica a DIAGONAL
Iñaki Errazkin, periodista y autor
de Hasta la coronilla. Autopsia de
los Borbones
. “El dinero ha tenido
que llegarle forzosamente por
otras vías, a saber: comisiones
y donaciones”. Unas comisiones
que el propio rey ha reconocido
recibir, según aseguró a este periódico
el senador del PNV Iñaki
Anasagasti tras la publicación de
su libro Una monarquía protegida
por la censura
en 2009.

Negro sobre blanco

Ante la inexistencia de una información
pública sobre los negocios
del rey, las personas interesadas
se ven obligadas a atender las declaraciones
que las amistades de
Juan Carlos han realizado en tribunales
o libros, muchas de ellas
despechadas tras no recibir de la
casa real el apoyo esperado ante
situaciones judiciales complicadas.

En Un rey golpe a golpe, Patricia
Sverlo escribe: “Ruiz Mateos
contó –en diversas ocasiones y a
más de uno – que, al estilo de cómo
se hacían las cosas en aquella
época [finales de los 70’], le llevaba
[al rey] grandes cantidades de
dinero en maletas
de Loewe, directamente
a palacio, donde los
guardias de seguridad no ponían
mucho empeño en revisar lo que
pasaba o dejaba de pasar por el
control de la entrada. Ponía la maleta
sobre la mesa del despacho
de Juan Carlos, éste la tiraba debajo
de un rincón y caía exacto
siempre en el mismo sitio.
‘¡Cuánto ha tenido que practicar!’,
decía Ruiz Mateos”.

Ni el estamento político ni los medios
de comunicación se han preocupado
de seguir la pista del dinero. En
opinión de Iñaki Errazkin, “los directores,
sus adjuntos y sus delegados
(los redactores jefes) actúan como
comisarios para no permitir que se
publique cosa alguna que pueda lesionar
los intereses de los propietarios,
y la Casa Real es la garantía de
que el chiringuito se mantenga
”.

A pesar de los últimos escándalos,
la historia continúa. El pasado
4 de abril el monarca viajó a Kuwait,
sin la preceptiva compañía de
miembros del Gobierno, por la “interlocución
privilegiada” que, según
la casa del rey, éste mantiene
con las monarquías de la zona y
para negociar la importación de
petróleo
. Además, correos electrónicos
enviados por Urdangarin a su
ex socio Diego Torres en 2007 y presentados
por éste en el juicio del caso
Palma Arena revelarían que el
rey medió en negocios del duque
de Palma para conseguir la participación
de un nuevo equipo de vela
en la Copa América.

Aún así, el Gobierno, ante la pasividad
del PSOE, ha decidido
mantener a la Casa Real al margen
de la nueva Ley de Transparencia.
Dice la vicepresidenta que “no es
una Administración pública”.

Viejos conocidos

Uno de los episodios más comprometedores para la casa real ha sido el caso KIO, que se saldó con penas de cárcel para Javier de la Rosa y Manuel Prado y Colón de Carvajal, amigos del rey y, el segundo, también su administrador privado, por apropiarse de 100 millones de dólares de esta empresa kuwaití durante la guerra del Golfo.

En La soledad del rey, el periodista Javier García Abad apunta a la posibilidad de que esta cantidad sirviera para pagar un préstamo que el rey Fahd de Arabia Saudí concedió en los años 80' «a su 'primo' Juan Carlos para que éste se hiciera con un capitalito» y que Prado invirtió en mercados de futuros con unos resultados catastróficos.

Tags relacionados: de Borbón I Iñaki Urdangarin
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

BORBÓN. El rey, saliendo del hospital tras su accidente de caza en Botsuana. / Foto: Juan Carlos Rojas.
separador