SAN AGAPITO ES PRESIDENTE DE TELEFÓNICA INGENIERÍA DE SEGURIDAD
Florencio San Agapito, el socio imputado de César Alierta

Florencio San Agapito, presidente
de Telefónica Ingeniería de Seguridad,
está imputado por cohecho,
fraude y blanqueo de capitales en
el sumario del caso Malaya. San
Agapito es socio del presidente de
Telefónica, César Alierta, desde
que éste dirigía Tabacalera. La empresa
de telecomunicaciones ha
presentado recientemente un ERE,
a pesar de haber obtenido beneficios
millonarios en 2010.

- 10.000 millones
de beneficios
no frenan el ERE


- Vídeo: ’flashmob’ sobre Telefónica junto a la acampada de Barcelona

22/06/11 · 8:00
Edición impresa
JPG - 44.5 KB
 

Hay retratos de personajes que
revelan nítidamente el grado de
corrupción sistémica del Estado
español y sus oscuras vinculaciones
internacionales. El de Florencio San
Agapito, el cancerbero corrupto de Alierta,
es uno de ellos
.

Florencio San Agapito Ramos, excomisario
que ha desempeñado puestos
relevantes en el Ministerio del Interior

(desde la UCD al PSOE, también durante
el período del golpe del 23F) saltó al
sector privado (más bien privatizado) y
se convirtió en el jefe de seguridad con
César Alierta en Tabacalera primero, en
Telefónica después.

San Agapito está imputado en el caso
Malaya
por los delitos de cohecho, fraude,
blanqueo de capitales y contra la
ordenación del territorio por pelotazos
protagonizados junto al exasesor de
Urbanismo de Marbella, Juan Antonio
Roca; Pedro Román (exteniente de
alcalde del Ayuntamiento de Marbella)
y el hijo de un oficial nazi que terminó
siendo cónsul alemán en Málaga, Juan
Germán Hoffmann. Esto, que parece
una película de terror, está documentado
en el auto de procesamiento del 18
de julio de 2007 del sumario del caso
Malaya. En el momento de su imputación,
San Agapito era presidente de
Telefónica Consultora de Proyectos
, S.A.
Después de su imputación, fue nombrado
presidente de Telefónica Ingeniería
de Seguridad (TIS).

Roca, Román, San Agapito y Hoffmann
se repartieron seis millones de euros
procedentes del pelotazo urbanístico
marbellí denominado Operación Crucero
Banús o Yambali 2000 a través de
sus fundaciones en Liechtenstein.
Según detalla el sumario, en el año
2001, Pedro Román Zurdo, en su
época en el Ayuntamiento de Marbella,
encontró una oportunidad de negocio
mediante la compra de una parcela, la
aprobación de un enorme aumento de
edificabilidad de la misma y su venta
posterior. Para llevarla a cabo, decidió
asociarse con otros socios, como Florencio
San Agapito Ramos, el gestor y
abogado Juan Germán Hoffmann y
Juan Antonio Roca. Para la compra del
terreno, Román aportó el 62,5% del
capital desde una cuenta en Suiza de
la fundación Lare de Liechtenstein,
de la que es titular su hija y testaferro,
María del Pilar Román Martín.
Florencio aportó el 15% a través de
su fundación Clivoso
. Hoffmann, el
7,5% a través de Fink 2010 y Juan
Antonio Roca, otro 15% a través de
la fundación Melifero.

La compra de la parcela se produjo a
través de participaciones de la entidad
Yambali 2000. Los cuatro millones de
dólares se pagaron desde Suiza. Pero
en la escritura constaba sólo la suma
de 140.000.000 de pesetas. El 16 de
octubre de 2001, tuvo lugar la compra
de Yambali 2000, por parte de los
cuatro socios que se ocultaban detrás
de la sociedad de Suiza Lispag AG. El
25 de septiembre de 2002, se ratificó
el convenio por la Junta de Gobierno
del Ayuntamiento y el 3 de octubre del
mismo año Ávila Rojas compró el 90%
de la sociedad Yambali 2000 por un
importe de 11.500.000 euros. Lo que
significó una ganancia para los socios
de más de seis millones de euros, que
se repartieron en la misma proporción
que las cantidades entregadas.

Florencio San Agapito Ramos, jefe de
seguridad de César Alierta desde los
tiempos en que presidía la también privatizada
Tabacalera, no contento con
protagonizar uno de los múltiples casos
de corrupción
que han alimentado la
burbuja inmobiliaria, con la inestimable
ayuda de la banca europea, figura además
en el sumario malayo en varias
operaciones relacionadas con el patrimonio
que Roca tenía en el extranjero.

El 12 de septiembre de 2006, el Aregger
Schleiss Baumann AG für Wirtchaftsberatung
en Kriens realizaba la
comunicación de una cuenta en el Trivatbank
Reichmuth & Co. en Lucerna
cuyos beneficiarios eran Juan Antonio
Roca, Juan Hoffmann y otros dos súbditos
españoles (Pedro Román y Florencio
San Agapito). El sumario concluye
que “Hoffmann habría
participado de forma directa en las
actividades de blanqueo de Roca al
materializar operaciones desde Suiza

en nombre y por cuenta de Roca
actuando por medio de sociedades
interpuestas, algunas como Melifero,
de paraísos fiscales”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto