MADRID // EL 60% DE LAS ÚLTIMAS INTERVENCIONES DE GALLARDÓN IRÁN A PARAR A LA VENTA LIBRE
Expropiar para el mercado en Lavapiés
JPG - 15.2 KB
 
Foto Kiuba

El Ayuntamiento de Madrid
ha anunciado recientemente
el inicio de 14 expedientes
de expropiación en edificios
cuyos propietarios han incumplido
reiteradamente el deber de

16/10/06 · 19:08
Edición impresa
JPG - 15.2 KB
 
Foto Kiuba

El Ayuntamiento de Madrid
ha anunciado recientemente
el inicio de 14 expedientes
de expropiación en edificios
cuyos propietarios han incumplido
reiteradamente el deber de
conservación y en los que además
existe infravivienda, la mayoría de
ellos en el barrio de Lavapiés. A estas
14 expropiaciones se sumarán
en breve otras 25. Según declaraciones
de Pilar Martínez, concejal de
Urbanismo, con ello se pretende frenar
el deterioro de los edificios de
viviendas en el centro, impulsar la
rehabilitación y potenciar la construcción
de vivienda protegida.

Según lo publicado, el 40% de
las viviendas resultantes serán
protegidas, si bien no dicen con
qué nivel de protección y ni mencionan
que puedan ser viviendas
sociales, y el 60% restante se venderán
en el mercado libre.
Justifican tan elevado porcentaje
de viviendas libres por el alto coste
de la intervención, pero lo cierto
es que sólo así podrán generarse
las suficientes plusvalías para que
a los promotores privados les pueda
interesar la operación.
Así de nuevo un bonito titular y
un desarrollo de la noticia que nos
va descubriendo las verdaderas intenciones
del Gobierno municipal.

Una vez más nos encontramos con
una medida que utiliza reivindicaciones
históricas, como son la expropiación
de inmuebles de inquilinos
sometidos a procesos especulativos
de ruina y el desbloqueo de edificios
con infravivienda, para abrir
nuevos campos de negocio a la iniciativa
privada. Al menos en esta
ocasión los vecinos afectados serán
realojados en viviendas de la
Empresa Municipal de la Vivienda,
imaginamos que en algunas de esos
centenares que el Consistorio mantiene
vacías desde hace años, con su
correspondiente seguridad privada
para que no sean ocupadas por los
que no tienen casa.

Sin entrar a valorar la difícil justificación
jurídica del interés social
de una expropiación que, al menos
en parte, va a terminar nuevamente
en el mercado libre, lo que resulta
evidente es que el Ayuntamiento
no tiene entre sus prioridades incidir
en el desbocado mercado de la
vivienda, muy al contrario parece
más interesado en alimentar el recalentamiento
del mercado inmobiliario
en el centro, en un momento
en que se anuncia una ralentización
de las tendencias alcistas. Al
mismo tiempo, renuncia a la creación
de una importante bolsa de vivienda
pública y social, favoreciendo
de paso la aun mayor elitización
del centro con la llegada de grupos
sociales de ingresos elevados.
Se podría pensar que nuestros
regidores han sido incapaces de
idear cómo eliminar la infravivienda,
frenar procesos de ruina y
crear al mismo tiempo viviendas
sociales sin que ello suponga una
quiebra económica del municipio.

No lo creemos, pero por si así fuera
les recomendamos que pregunten
a gentes más imaginativas, que
las hay, y que les podrán hablar
de fórmulas para crear viviendas
de bajo coste y sin déficit, eso sí,
sin beneficios para los promotores.
Aunque realmente esto no debería
tener mucha importancia, ya
que si algo han demostrado las
obras de la M-30 es que lo único
que no falta en Madrid es presupuesto
para obra pública.

En definitiva, por más que diga
Gallardón, no parece que esté muy
sensibilizado con el problema de
miles de ciudadanos de esta ciudad,
que desde hace meses se vienen
manifestando para reclamar
soluciones al problema de la vivienda,
así que habrá que seguir.
Nos vemos en las calles.

BARCELONA POR LA VIVIENDA
_ Varios miles (10.000, según los
organizadores) salieron a la calle
en Barcelona el 30 de septiembre
en la mayor manifestación
hasta la fecha por el 'derecho a
techo' desde que comenzaran
las protestas espontáneas el 14
de mayo. La protesta, convocada
por la Assemblea Popular per un
Habitatge Digne, discurrió en un
ambiente festivo y de denuncia
de las políticas especulativas de
los gobiernos municipal, autonómico
y estatal, todos ellos dominados
por el PSOE. Los convocantes
tenían previsto iniciar una
acampada que fue abortada por
las unidades de antidisturbios de
la policía municipal barcelonesa.
Pero la protesta no se apaga: el
15 de octubre vuelve por la reunión
de ministros europeos de
Vivienda, también en Barcelona.

Tags relacionados: Lavapiés Pilar Martínez
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto