BOSQUES: GRUPOS ECOLOGISTAS VUELVEN A PEDIR QUE UNA PLANTACIÓN PIERDA EL SELLO DE SOSTENIBILIDAD
El eucalipto recibe un certificado ecológico que perdió en 2008

Pese a que está documentado el efecto nocivo del cultivo industrial de eucaliptos, la empresa
Ence acaba de recibir un certificado de calidad ecológica para plantaciones en Galicia y Asturias.
El mismo sello le fue retirado hace tres años.

30/03/11 · 8:00
Edición impresa
 
La historia se repite. Si en 2008los grupos ecologistas consiguieronque el grupo Ence perdiera elCertificado Forestal Sostenible(FSC) de las plantaciones deeucalipto que gestiona en el nortedel Estado español, hace escasassemanas han tenido que solicitarde nuevo su retirada.

 

Pese a que las organizaciones
consiguieron demostrar que las
plantaciones de eucalipto no reúnen
los estándares de sostenibilidad
necesarios para ser certificadas,
la empresa Norfor, perteneciente
al grupo Ence, ha vuelto a
conseguir el sello
, esta vez para
3.699 hectáreas gestionadas en
los montes de Asturias y Galicia.

Esto no es justo, son plantaciones
que incumplen varios de los
estándares por los que se rige el
sello
de Certificado Forestal Sostenible”
denuncia Benito Andrade,
miembro de la comisión permanente
de la Federación Ecoloxista
Galega.

En opinión de Andrade, estas
plantaciones masivas “favorecen
la erosión, ya que se introduce
maquinaria pesada y se realizan
grandes huecos en el terreno.
Suponen una pérdida de biodiversidad,
pues se utilizan herbicidas
que matan otras plantas e insecticidas
que atacan a los artrópodos”,
sigue Andrade, “y, por último,
en lo social, estas plantaciones
no permiten la coexistencia
de diferentes usos tradicionales
y
la obtención de otros productos”,
señala el portavoz ecologista. Por
todo ello, concluye que los artículos
generados a través de madera
certificada FSC “son dudosos. No
está claro si proceden de una política
forestal sostenible o de una
política forestal de impacto”.
Mientras tanto, el monte autóctono
gallego sufre las consecuencias
directas de esta expansión
promocionada de las plantaciones
de Norfor. “El eucalipto
es una planta invasora y pirófila
.
En cuanto un bosque de castaño
o roble arde, queda colonizado
por este árbol”, relata Xosé
Santos, miembro del Consejo
Forestal Gallego; y los datos le
dan la razón.

Según el último Inventario Forestal
Nacional, el eucalipto ya
ocupa alrededor de 178.000 hectáreas
de terreno en solitario, las
masas mixtas de eucalipto y pino
alcanzan los 158.000 hectáreas, y
el bosque autóctono de roble se
defiende en cerca de 46.000 hectáreas,
siempre acompañado por
el eucalipto.

A todo esto hay que sumarle la
escasa protección que disfruta el
territorio. “Somos la comunidad
de Europa con menos superficie
protegida, tan sólo un 2%”, alerta
Santos.

Sin embargo, el sistema de certificación
sigue favoreciendo la
proliferación de las plantaciones
del árbol australiano. “Nos preocupa
que el sistema de certificación,
que se supone altruista, se
haya convertido en un negocio.
Ahora, quien paga obtiene lo que
quiere
y es importante tener en
cuenta que quien produce madera
con certificado FSC incrementa
en un 20% sus beneficios”, explica
el miembro del Consejo
Forestal Gallego.

La empresa Norfor, para conseguir
dicho sello, paga la empresa
auditora Bureau Veritas, que se
encarga de evaluar las plantaciones.
Si esta no certifica, Norfor
no les paga
, por lo que hay una
clara relación de interés entre ambas”,
relata Benito Andrade.

Más fraudes

La iniciativa FSC nació en Canadá
en 1993 con el objetivo de
crear un sello que "pudiese garantizar
la credibilidad de la certificación

de bosques a través de
unos estándares de aplicación
global". Por ello, tiene como misión
“promover la gestión forestal
ambientalmente responsable,
socialmente beneficiosa y económicamente
viable en los bosques
de todo el mundo”, tal y como informan
desde su página web.

Sin embargo, su implementación
no ha estado exenta de polémica,
como demuestra el caso de
España. Pero éste no es el único.
“Uruguay y Brasil son los principales
productores de eucalipto
y,
en ambos casos, cuentan con
plantaciones certificadas. Ha habido
quejas de poblaciones indígenas
por usurpación de tierras”,
afirma Andrade.

La organización Rel-UITA de
Uruguay publicó la investigación
El trabajo en viveros forestales.
Condiciones laborales y uso de
agrotóxicos en viveros de Eufores
(Ence) y Fosa (Botnia)
. Al analizar
las condiciones laborales que
se daban en los dos viveros, ambos
reconocidos con el certificado
FSC, se denuncian riesgos en
la utilización, en presencia de los
trabajadores de agrotóxicos
, y el
riego por aspersores con sustancias
químicas.

3 AÑOS PARA RETIRAR EL CERTIFICADO
En el año 2004, FSC
concedió el certificado
a 12.000 hectáreas
de plantaciones de
eucaliptos de la
empresa Norfor. Un
año después las organizaciones
ecologistas
presentaron la
reclamación para que
dicho certificado
fuera retirado. Sin
embargo, hasta 2008
no se consiguió la
retirada del sello.
«FSC tiene un organismo
que actúa cuando
hay reclamaciones
pero, como se ha
visto ya, hay una gran
lentitud en el proceso
de resolución de quejas»,
explica Benito
Andrade. «Mientras
que se resuelva nuestra
nueva reclamación,
Norfor estará
vendiendo madera
con el certificado
FSC», concluye.

Tags relacionados: Número 146
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

17_eucaliptos_neil_cummings
separador

Tienda El Salto