ENRIC DURÁN // DESDE LA PRISIÓN DE CAN BRIANS I
“Estos seis meses han servido para mucho”

Enric Durán ‘expropió’
492.000 euros a 39 bancos
dentro de un proyecto
que pretende cuestionar
el sistema vigente. Seis
meses después volvió a
Barcelona, donde fue
detenido. Ahora le entrevistamos
en la cárcel.

03/05/09 · 19:13
Edición impresa



DIAGONAL: A pesar de que estuviste
huido seis meses, habías realizado
una declaración ante notario
para que, en el caso de que
quisieran contactarte, hubiera
una forma. ¿Por qué crees que esperaron
hasta tu regreso para ordenar
tu detención?

ENRIC DURÁN: Imagino que en
principio no esperaban mi vuelta y
mucho menos que ésta fuese tan
mediática. Así que decidirían pocos
días antes de que se produjera.

También es probable que no quisieran
que yo supiera lo que iba a
ocurrir para que no pudiéramos
prepárarnos más específicamente
para ello. La posibilidad de prisión
sin fianza fue la razón principal
de mi desaparición en septiembre.

Entonces no me lo podía permitir
porque el movimiento estaba demasiado
verde. Estos seis meses
han servido para mucho, como se
puede ver con la publicación
¡Podemos! y toda la gente que se
está moviendo alrededor. Era una
reacción posible aunque no la
preparamos porque estuvimos
centrados en el gran trabajo que
significó la publicación.

D.: Puede que pases dos años en
prisión sin fianza y los medios que
más atención te habían prestado
ahora se han desentendido del caso.
¿Te ha hecho esto plantearte el
modo de hacer las cosas?

E.D.: Ése es el peor de los casos,
pero no creo que ocurra. Muy mal
tendríamos que hacer las cosas para
que esto sucediera. Sabemos
que no podemos estar en los grandes
medios con continuidad. Hemos
roto el silencio en dos días ‘D’
y hará falta organización y creatividad
para volver. Hay muchos periodistas
a contracorriente de sus
direcciones que trabajan en grandes
medios interesados en sacarlo.

Hay que conversar con ellos para
lograrlo. En todo caso esos focos
puntuales sirven para que la gente
se interese más por las movidas, y
para la continuidad contamos con
internet y los medios alternativos.

D.: ¿Has tomado alguna decisión
respecto a tu defensa?

E.D.: Denunciar que ese dinero se
creó en el momento del préstamo,
y que no pertenece a los bancos,
puede ser una estrategia importante
de la defensa porque une la
argumentación legal con la defensa
política. Junto a ésta puede
haber otras estrategias complementarias.

La acusación es por
estafa y ésa es la que hemos de
cuestionar. Creo que mi acción no
tiene mucho que ver con este tipo
de delitos. Si fuera sólo falsificación
documental me podrían caer
menos meses de prisión y no tendría
que cumplirla.

D.: ¿Cómo fue la detención?

E.D.: La detención fue, en primer
lugar, espectacular: se me llevaron
12 policías secretas cubiertos
por antidisturbios, pero más allá
de la violencia vinculada a ese
momento no tuve ningún problema
de trato. Lógico cuando se tiene
buena prensa y especialmente
cuando es una acción política
contra la banca, a la que gente de
todas las condiciones rechaza.

Ojalá al resto de detenidos y presos
se les tratara como a mí…
Estoy en un módulo muy tranquilo
de Can Brians I donde conviven
presos que trabajan en el área
de servicios con otros presos con
“buena conducta”. Pese a ello,
considero mi situación dentro de
prisión también injusta. ¿Cómo
puede alguien que está encerrado
sin estar condenado, en base a un
supuesto riesgo de fuga, ver limitados
sus derechos civiles más
básicos, como el derecho de comunicación,
de reunión, libertad
de expresión... Veo ahí un agujero
que permite silenciar la disidencia
política y eso también hay
que reivindicarlo.

D: ¿Te llegan las muestras de apoyo
hasta la cárcel?

E.D.: Sí, claro, de muchas maneras,
aunque no tendrían que estar tan limitadas.
Con las cartas de información
que me mandan, y con el contacto
personal de la gente que me
visita tras el cristal y alguna vez a
través de los grandes medios. Lo
agradezco y me ayuda a reafirmarme
en nuestra lucha.

D: Aunque existe un grupo que conforma
Crisis, como se comprobó en
la reunión de Perpignan, lo que suena
es siempre tu nombre. ¿No crees
que éste podría ser un problema de
cara a llegar a más gente?

E.D.: En las páginas de ¡Podemos!
tratamos esta cuestión mucho mejor
de lo que yo pueda responder
ahora, en relación a cómo nos organizamos
dentro del movimiento.

Soy quizá un referente, como pueden
serlo otros, pero un referente
que forma parte de un movimiento
basado en las descentralizaciones
y la autonomía de sus miembros.

Creo que esta situación, aunque
compleja, es un experimento interesante
para aprender a hacer
equilibrios entre una cultura dominante
basada en el liderazgo político
personalista y una cultura alternativa
basada en el anonimato y la
horizontalidad. Una cosa es la forma
en la que nos presentan en los
medios masivos, la otra es la semilla
que llevamos dentro.

[Recogida de firmas por la libertad de Enric Duran->http://www.enricduran.cat/es/node/1904]

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Boletín