ENTREVISTA // SHAFIQ, ASIF Y RUHEL, ANTIGUOS PRESOS DE EE UU EN GUANTÁNAMO
“España debería comprender que Afganistán no es su guerra”

Viajaron de Inglaterra a Pakistán para acudir a una boda y acabaron en la base militar de Guantámano. A pesar de ser declarados en libertad sin cargos, pasaron más de dos años detenidos. En Camino a Guantánamo, el director británico Michael Winterbottom lleva al cine su historia. A su paso por Madrid para presentar la película, Shafiq, Asif y Ruhel han hablado para DIAGONAL sobre su paso por la cárcel de EE UU.

12/06/06 · 0:34
Edición impresa
JPG - 21.7 KB
 
FALTA EL CUARTO. Junto a los conocidos en Inglaterra como ‘los tres de Tipton’ fue detenido un cuarto compañero, el más
joven del grupo, del que no saben nada a día de hoy. / Yol Malwitz

“El presidente Bush dijo que toda
la gente que permanece en Guantánamo
había sido cogida en los
campos de batalla, en guerra,
combatiendo. Es otra mentira
más”, critica Shafiq Rasul. Su caso,
junto al de Asif Iqbal y Ruhel
Ahmed, es una muestra más de la
arbitrariedad de las detenciones.

En septiembre de 2001, los tres jóvenes
ingleses de origen árabe,
conocidos en Inglaterra como ‘los
tres de Tipton’, viajaron hasta
Pakistán para acudir a una boda
que no pudo llegar a celebrarse.
El viaje coincidió con la guerra de
Afganistán, donde fueron capturados
por la Alianza del Norte, primero,
y después por el ejército de
los Estados Unidos. En el camino,
un cuarto compañero, el más joven
del grupo, fue separado de
ellos. Nunca más han vuelto a saber
de él. El resto acabó después
en Guantánamo.

El campo militar, condenado
por el comité contra la tortura de
la ONU, es descrito por estos jóvenes
como “una mancha negra para
EE UU, que dejará una marca
en su historia”. Asif, 19 años en el
momento de ser encarcelado, confirma
todas las denuncias contra
Guantánamo. “Allí nunca se sabe
qué puede pasar al momento siguiente”,
recuerda. Y pensar en
las posibilidades no hace sino aumentar
la angustia: torturas, privación
sensorial, interrogatorios
constantes, burlas e insultos contra
el Islam o humillaciones. Todo
ello a diario. Para Asif, “lo más duro
es la sensación de miedo constante”.

“Es algo que no se puede
imaginar”, afirma. “Hace falta estar
allí para entenderlo”.
Por eso, para que los espectadores
comprendan estas situaciones,
Michael Winterbottom quiso
llevar al cine la historia de los tres
jóvenes en Camino a Guantánamo.
La cinta, ganadora del Oso
de Plata a la mejor dirección en
Berlín, no ha sido tan bien recibida
por las autoridades estadounidenses,
que ya antes de su estreno
han decidido censurar el cartel
de la película.

Cambio de mentalidad

El 24 de mayo el equipo presentaba
la película en Madrid. Los tres
ex presos quisieron dejar claras sus
ideas ante los medios. No esperan
que nadie les pida perdón. Desde
que salieron, ni Bush ni Blair se
han dirigido a ellos. “No es algo
que nos preocupe. Lo que les pedimos
es que cierren Guantánamo,
allí hay más de 400 personas detenidas
ilegalmente que deberían
volver a sus casas”, afirma Shafiq.
A su juicio, “quienes actualmente
apoyen Guantánamo son terroristas,
tanto como Bin Laden”.

Antes de su detención, ellos
mismos no se consideraban religiosos.
Ahora es distinto. “Allí
dentro hemos visto mucha gente
volverse loca y nos esforzamos
por no acabar igual”, afirma el mayor
de ellos, Shafiq, quien reconoce
que durante ese tiempo todos
se aferraron más a la religión.

También ha cambiado su visión
política. Hace un par de años no
prestaban atención a los abusos y
a las torturas, mientras que los últimos
meses apenas han dejado
de recorrer el mundo explicando
lo que han vivido. “Nuestra forma
de combatir es esta: con películas
como esta, informando”, dijeron
al término de la rueda de prensa.
“Ahora nos hemos vuelto más
conscientes de lo que ocurre a
nuestro alrededor”, añadía más
tarde Asif, en una entrevista concedida
a DIAGONAL donde los
tres ex presos criticaron la presencia
del ejército español en
Afganistán y el seguidismo europeo
respecto a EE UU. “España
debe entender que Afganistán no
es su guerra”, señala, “los EE UU
fabricaron a Al Qaeda, financiaron
a Bin Laden para que echara
a los rusos y ahora ataca a los
americanos. Es un problema creado
por EE UU y al que se enfrenta
EE UU. ¿Qué tiene que ver
España en esto? Después del 11
de septiembre Bush dijo: ‘o estáis
conmigo o estáis con los terroristas’.
Los países de Europa deberían
ver que esto es algo ridículo”.

A juicio de Shafiq, en Europa
todavía existe una idea equivocada
sobre EE UU. “A nosotros
también nos pasó. Parece absurdo,
pero cuando en Afganistán
vimos al ejército americano pensamos
que estábamos salvados”.
En Europa, opina, sucede algo
similar, “por eso se permite que
vuelen aviones de la CIA por sus
países, se sigue viendo a EE UU
como si fueran los buenos, pero
tanto América como el mundo
han cambiado mucho desde la II
Guerra Mundial”.


La suerte de ser europeos

Además de ‘los tres de
Tipton’, Ruhel, Asif y Shafiq
recibieron otro sobrenombre
en Guantánamo:
‘los tres reyes’. El apodo
se dieron en el campo
poco antes de su liberación,
cuando comenzaron
a recibir un trato diferente
al resto de prisioneros.
Según describen, los castigos
siempre son más
fuertes contra los ciudadanos
árabes.

DIAGONAL: ¿Cómo ha
sido recibida esta película
en EE UU e Inglaterra?

RUHEL AHMED: Ha sido
muy bien recibida. La acogida
ha sido muy cálida.
Esta película no va contra
EE UU o Inglaterra. De
hecho, nosotros somos
ingleses. Además hay
gente que nos apoya en
ambos países.. Hay un
grupo en Inglaterra llamado
Regret. Y en EE UU
existe el Centro de Derechos
Constitucionales
(CSR). Ellos fueron los primeros
en presentar
denuncias contra George
Bush. Y están intentando
hacer todo lo que puedan
para conseguir que suelten
a los detenidos en
Guantánamo.

D.: ¿En qué medida
hablar inglés y proceder
de Europa os supuso un
trato diferente en
Guantánamo?

SHAFIQ RASUL: Lo que
nosotros hemos sufrido
no es nada comparado
con lo que han sufrido
los árabes. Cuando cierren
Guantánamo y suelten
a todos los prisioneros
el mundo podrá
conocer lo realmente
atroces que han sido
algunas historias.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto