Los sindicatos reflexionan sobre los próximos pasos a seguir
¿Es posible otra huelga general?

Ha transcurrido más de un mes desde la huelga general del 29-M. En aquella jornada, CC OO y UGT daban al Gobierno el plazo de un mes para modificar la reforma laboral. De lo contrario, el 1º de mayo, las organizaciones sindicales anunciarían nuevas movilizaciones.

09/05/12 · 18:34
Edición impresa

Una semana después del 1 de mayo, no se conocen aún nuevas movilizaciones más allá de la huelga general en Educación del día 22 de este mes -convocada en todo el país por los sindicatos FE-CCOO, FETES-UGT, STES, CSIF y ANPE- y de las concentraciones por la sanidad pública del día 10.

Hasta ahora, la única propuesta de movilización en todos los sectores es la que lanzó al resto de sindicatos hace unas semanas la Confederación Intersindical Galega (CIG), que aboga por convocar una huelga para la primera semana de junio. De momento, la propuesta ha sido rechazada por CCOO y UGT, que la consideran "prematura", mientras que el sindicalismo nacionalista vasco aún no ha dado una respuesta oficial. El secretario general de la CIG, Suso Seixo, reconoce que la acogida de su propuesta por parte de las demás organizaciones sindicales "ha sido inicialmente mala". Según relata, se comunicaron también con el sindicato vasco ELA, que se comprometió a trasladar la propuesta al conjunto de la mayoría sindical vasca. Aunque la CIG no ha obtenido aún respuesta oficial, ELA ya les adelantó que "en la actual dinámica sindical de Euskadi, ellos no se plantean una huelga por esas fechas".

La convocatoria de la huelga dependería, pues, de la respuesta del resto de organizaciones de la mayoría sindical vasca. En caso de que los sindicatos mayoritarios en Euskadi aceptaran la propuesta de la CIG, ésta estudiaría si es viable una convocatoria aunque fuera sólo en Euskadi y Galicia.

"Si los vascos aceptaran, valoraríamos el tema", explica el sindicalista gallego. Si, por el contrario, la respuesta es negativa, Seixo afirma que la CIG no convocará en solitario, sino que esperaría para intentarlo más adelante, pues según el análisis del sindicato, existen ya las condiciones para un nuevo paro general.

"Entendíamos que tras el éxito de la huelga y de la actitud del Gobierno –que ha mantenido su política– había que convocar otra nueva huelga. Además, por esas fechas se aprobaría la reforma laboral", argumenta Seixo. Asimismo, el sindicalista gallego se muestra convencido de la influencia que tuvo la CIG en la última convocatoria de huelga, pues fueron los primeros, junto con la mayoría sindical vasca, en llamar al paro general, lo que, a su juicio, sirvió para que las bases de CC OO y UGT presionaran a sus direcciones confederales para extender la movilización al resto del territorio español.

Por su parte, la integrante de la Comisión Ejecutiva Confederal de CC OO Salce Elvira –perteneciente al sector crítico de la organización– explica que en su sindicato "no está presente la posibilidad de una huelga general en el corto plazo", sino que lo que se propone es una "movilización sostenida" en el tiempo. "No todo son huelgas generales", arguye; "lo que procede es seguir movilizando".

La sindicalista responde también cuando se le plantea la ausencia de movilización tras la huelga general: "Estuvieron las movilizaciones del 29 [de abril] y del 1 de mayo". De igual modo, presenta la huelga general en Educación del próximo día 22 como otra muestra de continuidad. "Las huelgas y movilizaciones sectoriales son necesarias como paso previo para la huelga general", sostiene Elvira, que sí abre la posibilidad a otra huelga más adelante.

Preguntada por las condiciones necesarias para la convocatoria de ese paro general, establece varios supuestos: que las trabajadoras y trabajadores respondan bien a las movilizaciones previas, que el Gobierno continúe con los recortes y que siga sin sentarse a negociar la reforma. No obstante, reconoce que en este último punto no hay mucho margen de negociación, pues, según apunta, "la reforma tiene que caer en su conjunto".

Ante la continuidad de la política neoliberal del Gobierno –"Cada viernes hay un nuevo recorte", reprocha–, Salce Elvira defiende la movilización de las organizaciones y los movimientos sociales. A la pregunta de si el Partido Socialista tendría cabida en esas protestas, responde con contundencia: “En el PSOE confío bastante poco, pues sus políticas nos han traído hasta aquí, pero no excluimos a nadie, no somos sectarios”.

Con huelgas o sin ellas, lo que la sindicalista de CC OO tiene claro es que, en todo caso, el giro del Gobierno no será inmediato, sino que la rectificación se conseguirá "a medio plazo". Sobre los cambios gubernamentales en Europa como posibilidad para el cambio de políticas en los distintos países de la UE afirma que "es muy interesante lo que está pasando", pero no confía en que vaya a haber cambios notables enseguida. En la misma línea se expresa el secretario general de la CIG: "Aunque no tenemos mucha confianza en la socialdemocracia europea, lo cierto es que se sí se está planteando hacer políticas distintas. Si también en el ámbito del Estado hay contestación dura, podría generarse un movimiento a nivel europeo que cuestionara las políticas de austeridad. Eso podría hacer cuestionar al PP su fundamentalismo neoliberal".

En este último punto también hay coincidencia entre ambos sindicalistas, pues los dos apuntan al carácter "ideológico" de las políticas del Gobierno. "El PP es un partido de extrema derecha que quiere una sanidad y una educación para ricos y otras para pobres", asevera Elvira de CC OO, quien asegura también que "van a caer proyectos estratégicos para la ciencia en el país" debido a los últimos recortes.

Tags relacionados: Huelga general
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto