David Harvey
Géografo marxista, autor de ’Rebel Cities’
“Es posible imaginar una fuerza política que domine la vida urbana en el nombre de los ciudadanos”

El académico habla de la ciudad y los conflictos urbanos como espacio para la acción política en esta conversación con la revista Toward Freedom justo antes de las presidenciales en EE UU

, TOWARD FREEDOM
21/11/12 · 20:18
El profesor Harvey durante una charla en la ciudad norteamericana de Baltimore en marzo de 2009. / Daniel Lobo / Daquella Manera

David Harvey fue clasificado como uno de los 20 autores más citados de libros sobre humanidades en 2007 por la empresa de información económica Thomson Reuters, pero puede estar más orgulloso de haber introducido su concepto de “acumulación por desposesión” en los mundos académicos y activistas. La acumulación por desposesión es una herramienta conceptual clave para entender la implementación de las políticas neoliberales contemporáneas. Aunque la publicación internacional Library
Journal
le definió “uno de los geógrafos más influyentes de la última parte del siglo XX”, sentado en el bar El Revolucionario, frente a la argentina Plaza del Congreso, parece uno de los muchos bohemios de Buenos Aires.

Es Profesor Distinguido de Antropología y Geografía en el Graduate Center de la City University of New York (CUNY) y fue invitado a Argentina para asistir al Encuentro Internacional de Política Económica organizado por Madres de Plaza de Mayo. En su último libro Rebel Cities: From the Right to the City to the Urban Revolution [Ciudades rebeldes: del derecho a la ciudad a la revolución urbana], el autor de The Condition of Postmodernity [La condición de la posmodernidad], The New Imperialism [El nuevo imperialismo] y Paris, Capital of Modernity [París, capital de la modernidad] propone reconsiderar la ciudad como un terreno de tensiones en el que desarrollar alternativas a un capitalismo autodestructivo.

En Rebel Cities, dices que “el Partido de Wall Street tiene un principio universal de dominio: no habrá ningún serio desafío al poder de dominio absoluto que tiene el dinero”. Vienen las elecciones. ¿Cuál es la interacción entre este Partido de Wall Street y los partidos tradicionales, Republicano y Demócrata?
El Partido de Wall Street posee una gran parte de ambos partidos políticos. Habitualmente reparten ese dinero entre los dos partidos para así mantener un total control político, sin importar qué partido accede al poder. Esta vez están nerviosos porque Obama pueda quedarse en el poder, así que están apoyando a los republicanos más de lo habitual. Pero creo que es por una razón muy específica: ahora saben lo que han hecho mal y saben que legalmente podrían probablemente ser encarcelados. Y, mientras que Obama no lo hará, si se levantara un movimiento social, como Occupy Wall Street, que le forzara a ello, lo haría más fácilmente que Romney. Esto explica también por qué hay una reacción policial tan fiera contra Occupy Wall Street, que es un movimiento bastante pequeño y en ciertos aspectos inocente.

¿Cómo puede el movimiento Occupy conseguir tus ideas de Rebel Cities?
Pueden contribuir,pero una de las debilidades del movimiento Occupy fue que sólo en ciertas circunstancias estableció buenas conexiones con organizaciones existentes, organizaciones de sin techo, varios movimientos sociales de la ciudad. De algún modo Occupy, al unirse a esos movimientos, se ha convertido en parte de ellos, antes que en un tipo de movimiento separado. Pienso que están pasando muchas cosas más en las ciudades estadounidenses y en las ciudades en general que aquello con lo que se ha involucrado Occupy. Por ejemplo, la Alianza por el Derecho a la Ciudad en Los Angeles es muy vigorosa y tiene vínculos con grupos como el Sindicato de Conductores de Autobús, tiene vínculos con grupos de trabajadores como trabajadoras domésticas, etc. Una configuración de movimientos sociales está empezando a emerger en muchas ciudades que posiblemente podría empezar a ejercer poder sobre toda la ciudad, pero está en una etapa muy temprana.

¿Pero cómo pueden estos movimientos ser tan influyentes como para cambiar la dinámica general de una ciudad? Si piensas en Buenos Aires, por ejemplo, en la misma ciudad donde las asambleas populares estaban trabajando, la mayoría de la gente eligió después un alcalde de derechas. En Madrid,con el movimiento de los indignados, el Partido Popular ganó las elecciones...
Bueno, hay que reconocer que muchos de los indignados y mucha de la gente del movimiento social en los barrios están más inspirados por una visión anarquista y no votan. Lo que creo que se vio en Grecia fue que la amenaza del fascismo cobró tanta fuerza que mucha gente en los movimientos de barrio que normalmente no vota salió y votó y eso es por lo que se vio que el voto a Syriza subió del 4% al 27%. Parte del asunto es hasta qué punto los movimientos sociales piensan que la política electoral es de alguna importancia.Buena parte de ellos, supongo que también aquí en Buenos Aires, son grupos de inspiración anarquista o autónoma, y casi seguro no participarían en las elecciones, lo que significa que la victoria electoral de la derecha no representa un mandato popular porque buena parte de la población no vota. Si votara, entonces la derecha habría sido derrotada. Pero entonces tendrías a los socialdemócratas de nuevo en el poder y por supuesto los movimientos sociales tienen una experiencia muy amarga de lo que ocurre cuando los socialdemócratas están en el poder. No cambia nada. Así que eso es un problema.

¿Esta respuesta está también relacionada con tu tradición, más cercana al marxismo?
Sí, obviamente trabajo con economía política marxiana pero, como geógrafo, soy muy receptivo a la tradición anarquista. Kropotkin era geógrafo. Muchos de los geógrafos radicales del siglo XIX eran anarquistas, creo que por una muy buena razón, que es que tomaron las nociones de localización, nociones de cultura y nociones del medio ambiente mucho más seriamente que los marxistas convencionales. He estado intentando influir al marxismo convencional para que tome esos asuntos de forma más seria, pero también aprecio mucho lo que significan los anarquistas. Discuto con ellos sobre, bueno, si permites al Estado estar completamente controlado por las fuerzas de la reacción entonces, ya sabes, como consecuencia vas a sufrir. Tengo discusiones con ellos, pero para nada soy totalmente crítico con el anarquismo.

Tú vinculas la lucha de Occupy Wall Street con la lucha de Plaza Tahrir, Puerta del Sol, Plaza Syntagma y la lucha de la Catedral de San Pablo como un movimiento internacional que desafía al poder del dinero. ¿Cómo puede este movimiento construir una organización internacional sin caer en los mismos errores que el anarquismo y el así llamado “comunismo real” han cometido anteriormente?
Si tuviera una respuesta fácil a eso, obviamente no estaría aquí sentado hablando contigo. Quiero decir que tendríamos una revolución y todo estaría en marcha. Siempre hay un riesgo al adoptar ciertas formas de organización.Hablé, en el libro de Rebel Cities, sobre lo que llamo fetichismo de la forma organizativa: que muchos grupos tienen definiciones excluyentes de cómo debería ser una forma óptima de organización, independientemente de la naturaleza del problema al que se dirigen. Si piensas que puedes organizar el mundo entero sobre un modelo asambleario, bueno, obviamente es una locura. Así que tienes que pensar sobre jerarquías de algún tipo, o estructuras de toma de decisiones “en nido”. Tienes que pensar sobre formas de organización a diferentes escalas. Parte de la izquierda se desempodera así misma al permanecer sólo a nivel local y al no intentar moverse en absoluto, y la izquierda internacional comunista se crea problemas en el sentido contrario, al imaginar que una estrategia de arriba hacia abajo podría funcionar.

Parece, de una u otra forma, que tenemos que construir formas de organización que tengan una relación fluida entre bases
populares específicas con deseos, necesidades y carencias culturales diferentes
. Pero hay una relación entre todo eso y las
formas inmediatas de organización y, en último lugar, una serie global de estrategias. Uno de los motivos por los que tomo la cuestión de cómo organizar toda la ciudad es porque, me parece, no es tan enorme e inabarcable como “El Mundo”. Ni siquiera es tan enorme e inabarcable como, digamos, organizar la totalidad de Estados Unidos, sino que es organizar algo que tiene un tipo de área territorial que es posible imaginar: una fuerza política que domine la vida urbana, y en el nombre de los ciudadanos, antes que en el nombre del capital. Así que la razón por la que pienso que el territorio urbano es un objetivo muy importante y un punto de lucha es porque no es totalmente local, y también porque los vínculos y las relaciones interurbanas tienen una larga historia de ser significativas e importantes. Y de esta forma, creo que la izquierda debería estar pensando en organizarse a ese nivel, pero no se ha intentado mucho...

¿Como una red de ciudades rebeldes?
Una red de ciudades rebeldes, sí.

Fuente original de la entrevista

Traducida para DIAGONAL por Eduardo Pérez

Web de David Harvey.

 

Tags relacionados: David Harvey EEUU
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto