“Es evidente que el riesgo de contaminación es enorme”



DIAGONAL: Háblanos de la propuesta
de la Troje para recuperar
la biodiversidad de la Sierra Norte
de Madrid.

30/10/08 · 0:00
Edición impresa



DIAGONAL: Háblanos de la propuesta
de la Troje para recuperar
la biodiversidad de la Sierra Norte
de Madrid.

JOSÉ LUIS PALOMARES: La biodiversidad
agrícola en la Sierra
Norte de Madrid está conservada
por hortelanos, en general mayores
de 60 años y, a medida que esta
gente va haciéndose más mayor
y abandonando los huertos, desaparece
su saber, las semillas y los
árboles frutales que han cuidado
durante generaciones. Un grupo
de gente que llevábamos algunos
años viviendo en varios pueblos
de la comarca, cultivando huertos,
para producción o para autoconsumo,
nos juntamos para poner
nuestro granito de arena en conservar
esta biodiversidad. Recorrimos
los pueblos recopilando semillas,
púas de frutales y el conocimiento
cultural asociado al manejo
de estas variedades. Uno de
los principales riesgos para su
conservación es que, cada vez
más, los agricultores no hacen sus
propios semilleros sino que compran
la planta. Por ello, nuestra
propuesta se ha basado en la producción
de plantel con semilla de
estas variedades, regalándolo los
primeros años y vendiéndolo después
en mercadillos de los pueblos,
intentando revitalizar así el
encuentro en las plazas.

Mantenemos además un banco
de semillas con estas variedades,
y vamos a plantar este año un
banco de frutales con las variedades
que hemos recopilado. A través
de catas de tomates o manzanas
y jornadas sobre biodiversidad
hemos divulgado nuestro trabajo
en la zona.

Además de mantener el banco,
intentamos que vaya creciendo
una red de contactos en la que cada
hortelano se encarga de la
multiplicación de una variedad
de cada especie.

D.: ¿Es posible la coexistencia entre
cultivos ecológicos y transgénicos,
como plantea ahora la Unión
Europea? ¿Cómo afectaría a la
Sierra Norte madrileña?

J.L.P.: La coexistencia es teórica
y prácticamente imposible. Nadie
puede controlar la polinización
necesaria para el desarrollo de los
cultivos, por lo que es evidente
que el riesgo de contaminación es
tremendamente elevado. Ya se ha
detectado la presencia de transgénicos
en variedades tradicionales
de maíz, con el consecuente
daño a la biodiversidad agrícola.
Por otro lado, numerosos agricultores
ecológicos ya han perdido
su certificación por contaminación
genética y, lo más grave de
todo, el perjuicio social de que dicha
contaminación se extienda al
consumo y la negativa a la libertad
de elección sobre dicho consumo.
Añadir también, el total
desacuerdo que manifestamos a
la normativa de Agricultura Ecológica
que permitirá un 0,9% de
contaminación de cultivos transgénicos
en sus propios cultivos.

Actualmente, en nuestra comarca
de la Sierra Norte el cultivo de
maíz (único cultivo permitido en el
Estado español con semilla transgénica)
es prácticamente inexistente.
Además, la comarca se ha caracterizado
por una cultura agrícola
y ganadera de autoconsumo
(existiendo pequeñas producciones
agroganaderas) que cada vez
está más difuminada por el desarrollo
de políticas enfocadas al turismo,
que frenan y obstaculizan
cualquier implantación de nuevas
experiencias agrícolas y ganaderas
de carácter ecológico y sostenible.

Tags relacionados: Ecología Transgénicos
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto