EGIPTO // EL EJÉRCITO IMPIDIÓ QUE SURGIERA UNA NUEVA ACAMPADA EN LA PLAZA TAHIR
El ejército egipcio se lanza contra la revolución

Tras la jornada de protestas más numerosa desde que el pueblo egipcio acabara con Hosni Mubarak, el viernes miles de manifestantes trataron de acampar nuevamente en la plaza de Tahrir de El Cairo, símbolo de la lucha contra el régimen del ’rais’ egipcio. En la madrugada, el ejército disolvía a los manifestantes, asesinando a dos personas y provocando heridas a otras 15.

10/04/11 · 19:44
Edición impresa

- Más videos en Ameristroika

Bajo el lema de “Viernes de purga y enjuiciamiento” cientos de miles de egipcios se echaban a las calles de varias ciudades del país, exigiendo que se juzgue a los miembros más destacados del régimen del Partido Nacional Democrático de Hosni Mubarak, al propio ex presidente egipcio así como la puesta en libertad de todos los detenidos desde el comienzo de la revolución el 25 de enero, en tanto que cientos de personas siguen encarcelados sin haber recibido juicio alguno.

En la plaza de Tahrir, en el centro de El Cairo, a última hora de la tarde miles de personas pretendían volver a levantar el campamento que durante 18 días había permanecido en el centro de dicha plaza, desde el 25 de enero y hasta la caída de Hosni Mubarak. No obstante, con la entrada en vigor del toque de queda a las 2:00h, han comenzado las primeras cargas de la policía militar, quienes se habrían visto apoyados por miembros del Partido Nacional Democrático, según relataban testigos presenciales a Diagonal. Tras realizar disparos al aire y golpear a los manifestantes todavía presentes, muchos de los cuales han respondido con lanzamiento de piedras, el saldo definitivo de la carga militar ha sido de tres fallecidos y 15 heridos, según ha confirmado el propio Ministerio de Salud egipcio.

Primeras voces contra el ejército

“Es la primera vez que la gente pide abiertamente que se marchen los jefes del ejército”, con estas palabras Mahmoud, un ingeniero egipcio de 31 años, resumía el sentir de los que el viernes se manifestaban en la plaza de Tahrir. En un ambiente tremendamente reivindicativo, cientos de miles de personas pedían abiertamente la dimisión del consejero y líder del Consejo Superior de las Fuerzas Armadas, Mohamed Hussein Tantawi, acusándole de negligencia a la hora de enviar a Mubarak y los principales líderes de su régimen a la justicia egipcia. “Eso no quiere decir que la gente esté contra el ejército, sino que ahora se han dado cuenta de que los que gobiernan las Fuerzas Armadas son iguales que los que estaban con Mubarak”, prosigue Mahmoud.

Tras haber pasado casi dos meses desde que el pueblo egipcio acabara con Hosni Mubarak, prácticamente ninguna de las exigencias de los manifestantes se han cumplido. La liberación de presos políticos, la supresión del estado de emergencia, el encarcelamiento de los culpables de las muertes de manifestantes durante la revolución o el fin de los juicios militares contra detenidos en manifestaciones son algunos de los principales incumplimientos del ejército egipcio. “Esta situación ha llevado a mucha gente a sentirse frustrados, a pensar que lo que hemos conseguido no ha servido para nada, y por eso ahora el discurso ha cambiado, aunque seguimos creyendo en el ejército, ahora sabemos que en su interior hay mucha gente que no quiere que se produzca un verdadero cambio”, afirmaba una presentadora de la televisión pública egipcia que prefería no identificarse.

Desmentido del ejército

En un comunicado, la coalición de Jóvenes del 25 de enero, uno de los grupos formados durante la revolución, confirmó que “rompe todo diálogo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas hasta que se persiga y detenga a los causantes de la represión” contra los manifestantes tras la manifestación del viernes noche. Además, afirmaron que uno de sus líderes, Tarek Zeidan, había sido secuestrado y se encontraba en paradero desconocido desde el sábado por la noche.

Por su parte, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas negaba por medio de un portavoz que el ejército hubiera utilizado munición real para evacuar la plaza de Tahrir, afirmando que los que allí se encontraban eran “personas contrarias a la revolución”. No obstante, DIAGONAL ha podido confirmar que la mayor parte de los que trataron de levantar un nuevo campamento de protestas habían participado en la revolución del 25 de enero, desde diferentes grupos sociales y políticos.

Tags relacionados: Egipto
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto