DENUNCIAS
¿Dónde está la protección social?

Cualquier trabajadora
no dejaría de hacerse
esta pregunta si recibiese
la sentencia
judicial que ha determinado que
mi empresa no ha incurrido en
acoso laboral contra mí por
reclamar mis derechos como
madre. Desde el momento en el
que comuniqué mi embarazo no
he dejado de sufrir las consecuencias:
me privaron de los
medios para poder realizar mi
labor, han dejado de abonarme
los salarios y comisiones, me
han aislado de mis compañeros
y he recibido un trato denigrante.

14/05/09 · 0:00
Edición impresa

Cualquier trabajadora
no dejaría de hacerse
esta pregunta si recibiese
la sentencia
judicial que ha determinado que
mi empresa no ha incurrido en
acoso laboral contra mí por
reclamar mis derechos como
madre. Desde el momento en el
que comuniqué mi embarazo no
he dejado de sufrir las consecuencias:
me privaron de los
medios para poder realizar mi
labor, han dejado de abonarme
los salarios y comisiones, me
han aislado de mis compañeros
y he recibido un trato denigrante.

Frente a esta situación no
me quedó más remedio que
denunciarlo ante la Inspección
de Trabajo de Madrid, la cual
resolvió lo siguiente: “Todo lo
anterior constituye una infracción
al artículo 4º, 2.e del Real
Decreto Legislativo 1/1995 de
24 de Marzo
… por cuanto que
los hechos indican claramente
una situación de acoso laboral
a Vd., motivado por su baja por
maternidad, y su decisión de
solicitar el permiso de lactancia
y la reducción de jornada… No
obstante, la infractora procede
al aislamiento laboral de Vd”.

Sin embargo, a pesar de esta
resolución y de que la Fiscalía
manifestó que habían sido vulnerados
mis derechos como
madre trabajadora, y sobre
todo, a pesar de que en la sentencia
queda reflejado que
estos hechos se habían producido,
el juez determinó que no
queda demostrado que esta
actuación por parte de la
empresa sea derivada de mi
situación de embarazo sino un
conjunto de medidas adoptadas
para, cito textualmente,
“cansarme”. El empresario que
quiera finalizar el contrato de
una madre con derecho a lactancia
o permiso por cuidado
de un hijo menor de ocho años
no tiene más que dejar de abonarle
su salario, aislarla y esperar
a que se “canse”, porque
este juez no lo considerará hostigamiento
ni acoso laboral ni
vulneración de sus derechos. De
ahí que me pregunte dónde
está la protección social.

Tags relacionados: Número 102
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto