SINDICAL // LA CIOSL DENUNCIA EL ALTO NIVEL DE VIOLENCIA EJERCIDA SOBRE TRABAJADORES EN LOS CINCO CONTINENTES.
Deterioro global de derechos sindicales

Se ha presentado el Informe Anual sobre las violaciones de los derechos sindicales 2006, documento elaborado por la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales y Libres (CIOSL). El informe emite indicadores de un alto nivel de violencia ejercida en contra de trabajadores de todo el mundo, que a través de sus reivindicaciones han pretendido defender su derecho a un trabajo decente, incluyendo el derecho a un salario digno, una jornada laboral aceptable y condiciones laborales
seguras para ejercerlo. DIAGONAL hace un
breve recorrido por el informe de la CIOSL.

13/10/06 · 18:22
Edición impresa


Aunque el informe recoge menos víctimas
mortales (115 frente a 129 en
2004), los casos de persecución siguen
aumentando en todo el mundo.

AMÉRICA

Las multinacionales protagonizan
la represión sindical, especialmente
dura en las zonas francas industriales.
En el medio rural, la represión
ha ido acompañada de violencia
física y asesinatos en muchas
ocasiones: es el caso de Brasil,
donde, de los nueve sindicalistas
asesinados, ocho defendían los derechos
de los trabajadores rurales.
Una situación similar a la registrada
en Honduras, Guatemala y
Ecuador. En países como República
Dominicana y en determinados
sectores industriales de México
y Perú, la sindicación ha pasado
a ser clandestina. Y Colombia
vuelve a encabezar el ránking de
asesinatos (ver recuadro).

EUROPA

En Moldovia, Kazajistán, Georgia,
Polonia, Serbia, Bosnia-Herzegovina,
Bulgaria, República Checa
y Azerbaiyán, numerosas empresas
extranjeras intentaron evitar la
formación de sindicatos, reprimiendo
a trabajadores sindicados.

En Bielorrusia, el presidente
Lukashenko ha hecho público su
deseo de instaurar un sindicato
único: una serie de medidas permitirá
la disolución de sindicatos.
En noviembre del año pasado un
sindicalista ruso fue asesinado.
Reino Unido, Bélgica y Malta destacan
como países donde ha habido
atentados importantes contra
la libertad sindical. Alemania
mantiene la prohibición de huelgas
en el sector público, incluyendo
la educación.

ORIENTE MEDIO

La guerra en Iraq ha marcado este
apartado del informe: los secuestros
y asesinatos de sindicalistas han sido
la tónica en el país ocupado. En Irán
constan secuestros y torturas a trabajadores
organizados, habiéndose
dictado condenas de entre dos a cinco
años de prisión. En varios países
la propia legislación, caso de
Jordania, impide a los inmigrantes
sindicarse. Destacan Israel y Palestina,
donde la situación de seguridad
sigue pesando sobre los sindicalistas
palestinos. En Omán o Arabia
Saudí la ley no reconoce el derecho
a sindicación, y en Jordania,
Kuwait, Yemen y Siria continúa vigente
el sindicato único.

ASIA Y PACÍFICO

El nivel de violencia contra sindicalistas,
represión de huelgas y manifestaciones
resulta preocupante. Se
han registrado incidentes muy violentos
en Bangladesh, Camboya,
China, India, Corea del Sur y Filipinas.
En varios de estos países, numerosos
sindicalistas han perdido la
vida a manos de la policía.

La hostilidad hacia los sindicatos
persiste en las zonas francas industriales.
Se registraron problemas
de gravedad en Bangladesh, India,
Pakistán, Filipinas y Sri Lanka. Las
mujeres han sido el blanco de la represión,
ya que muchas de estas
empresas son del sector textil y
electrónico, donde la mano de obra
es mayoritariamente femenina.

En Nepal, Birmania, Corea del
Norte, Laos o las Maldivas continúa
la total supresión de los derechos
sindicales. En China, docenas de activistas
sindicales están en prisión, y
en Vietnam el sindicato único está
bajo control gubernamental.

Corea del Sur y Tailandia niegan
el reconocimiento de sindicatos
de trabajadores inmigrantes, y
en Japón y Australia se mantienen
importantes restricciones legales
a los derechos sindicales.

ÁFRICA

El nivel de violaciones de derechos
sindicales en África es enorme. En
Lesotho, Eritrea, Gambia o Etiopía,
no se permiten los sindicatos en el
servicio público. En Botswana los
sindicalistas son espiados por los servicios
de inteligencia militar, al igual
que en Congo, Kinshasa, Sudáfrica,
Zimbabwe y Marruecos, donde existen
denuncias de torturas. Sudán,
Egipto, y Libia no permiten sindicatos
independientes y tienen establecido
por ley el sindicato único.

En Sudáfrica se han registrado
varios asesinatos de sindicalistas.
En Djibouti, se han reventado movilizaciones
sindicales disparando
balas reales con resultado de varias
víctimas mortales. El petróleo es en
Nigeria el protagonista de una represión
sindical que alcanza a todos
los sectores. Es generalizada la
intervención de la policía armada
en la represión sobre trabajadores,
y se ha prohibido el derecho de
huelga en los servicios que el Gobierno
considera esenciales.

Represión e impunidad en Colombia

Colombia, principal aliado
del Gobierno de los EE UU
en Latinoamérica y el receptor
de la mayor parte de las
inversiones españolas en la
zona, no es un sitio seguro.
Según declara a DIAGONAL
César Carrillo, sindicalista
colombiano en el exilio y
miembro de la Fundación
Paz y Solidaridad de
CC OO.: «El informe de la
CIOSL reafirma que Colombia
es el país del planeta
donde más peligroso es
practicar el sindicalismo».
Según la información suministrada
por la Escuela
Nacional Sindical, en 2005
se registraron 444 casos de
violaciones a la vida, la libertad
y la integridad de los trabajadores
sindicalizados en
Colombia. Unos 70 sindicalistas
fueron asesinados (15
de ellos mujeres), 260 recibieron
amenazas de muerte,
56 fueron detenidos arbitrariamente,
7 sufrieron atentados
con artefactos explosivos
y armas de fuego, 32
fueron acosados y perseguidos
por su actividad sindical,
8 se vieron forzados a
desplazarse, 3 desaparecieron
y un sindicalista
sufrió el allanamiento de
su vivienda. El 90% de los
casos permanecen en la
impunidad y muchos de los
homicidios no están siendo
investigados.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto