SINDICALISMO: LOS ACUERDOS DE LA CENTRAL ALEMANA IG METALL CON LA EMPRESA COMPROMETEN AL RESTO DE PLANTAS AMEN
Los despidos en Volkswagen ponen a prueba el internacionalismo de los sindicatos

La solidaridad internacional es una de las grandes aspiraciones
del movimiento obrero. Sin embargo, su presencia en las grandes protestas contra
las instituciones financieras mundiales o contra la guerra de Iraq no ha ido
paralela al auge de otros movimientos como el campesino. Mientras, en luchas
concretas contra la precariedad o las deslocalizaciones, los sindicatos cuentan
con menos margen de maniobra que las multinacionales. La recién creada Confederación
de Sindicatos Internacional pretende hacer frente a estas limitaciones
entre acusaciones de corporativismo y centralismo burocrático.

05/12/06 · 0:00
Edición impresa
JPG - 14.5 KB
INDIGNACIÓN. La plantilla de VW en Forest (Bruselas) siente que tiene que pagar los platos rotos de la negociación entre el principal
sindicato alemán, IG Metall, y la compañía. En la imagen, concentración de empleados el día 22 de noviembre. / Han Soete / indymedia.be

La dirección de Volkswagen ha confirmado
a representantes sindicales
de las diferentes empresas y marcas
del grupo que la producción del modelo
Golf será trasladada de Bruselas
a Alemania. Si bien según fuentes de
CC OO la compañía no presentó un
plan definido en la reunión mantenida
entre el 15 y el 17 de noviembre,
los 5.400 empleados de la planta de
Forest (Bruselas, Bélgica) convocaron
al mismo tiempo una semana seguida
de huelgas ante lo que ya se
daba por hecho: el Golf se iba para
Alemania, y con él 4.000 empleos de
la planta belga.

Apenas un mes antes IG Metall, el
gigante sindical alemán, había acordado
con Volkswagen un aumento
de la jornada laboral sin subida de
sueldo. A cambio, la multinacional
germana se comprometía a no incluir
a las plantas alemanas en las
reducciones de empleo anunciadas
en febrero. Los 20.000 despidos previstos
por Volkswagen en el plan de
salvamiento no afectarán al país que
vio nacer al ‘coche del pueblo’. Al
menos en teoría.

El ‘volkswagen’, en casa

La firma, percibida como una traición
por la plantilla belga de Volkswagen,
deja sin aliento la estrategia
de lucha global contra los despidos
propuesta en mayo por la brasileña
Central Única de los Trabajadores
(CUT). Entonces, IG Metall acordó
junto con otras centrales del comité
internacional reunidas en México
plantear una estrategia común ante
la amenaza de despidos.

La propuesta incluía una movilización
mundial unitaria contra los planes
de Volkswagen (ver DIAGONAL
33, Sindicatos de VW plantean una
lucha global contra los despidos).
Tanto IG Metall, como CUT,
CC OO, UGT y el resto de centrales
presentes en la reunión de Puebla
(México) son sindicatos adheridos a
la Confederación Sindical Internacional
(CSI) fundada en noviembre
tras la fusión de la Confederación
Internacional de Organizaciones
Sindicales Libres y la Confederación
Mundial del Trabajo. Los objetivos
de la nueva confederación son defender
un “nuevo modelo de globalización”
acorde con la defensa de los derechos
humanos y laborales, motivo
por el que fue presentada como la internacional
obrera del siglo XXI.

Fuentes de CC OO han informado
a DIAGONAL de que, de momento,
el conflicto de Volkswagen no ha sido
tratado en la recién nacida confederación.
Pero los contactos entre
IG Metall y Volkswagen (VW) para
hablar del impacto de los despidos
sí se han discutido en la Confederación
Europea de Sindicatos, integrante
de la CSI. Asimismo, representantes
de las federaciones metalúrgicas
de CC OO, UGT y ELA se
han reunido con los dirigentes de la
IG Metall para discutir el impacto
europeo del aumento de jornada en
Alemania. Estos encuentros no se
han concretado en estrategias o medidas
de presión comunes.

Si Alemania estornuda...

El pacto alcanzado por la IG Metall
no llegó sin lucha. Las convocatorias
de huelga se han trasladado al
resto de la industria de automoción,
afectada por las mismas presiones
patronales para aumentar la jornada
laboral sin aumentar los salarios.
Pese al alcance de las protestas, la
jornada ha aumentado de 28,5 horas
semanales a 33, y los sueldos se
quedan donde están.
De fondo, se puede adivinar un repliegue
centroeuropeo impulsado
por la nueva dirección de la multinacional.

La sección sindical de CGT
en Seat teme que Skoda, la marca
checa absorbida por VW, gane cuota
de producción con respecto a la antigua
marca española. De nuevo, las
aspiraciones de internacionalismo
quedan relegadas. La competencia
se produciría aquí entre dos marcas
de una misma gama y pertenecientes
a un mismo grupo empresarial. De
momento, VW prevé que los 100.000
utilitarios de gama media que espera
introducir en China en las vísperas
de los Juegos Olímpicos sean de marca
Skoda y no de marca Seat. En la
lucha global, VW está llegando más
lejos, más alto y más fuerte.

Incertidumbre
en Pamplona

_ La planta de VW en Landaben
(Pamplona) sólo fabrica el modelo
Polo. No tendría que verse afectada,
en principio, por el traslado del
modelo Golf a Alemania. «Pero todo
lo que pasa en las plantas de
Alemania repercute en el resto
de la empresa», señala Patxi
Sanz, delegado de CGT en la
fábrica. Y tras más de un año de
conflicto con la amenaza de trasladar
la producción del Polo a
Bruselas, la posibilidad de que
la dirección esté pensando en
compensar de algún modo a la
planta belga produce inquietud.

Tags relacionados: Volkswagen
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto