"LA CRISIS EN EL ESTADO ESPAÑOL // LOS COSTES ECOLÓGICOS DEL ""DESARROLLO"" ESPAÑOL"
Del ilusionismo al desplome

Este profesor de Economía y miembro de Ecologistas
en Acción analiza los efectos ambientales de la crisis.

16/01/10 · 19:35
Edición impresa
JPG - 166.8 KB
Foto: Pedro Amestre / Greenpeace

Ahora parece que todos lo
veían venir. Que era un resultado
cantado. Por desgracia,
no fue siempre así.
Numerosos economistas críticos hemos
señalado durante los últimos
años –sin éxito– las grietas previsibles
de un modelo económico condenado
al fracaso cuyos costes sociales
afloran ahora con fuerza.
Menos atención han recibido, sin
embargo, los costes ecológicos ocultos
asociados a esta estrategia de
‘desarrollo’ claramente insostenible.

Insostenible tanto por el lado del
consumo de recursos como por la generación
de residuos, pues seguimos
apoyando nuestra forma de producir
y consumir en un 80% de recursos
no renovables. Con la peculiaridad
de que, del total de recursos naturales
utilizados y valorados, el 50% han
sido productos de cantera destinados
a alimentar los sucesivos boom
inmobiliarios y de infraestructuras.
Si tenemos en cuenta que en el momento
álgido del reciente boom inmobiliario
se iniciaron 900.000 viviendas
y que cada metro cuadrado
de una vivienda exige por término
medio una tonelada de energía y materiales,
la dimensión del despilfarro
parece obvia. Un absurdo ecológico
y económico tanto más llamativo
cuanto que casi dos tercios de lo
construido no ha estado justificado
por la demanda de primera residencia,
sino que ha ido a parar a viviendas
desocupadas a la espera de revalorización
y posterior venta para materializar
la inversión, o a viviendas
secundarias con utilizaciones medias
de 22 días al año. Poco importa
que para ello hayamos batido el record
europeo en producción de cemento
(60 millones de toneladas) y
de hormigón armado (185 millones
de toneladas), o lo que es lo mismo,
que hayamos producido cantidades
que darían de sobra para pavimentar
todo el territorio nacional a razón de
más de una tonelada de cemento por
hectárea o casi cuatro de hormigón.

Esta insostenibilidad interior aumenta
con la insostenibilidad exterior
plasmada en el doble déficit físico
y territorial contraído con el resto
del mundo. La creciente dependencia
respecto de sustancias estratégicas
(combustibles fósiles y minerales)
explica que, por cada tonelada
que sale de nuestro país en forma de
exportaciones entren como importaciones
tres toneladas más. Un déficit
comercial físico que, para sorpresa
de muchos, no lo tenemos contraído
con nuestro principal socio comercial
(la UE), sino con los países empobrecidos
de África (gas de Argelia,
petróleo de Nigeria, etc.) y América
Latina. Ahora bien, a este déficit comercial
físico se suma un creciente
déficit ecológico-territorial equivalente
a más de tres veces nuestra propia
superficie productiva, resultado
de una huella ecológica (el espacio
que cada uno ocupamos para satisfacer
nuestro modelo de consumo y
absorber los residuos en forma de
dióxido de carbono) de más de 5 hectáreas/
habitante, muy superior a la
superficie ecológicamente productiva
per capita española (1,4 ha/hab).
Ya sólo para absorber nuestras emisiones
de CO2 necesitaríamos una
superficie forestal equivalente a tres
países como el nuestro. Algo que, obviamente,
no tenemos.

No es ya sólo un problema que el
mundo no pueda soportar la generalización
del modelo de producción y
consumo norteamericano. Tampoco
es viable ya extender al conjunto
mundial el comportamiento económico-
ecológico de un país como España,
pues obviamente no todos los
países pueden ser a la vez deficitarios
en términos físicos, territoriales
y financieros. De algún territorio tienen
que salir los recursos para abastecer
y financiar al resto.

Aunque, claro, antes que avanzar
en una reconversión económicoecológica
y social de raíz, parece
que se prefieren invocar los conjuros
tecnológicos de moda (I+D)
con los que intentar dar, una vez
más, gato por liebre.

Artículos relacionados:

- [Un año más, el Foro Social Mundial en Madrid->9905]
- [«Somos las que más pagamos la crisis»->9897]
- [Propuestas del Manifiesto de la Asamblea de Movimientos del FSM->9898]
- [Conectando luchas, creando resistencia->9881]
- [El mundo, una década después de Seattle->9883]. Por Esther Vivas
- [Beneficios privatizados, pérdidas socializadas->9887]. Por Carlos Pereda (Colectivo IOÉ)
- [«El poder, la riqueza han perdido legitimidad»->9886]. Entrevista a Ramón Fernández Durán

Más en esta edición:

- [Trabajo y precariedad->9899]
- [Decrecimiento->9900]
- [Servicios Públicos->9901]
- [Universidad->9902]
- [Redes de Economía Social->9903]
- [Mujeres y precariedad->9904]

Tags relacionados: Número 117
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto