ÁFRICA // SUBEN LOS PRECIOS DE LOS ALIMENTOS
Crónica del golpe militar en Mali

Los militares se quejaban del poco apoyo del
Gobierno a la guerra del norte contra los tuareg.
El Ejército dio un golpe de Estado el 22 de marzo.

30/03/12 · 15:47
Edición impresa
JPG - 79.2 KB
Foto: Alejandro_Zapico

El 22 de marzo de 2012, poco después
de la hora del mediodía, una noticia
corrió como la pólvora entre los
habitantes de Bamako. Los militares
estaban asaltando el Ministerio de
Defensa y al presidente Amadou
Toumani Touré, apodado Att, en la
ciudad militar de Kati, ubicada a
unos 30 km de la capital deMali.

Al
principio, parecía un simple pulso
del Ejército para reclamar más medios
con los que luchar contra la rebelión
de los tuareg en el norte del
país. Desde hacía algunas semanas,
el descontento del Ejército maliense
era patente. Los rumores de que el
presidente de la república estaba
dando cobertura a los rebeldes del
norte, que estaban siendo combatidos
por el Ejército, cobraban cada
vezmayor fuerza.

Antes de las elecciones

A un mes de las elecciones, el
Ejército acusaba al presidente
Toumani Touré de no aportar suficientes
medios y armamento para
sostener la guerra en el norte. Por
otro lado, una buena parte de la sociedad
civil también le reprochaba
su incapacidad para gestionar la crisis
en esa zona.Unas horas después
del ataque a Kati, los militares regresaron
a Bamako, a la colina presidencial
de Koulouba. Entonces se
escucharon disparos en los alrededores
de la ciudad. Los enfrentamientos
se intensificaron y los militares
lograron conquistar la colina
presidencial, así como la televisión
nacional, la ORTM.

Las emisiones televisivas se suspendieron,
y hacia las 23 h se visualizó
un panel que anunciaba que los
militares iban a ofrecer un discurso.
Pero éstos no aparecieron hasta pasadas
las 4 de la madrugada para
anunciar el golpe de Estado, la creación
del Comité Nacional para la
Recuperación de la Democracia y la
Restauración del Estado (CNRDER).

Los militares declararon su voluntad
de no instalarse en el poder sino de
plantear una transición hacia otro
Gobierno e hicieron un llamamiento
a las “fuerzas vivas” para
reconstituir una nueva clase política.
El capitán Sanogo fue nombrado
portavoz del CNRDER.

En los días siguientes se declaró el
toque de queda desde las 18h hasta
lamañana siguiente y las embajadas
aconsejaron a sus residentes nacionales
no salir de casa. La noche del
22 de marzo, el cielo de Bamako se
iluminó con los disparos, cuyos ecos
resonaron por toda la ciudad. A lo
largo de los días que siguieron al
anuncio del golpe de Estado, los militares
fueron a buscar, casa por casa,
a los ministros y a los altos funcionarios
del Gobierno de Toumani
Touré, para detenerlos. Los gasolineras
fueron saqueadas para proveer
de combustible al Ejército.

El 23
de marzo, la Junta Militar anunció
que el toque de queda se iba a mantener
hasta el miércoles 28 de este
mes. Si bien en un primer momento
los grupos que se manifestaron son
más bien favorables a la Junta
Militar, durante los siguientes días
se produjo una auténtica división de
opiniones. De este modo, se han
formado dos grupos: elMovimiento
Popular del 22 demarzo, promovido
por el partido izquierdista Sadi, que
apoya abiertamente a la Junta
Militar y el golpedeEstado ypor otro
lado, los partidos tradicionales, que
condenan vigorosamente el golpe,
piden la liberación de los miembros
del antiguo Gobierno y reclaman la
restitución de las instituciones disueltas
el 22 demarzo.

Por otra parte, el conflicto en el
norte con los tuareg complica aún
más, si cabe, la situación. Los combatientes
del Movimiento Nacional
por la Liberación del Azawad
(MNLA) han cancelado su colaboración
bélica con los rebeldes islámicos;
los primeros luchan por reivindicaciones
independentistas laicas
y democráticas, mientras que
los segundos reclaman la implantación
de la Sharia.

Pero ambos grupos se han visto
beneficiados por el hecho de que el
Ejército haya tenido que concentrar
su acción en la capital, por lo
que están ganando terreno. El mismo
sábado 22 de marzo, los rebeldes
islamistas se hallaban ya a las
puertas de Kidal, punto clave y estratégico
para el control de la región
del norte. Además, ante una
situación tan confusa, numerosos
militares están desertando y abandonando
esta región. Si Kidal cae
bajo poder rebelde, esto supondría
un auténtico fracaso para el Ejército
maliense y avivaría las manifestaciones
incluso en la capital. La
junta militar se halla pues en una
situación muy precaria, está sufriendo
numerosos ataques y presiones
nacionales e internacionales,
para que abandone el poder.

Las fronteras terrestres y aéreas
siguen cerradas, por lo que centenares
de camiones llenos demercancías
esperan en Senegal, Costa de
Marfil yMauritania a que se les permita
entrar en Mali. Los precios de
los bienes de primera necesidad se
han disparado, pues la escasez de
combustible de los últimos días ha
incrementado el coste del transporte.
Todo esto no ayuda a resolver la
situación. Además, está comenzando
la temporada calurosa, elevando
los termómetros a temperaturasmedias
de 40º; y corren rumores entre
la población de que se van a producir
cortes de agua y de electricidad.
Así que los malienses aprovechan
las horas diurnas para ir abandonando
la capital poco a poco.


Reacciones al golpe

El golpe militar en Mali ha sido
condenado a nivel internacional.
Mali es considerado en la Comunidad
Internacional como un país
estable, pero tanto la Unión Europea
como los países que integran
la Unión Africana y la Comunidad
Económica de Estados de África
Occidental, la CEDEAO, manifestaron
su preocupación por el control
del poder por parte de los militares
y están bloqueando los fondos
destinados a este país.

Por su parte, el canciller francés
Alain Juppé pidió a los militares
de la excolonia francesa que “se
restableciera el orden constitucional
y solicitó elecciones lo
antes posible. Naciones Unidas
también ha condenado el golpe
militar contra el presidente de
Malí Amadou Toumani Touré.

JPG - 62.8 KB
Foto: Diego_Gonzalez

MACKY SALL, PRESIDENTE DE SENEGAL

La segunda vuelta de
las elecciones presidenciales
de Senegal
han dado la victoria a
Macky Sall, que será el
cuarto presidente de
Senegal. El presidente
saliente, Abdoulaye
Wade, reconoció los
resultados antes de
que acabará el escrutinio
la noche del 26
de marzo y llamó por
teléfono a Macky Sall
para felicitarle. Este
gesto de Wade ha
dejado tranquilos a
los senegaleses porque
el octogenario
presidente reconocía
así al nuevo mandatario
del país. Esto es
un punto y final a una
tensión que se inició
cuando el expresidente
Wade decidió presentarse
a las elecciones
en contra de la
constitución. Los movimientos
sociales, el
Movimiento 23 de
junio (M23) y el de los
jóvenes raperos Y'en a
marre movilizaron a la
población que, finalmente,
ha votado por
Macky Sall, que fue
ministro del Gobierno
deWade hasta 2008.

Texto traducido por AEIOU traductores.

Tags relacionados: Independentismo Militarismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto