ANTE LA PASIVIDAD DE LOS GOBIERNOS, LA SOCIEDAD CIVIL ACTÚA
Crecen las medidas de boicot contra Israel

Tras el ataque a la flotilla
humanitaria, la campaña
de Boicot, Desinversiones
y Sanciones a Israel, gana
apoyos. El Estado sionista
podría promulgar una ley
prohibiendo el boicot.

06/07/10 · 11:33
Edición impresa

El 9 de julio de 2005, más de 170 organizaciones
de la sociedad civil palestina
hicieron un llamamiento a la
sociedad civil internacional para que
se sumara a la todavía débil campaña
de Boicot, Desinversiones y Sanciones
(BDS) contra Israel. La justificación
para lanzar la campaña estaba
clara: Israel ya había incumplido
más de 70 resoluciones de la ONU,
seguía construyendo un muro declarado
ilegal por la Corte Internacional
de Justicia, proseguía con la construcción
de asentamientos ilegales
en Cisjordania y Jerusalén Este, continuaba
robando el agua de los palestinos,
despojándolos de sus tierras,
expulsándolos de sus casas, empujándolos
al exilio, encarcelándolos
sin cargos, asfixiándolos económicamente
y asesinando a varios cientos
de civiles por año, todo ello sin una
respuesta por parte de Gobiernos y
“comunidad internacional”.

JPG - 126.8 KB
 
APOYO A GAZA. Imagen
de la manifestación de
apoyo a la flotilla de la
libertad en Barcelona. Foto: Albert García / Setmanari Directa.

Cinco años después, con la masacre
de Gaza y el ataque a la flotilla de
ayuda humanitaria de por medio, y
mientras organismos internacionales
y Gobiernos siguen sin actuar ante
los crímenes israelíes, el apoyo a
la campaña de BDS crece a grandes
pasos impulsada por organizaciones
de la sociedad civil de todo el mundo.
De hecho, las acciones se han
multiplicado tras el ataque a la flotilla,
que amenaza con quedar también
impune. Israel, que rechaza una
investigación internacional, ha creado
una “comisión de investigación”
que no convence a nadie y cuya propia
composición (tres israelíes y dos
extranjeros sin derecho a voto, que
no podrán interrogar a los soldados
que participaron en el asalto) “hace
sospechar que está pensada más como
una herramienta de relaciones
públicas que para examinar realmente
los hechos”, según el propio
diario israelí Haaretz.

Campaña de boicot

“Mientras el Estado de Israel continúe
vulnerando sistemáticamente
los derechos humanos con la impunidad
que le otorga la inacción de los
organismos internacionales, será la
sociedad internacional quien, a través
del boicot a su comercio y a sus
instituciones académicas, culturales
y deportivas, presionará para el fin
de la impunidad y de la vulneración
de los derechos humanos”, mantienen
desde la Plataforma Aturem la
Guerra y Boicot Preventiu.

Y uno de los países en que el boicot
ha tomado más fuerza es Sudáfrica,
donde el fin del Apartheid en
1991 fue posible gracias a la lucha
interna y a una intensa y larga campaña
global de BDS contra el régimen
de Pretoria. Allí, el Congreso de
Sindicatos Sudafricanos ha lanzado
una campaña para exigir al Gobierno
el boicot de los productos israelíes y
el cese de relaciones con Tel Aviv. La
Unión Sudafricana de Trabajadores
Municipales se ha comprometido a
trabajar para que todos los municipios
del país corten sus lazos con
Israel y se sumen a la campaña de
BDS. Y el Sindicato de Trabajadores
del Transporte y Afines de Sudáfrica
ha decidido, igual que hizo en 2009
tras el ataque a Gaza, llamar a todos
sus afiliados a no permitir que ningún
barco israelí atraque o descargue
sus mercancías en puertos sudafricanos.
Una medida que también
aplican desde el 15 de junio y durante
dos semanas el Sindicato de Estibadores
de Suecia y, en Noruega, el
Sindicato de Transportistas y el de
Trabajadores Portuarios. En este
último país, según una encuesta realizada
tras el ataque a la flotilla, el
43% de los noruegos aplica o tiene la
intención de aplicar el boicot a los
productos israelíes, y su ministra de
Educación ha pedido a todos los países
que sigan el ejemplo de Noruega
y no comercien armas con Israel.

La respuesta del Estado sionista
ante un movimiento que se centra
cada vez más en buscar el fin del
apartheid en toda la Palestina histórica
(Israel y Territorios Ocupados
en 1967), y cuyas dimensiones y posibles
consecuencias inquietan a sus
dirigentes, no se ha hecho esperar.
El 9 de junio, 25 parlamentarios presentaron
un proyecto de ley ante el
parlamento israelí que, de aprobarse,
supondrá la prohibición de cualquier
acto de boicot. Según esta ley,
los ciudadanos israelíes no podrán
iniciar, alentar o ayudar al boicot
contra el Estado de Israel y cualquiera
que viole la orden estará obligado
a pagar “compensaciones” a los
“perjudicados”. Esta norma afectará
también a la Autoridad Palestina,
que el 26 de abril se sumó al boicot
prohibiendo en Cisjordania el comercio
de productos de las colonias
israelíes y a la que el Estado sionista
castigaría congelando parte del dinero
que está obligado a transferirle.
En cuanto a los ciudadanos no israelíes
que promuevan el boicot, se les
podrá prohibir la entrada a Israel durante
al menos diez años.

Boicot cultural y académico

Pero el boicot prosigue, y se hace
más fuerte también a nivel cultural,
académico y deportivo, siguiendo el
camino emprendido por la Campaña
Palestina para el Boicot Académico y
Cultural a Israel, nacida en 2004.

En los últimos meses, antes y después
del ataque a la flotilla, Elvis Costello,
Carlos Santana, The Pixies, The
Klaxons o Gorillaz anulaban sus conciertos
en el país, y los israelíes temen
que otros artistas sigan el ejemplo.
“La mejor estrategia para acabar
con la cada vez más sangrienta ocupación
es que Israel se convierta en
el blanco de un movimiento global
como el que puso fin al Apartheid en Sudáfrica”, ha dicho la escritora
canadiense, y judía, Naomi
Klein, quien también respalda la
campaña, como los intelectuales
israelíes Ilan Pappé, Haim
Bresheeth o Uri Davis y el músico
israelí Gilad Atzmon. Mientras,
el boicot prospera también
en las universidades, donde organizaciones
de profesores y estudiantes
continúan sumándose
a la campaña, siguiendo el ejemplo,
entre otros, del sindicato
británico University and College
Union.

Y mientras cada vez más personas
dejan de comprar productos
cuyo código de barras empiece
por 729, casi cualquier
evento con participación israelí
en el mundo es recibido por grupos
de boicot, cuyo trabajo de
presión a Gobiernos y empresas
ha logrado éxitos como que el
Fondo de Pensiones de Noruega
y el Danske Bank desinviertan
de empresas israelíes involucradas
en violaciones de derechos.


MÁS FLOTILLAS PARA PONER FIN AL BLOQUEO SOBRE GAZA

G. M. L.

Tras la ola de indignación internacional
que ha seguido al
asalto militar contra la flota de
ayuda humanitaria a Gaza, y
tras la petición de la ONU, la
UE y otros actores internacionales
de que levante el bloqueo
ilegal que asfixia a los
gazatíes desde hace cuatro
años, Israel ha anunciado su
intención de “suavizar”, pero
en ningún caso levantar, el
embargo. Pero el ataque a la
flota y la decisión de mantener
el bloqueo han provocado una
respuesta no esperada por
Israel: la organización de múltiples
flotillas de ayuda humanitaria
que intentarán romper el
cerco a Gaza.

- IHH, la organización turca
responsable de la Flotilla de la
Libertad, ha anunciado el envío
de seis barcos en julio.

- La organización judía alemana
Judíos Europeos por una Paz
Justa fletará un barco que partirá
a finales de julio.

- La Media Luna Roja iraní ha
anunciado el envío de tres barcos
e incluso un avión con ayuda
humanitaria.

- Desde Líbano, el
Movimiento Palestina Libre y
Reporteros sin Límites enviará
en breve un buque con ayuda.

- También desde Líbano, 50
mujeres de varias nacionalidades
irán en breve a Gaza, a bordo
del barco Mariam, con medicamentos,
principalmente contra
el cáncer.

- El movimiento Viva Palestina
y el Comité Internacional para
Romper el Bloqueo a Gaza han
anunciado la salida, el 12 de
septiembre, de un convoy terrestre
y otro marítimo al que se espera
se unan unos 500 vehículos
y más de 60 barcos.

PEQUEÑOS PASOS

UNIV. AUTÓNOMA DE
MADRID Y TEATRO CIRCO PRICE

Cientos de activistas han boicoteado
en junio dos conferencias con
participación israelí.

BOICOT A EDEN SPRINGS

Los trabajadores de la Escuela de
Enfermería de la U. de Valladolid han
logrado que se retiren las expendedoras
de agua de la empresa israelí.

LA COOPERATIVA ABACUS
RETIRA EL JUEGO RUMMIKUB

La cadena de librerías catalana ha
retirado de sus tiendas este juego israelí
tras una campaña de denuncia.

MARCHA DEL ORGULLO
GAY DE MADRID

Los organizadores de la marcha han
retirado su invitación a la carroza
del Ayuntamiento de Tel Aviv.

___________

Más artículos en este número:

- [Israel, de espaldas a la jurisdicción internacional->11387]
- [Especial Gaza DIAGONAL->rub120]
- [Enfoques: «Esto es lo que hacemos en vuestro nombre»->11388]
- [El bloqueo de Gaza visto desde Gaza-> http://www.diagonalperiodico.net/El-bloqueo-de-Gaza-visto-desde.html]

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto