DECRECIMIENTO
CONTRA EL MITO DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO ILIMITADO
JPG - 105.4 KB

El concepto de decrecimiento
es un ariete contra el mito del
crecimiento económico ilimitado
en una tierra finita, que no
ha hecho sino agravar las desigualdades
sociales y el deterioro
ecológico global. El crecimiento
indefinido es a su vez
consustancial al capitalismo,

16/01/10 · 20:31
Edición impresa
JPG - 105.4 KB

El concepto de decrecimiento
es un ariete contra el mito del
crecimiento económico ilimitado
en una tierra finita, que no
ha hecho sino agravar las desigualdades
sociales y el deterioro
ecológico global. El crecimiento
indefinido es a su vez
consustancial al capitalismo,
que opta siempre por una huída
hacia delante. La propia idea
de “capitalismo verde” es por
tanto una falacia. Lo único posible,
a la par que necesario, es
un cambio radical de la estructura
social y económica.

Pero el decrecimiento no se
propone como una receta, ya
que en él confluyen diversas
tradiciones de transformación
radical del sistema. El esquema
decrecentista se ubica en tres
esferas: la individual, la colectiva
y el cambio político. En lo
personal, propone esencialmente
la simplicidad voluntaria,
la autoproducción o la
reducción de la dependencia
del mercado, que se oponen
frontalmente a la sociedad de
consumo. En lo colectivo (indisociable
de lo individual), la
autogestión y la autoorganización
son fundamentales en iniciativas
como cooperativas de
producción, de consumo o sistemas
de intercambio no mercantil.
Pero sin cambio político,
todo esto será marginal. Promovemos,
pues, la reducción y el
reparto del tiempo de trabajo;
redistribución de la riqueza;
banca pública; sustitución del
PIB como referente de progreso;
participación colectiva
desde lo local; relocalización
de la producción; agroecología;
rediseño sostenible de las ciudades;
fomentar la prevención
frente a la reparación; reconversión
de los sectores más contaminantes,
a nuevas industrias
basadas en el reciclaje y el cierre
de ciclos... Y, en general, la
reducción del consumo mediante
incentivos al ahorro y penalización
del despilfarro.

En definitiva: el decrecimiento
no es ir hacia atrás, sino más
bien ‘echar el freno’ y replantear
conceptos como ‘felicidad’ y
‘progreso’, que se encuentran
más en la justicia social, el desarrollo
personal y el equilibrio
ambiental que en el crecimiento
económico ilimitado.


Links relacionados:

DECRECE MADRID

Artículos relacionados:

- [Trabajo y precariedad->9899]
- [Servicios Públicos->9901]
- [Universidad->9902]
- [Redes de Economía Social->9903]
- [Mujeres y precariedad->9904]

Más en esta edición:

- [Un año más, el Foro Social Mundial en Madrid->9905]
- [Del ilusionismo al desplome->9896]
- [«Somos las que más pagamos la crisis»->9897]
- [Propuestas del Manifiesto de la Asamblea de Movimientos del FSM->9898]
- [Conectando luchas, creando resistencia->9881]
- [El mundo, una década después de Seattle->9883]. Por Esther Vivas
- [Beneficios privatizados, pérdidas socializadas->9887]. Por Carlos Pereda (Colectivo IOÉ)
- [«El poder, la riqueza han perdido legitimidad»->9886]. Entrevista a Ramón Fernández Durán

Tags relacionados: Número 117 Ecología
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto