Dos meses después de los comicios en Italia se acuerda un Ejecutivo al gusto de la troika
El centro izquierda hipoteca su futuro con los votos de Silvio Berlusconi

Enrico Letta, del Partido Democrático, crea un gabinete que incluye a Silvio Berlusconi, y su agenda, y promete seguir las políticas neoliberales que Mario Monti venía aplicando en Italia.

, Milán (Italia)
02/05/13 · 8:00
Enrico Letta durante su intervención en un foro organizado por la OCDE. / FOTO: OCDE.

El domingo 28 de abril, el nuevo presidente de la República italiana, Enrico Letta, del Partido Democrático, juraba su cargo, mientras una persona en paro disparaba en las inmediaciones del Parlamento a dos carabineros que permanecían heridos. A pesar del accidentado estreno, parece que Italia vuelve a encarrilarse por el camino dictado por Europa. A dos meses de las elecciones del 25 de febrero, el país transalpino tendrá un Gobierno, tranquilizando así a los que en Bruselas, Berlín y en el mundillo de la finanzas ya anunciaban un nuevo huracán sobre la deuda italiana y –como consecuencia– sobre toda la “periferia” de la eurozona.

Pero lejos del “Gobierno del cambio” que el centroizquierda de Pier Luigi Bersani había prome­tido, se tratará de un “Ejecu­tivo de servicio para el país”, como lo ha definido el nuevo primer ministro Enrico Letta; es decir, un gabinete de amplia coalición integrado por los pro­­gre­sistas moderados del Partido Demócrata (PD) y por la derecha de Silvio Berlusconi, el empresario televisivo que desde hace más de 20 años es dueño, sin rival, de la política italiana.
De nuevo Berlusconi

El pacto con el Cavaliere –a quien hace un año todos daban por acabado– es el síntoma más evidente de la capitulación de los partidos italianos, empezando por el PD, que prometía arrasar en las elecciones generales y obtuvo sin embargo una victoria a medias, sin la mayoría suficiente en el Senado para formar un Ejecutivo. El líder demócrata Pier Luigi Bersani fue penalizado en las urnas por el éxito del Movimiento 5 Estrellas (M5S) del cómico Beppe Grillo, una formación que mezcla instancias de izquierdas –con una agenda en contra de la austeridad y de las políticas neoliberales– con una organización basada en la red que le ha llevado a ser el primer partido en el Congreso transalpino, con más del 25% de los votos. Sin embargo la estructura formalmente horizontal del M5S choca con la hegemonía que Grillo y el otro fundador –el empresario Gianroberto Casale­ggio– ejercitan en todas las decisiones del movimiento.

Grillo e Izquierda, Ecología  y Libertad

Así, a pesar, del acercamiento de la izquierda institucional al M5S –empezando por la formación Izquierda, Ecología y Libertad, versión italiana de Izquierda Unida que comparte con los “grillinos” temas como la renta básica y la abolición de los privilegios de los políticos–, Grillo ha conseguido mantener a su patrulla de diputados y senadores firme en rechazar cualquier propuesta de los partidos tradicionales. Finalmente, como no podía gobernar solo –por la victoria a medias en las elecciones–, el centroizquierda italiano ha seguido el consejo de Europa (y de los inversores): juntarse con Berlusconi y no con Grillo, rompiendo el frente que unía a los demócratas moderados con los aliados más radicales de Izquierda Ecología y libertad (SEL por sus siglas en italiano).

Pacto con la derecha

El pacto del PD con la derecha se ha sellado durante la elección del presidente de la República, cuando el partido ha rechazado votar el candidato presentado por el M5S, Stefano Rodota, académico comprometido en la lucha en defensa del agua pública y de los bienes comunes, apoyado también por SEL, a pesar de su histórica cercanía a la izquierda institucional. El partido progresista, en vez de eso, decidió pactar con Berlusconi y con el primer ministro saliente Mario Monti la reelección de Giorgio Napo­litano. Y Napolitano ha aceptado el pacto de formar un Gobierno de amplia coalición que mantenga Italia en el camino de los compromisos europeos. De esta manera ha nacido el Gobierno de Enrico Letta, que maquilla detrás de un nombre nuevo y “joven” (con 46 años, el nuevo primer ministro es un chaval en comparación a los otros líderes italianos) la misma línea de compromiso con Europa del gabinete tecnócrata de Mario Monti.

Letta ha asegurado que sus prioridades serán “los puestos de trabajo que se han perdido, las empresas que cierran y los jóvenes que se van de Italia porque ya no encuentran oportunidades en nuestro país”.
Los dos bandos coinciden en el seguimiento de las medidas neoliberales ya impulsadas por Mario Monti, aunque con un ligero cambio en la política de austeridad, que todos ahora en Europa, a estas alturas, ya empiezan a considerar un fracaso.

Y PARA EMPEZAR EL GOBIERNO, UN NUEVO AJUSTE DE 10.000 MILLONES

Enrico Letta aseguró tras su toma de posesión como presidente de la República Italiana que mantendrá “un fuerte compromiso con Europa para cambiar aquellas políticas demasiado austeras” .Sin embargo una de las primeras medidas de su gabinete podría ser un nuevo ajuste de casi 10.000 millones de euros, necesario también para financiar la supresión del impuesto sobre la vivienda solicitado por Berlusconi. Y la plantilla de ministros (con muchos integrantes de la derecha católica en puestos claves) es una clara señal de cómo el ajuste se llevará a cabo: penalizando aún más la escuela y la sanidad públicas con ventajas para empresas y asociaciones privadas.

Tags relacionados: Beppe Grillo Enrico Letta Italia
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Pep Trullén
    |
    02/05/2013 - 10:00am
    La deriva del PD hacia la derecha parece ya imparable. &iquest;Que hace Letta (y que hace Emma Bonino, podría añadir) en un gobierno con mafiosos de Berlusconi?<br />Se podría haber llegado a un acuerdo con los grillines solo cediendo un poco de poder formal. Y si no, lo correcto era que se convocaran nuevas elecciones.
  • Tienda El Salto