83 periodistas asesinados en México
Caso Regina: un año de impunidad

El caso de Regina Martínez, periodista asesinada en abril de 2012, es un ejemplo de la impunidad de los ataques del crimen organizado contra la prensa en México

, Madrid
09/06/13 · 21:46
Concentracion en mayo de 2012 frente a la secretaría de gobernación del Estado de Veracruz / Cimac Noticias

Pequeñita y con ojos grandotes, corresponsal en Veracruz del semanario Proceso, Regina Martínez fue reconocida entre su medio por hacer preguntas incómodas y directas. Su muerte ha dado voz unísona a lo que se escucha desde hace tiempo entre ecos: en México, la libertad de expresión está castigada por el crimen organizado, y en algunos casos por las mismas autoridades gubernamentales. Hace un año, el 28 de abril de 2012, el cuerpo de Regina fue hallado en el baño de su domicilio, el estudio forense determinó que había sido estrangulada. La noticia fue recibida entre sus allegados con una sola pregunta: ¿A quién habrán incomodado sus investigaciones?

La semana antes de morir, Regina Martínez cubría tres acontecimientos: la captura de la “Comandante Tere” (presunta líder de sicarios), el arresto de nueve policías acusados de estar con el narcotráfico, y la muerte de Rogelio Martínez, antiguo líder regional del PRD (partido de izquierda). El director de la revista Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, alegó que estas publicaciones podrían ser piezas clave. Castañeda afirma en entrevista con Aristegui Noticias  que Proceso había solicitado al gobierno veracruzano ser coadyuvante en la investigación policial. “Nunca fuimos llamados, fuimos ajenos, apartados”, denuncia el director. La manera en que el ministerio público había dado resolución al caso fue calificada en el mismo espacio como “acelerada y precipitada”.

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) descartó que el motivo del asesinato de Regina hubiera sido su profesión. Según un comunicado de la PGJ, así lo confirmaba el arresto de Jorge Hernández “El Silva” quien firmó con la huella, siendo analfabeto, su confesión como culpable del crimen. No obstante, la sentencia fue apelada en su defensa este 2013. Artículo 19, organización mundial que trabaja en defensa de la libertad de expresión,  manifestó su inconformidad con el proceso penal del caso Regina denunciando en su página web que “no existen pruebas científicas que coloquen a Hernández Silva en el lugar y momento del asesinato. De las 8 huellas dactilares extraídas de la escena del crimen, ninguna corresponde a Silva”. En uno de los fragmentos del texto, la organización explica también que el sentenciado había sido presionado, amenazado y torturado para confesar. Darío Ramírez, director de la ONG, concluye: “estamos muy lejos de conocer la verdad”.

El caso Regina es uno más en la lista de Reporteros sin Fronteras (RSF). Se suma a los 83 periodistas muertos y veinte desaparecidos en los últimos doce años en México. “Te dices, si le pasa a Regina a mi qué me va a pasar. El riesgo para el periodismo es que hay muchos que se van y otros que se autocensuran”, dice un compañero de la periodista. En México se critica el doble discurso del Gobierno. Hay avance en materia de reconocimiento de derechos con la Ley de Víctimas y la Ley de Derechos Humanos y Periodistas; pero aún no son considerados exitosos. Verónica Basurto , autoexiliada desde marzo tras ser amenazada de muerte, así lo acusa.  En entrevista con RSF, la periodista habla sobre su decisión de no investigar más las irregularidades del caso Florence Cassez en las que se involucraba a un alto funcionario federal. A pesar de haber pedido ayuda a la secretaría de Gobierno, ella critica la reacción tardía de las autoridades y la lentitud burocrática, afirmando que la protección recibida “no es confiable ni tiene credibilidad”. Ahora, Verónica vive en España.

Y la saga continua. Recientemente, la revista Proceso expresó tener la convicción de que algunos de sus periodistas estaban bajo riesgo. Con la publicación de un comunicado, acusó al Gobierno de Veracruz por cualquier agresión que pudiera sufrir Jorge Carrasco, periodista designado por el semanario para hacer el seguimiento del caso Regina. “La delincuencia ha evolucionado a tal grado, con la penetración dentro de las instituciones, que se ha convertido en una masa muy difícil de diferenciar. Es una mezcla entre autoridades y delincuentes”, describe Carrasco en un reportaje difundido por Artículo 19.
 
“Todos somos Regina”: gritaban periodistas, activistas y amigo en una Jornada por el Periodismo que conmemoraba el aniversario de la muerte de la corresponsal. Frases como: “¡No se asesina a la verdad matando periodistas!” y “¡El peor crimen es el silencio!” se leían entre las pancartas de las plazas públicas en México este 28 de abril. En esa marcha, cientos de personas se dieron cita no sólo por Regina, sino también por el resto de periodistas desaparecidos, por aquellos defensores de derechos humanos que están en riesgo, y por la raquítica situación de la democracia mexicana.

Réquiem para Regina (y muchos otros)
 

La oscura y asesina mano en tu cuerpo
pudo ser para mí,
pudo ser para otros, fue para todos
porque matar a un periodista
es llenar de noche la plaza pública
este sitio que habitamos tantos
algunos con tatuaje de expulsados
decreto para el silencio irreversible.
Llegarán los burócratas del crimen
a decirnos, tan formales, sus mentiras
a entregarnos con lágrimas de cocodrilo
condolencias, demagogia, inconsecuencias;
transformarán tu valentía en número
un expediente más
como si la estadística forense,
ese invento de los censores,
fuera lápida para tu pluma,
simulación tenaz en carnaval veracruzano.
No les creemos desde ahora
porque nunca confiamos desde antes
cuando te volvieron prescindible
amotinada del consenso maquillado
como se decreta hepatitis gástrica
a una anciana indígena, Ernestina,
ultrajada en el deshonor de los guardianes.
No les creemos por ser cómplices
del puño, el cuchillo, la metralla
de sonrisas que se clavan como hiedra;
son los mismos que arrojaron cuerpos
humildes, morenos, derrotados
en las fosas comunes de su reino.
Creemos, eso sí, en tu herencia;
las palabras escritas no se borran
ni con cuervos, chacales o uniformados
ellos viven con sus miedos
y nosotros, con dolor amotinado,
en este abril de mayo
seremos Regina tu memoria.
 
Jenaro Villamil, 29 abril 2012.

Tags relacionados: México
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto