El caso de los autónomos forzosos de Panrico sigue abierto

Ninguno de los cerca de 3.000
transportistas autónomos que
trabajan para Panrico tiene capacidad
para decidir dónde vende
las mercancías ni a qué precio.
En la mayoría de casos, los servicios
a esta empresa son su única
fuente de ingresos. La relación
jurídicamente mercantil que existe
entre ellos y Panrico encubre,
por tanto, una relación de carácter
laboral como la de cualquier
patrón con un empleado. “Son
claramente falsos autónomos”,
señala Julio Acevedo, portavoz

18/01/07 · 0:00
Edición impresa

Ninguno de los cerca de 3.000
transportistas autónomos que
trabajan para Panrico tiene capacidad
para decidir dónde vende
las mercancías ni a qué precio.
En la mayoría de casos, los servicios
a esta empresa son su única
fuente de ingresos. La relación
jurídicamente mercantil que existe
entre ellos y Panrico encubre,
por tanto, una relación de carácter
laboral como la de cualquier
patrón con un empleado. “Son
claramente falsos autónomos”,
señala Julio Acevedo, portavoz
de los transportistas del centro
de distribución de Panrico en
Paracuellos (Madrid), que mantiene
una huelga desde septiembre
contra la pretensión de la
empresa de convertir en autónomos
a los conductores que todavía
estaban en plantilla.

Pese a que la reforma laboral del
de 1994 convirtió en autónomos
a los transportistas que prestan
servicios a terceros, Panrico dispone
de un convenio que obligaba
a mantener en plantilla, al
menos, a 350 trabajadores de
distribución. La firma de un
acuerdo con UGT abrió el paso a
los despidos de aquellos trabajadores
que se negaron a dejar de
ser asalariados.
Hoy el conflicto sigue abierto,
pero, según ha declarado Acevedo
a DIAGONAL, empresa y trabajadores
mantienen negociaciones
para llegar a un acuerdo. Sin
embargo, la aprobación del
nuevo Estatuto del Trabajador
autónomo puede llegar en mal
momento al legitimar con la figura
del autónomo dependiente
una operación por la que Panrico
se ahorra millones de euros
anuales en cotizaciones a la
Seguridad Social.
El caso de Bimbo, la competidora
directa de Panrico, resulta
diferente. Allí, es la misma UGT
la que ha firmado un acuerdo
por el que se pasa a plantilla a
un sector de los transportistas
autónomos, en contraste con la
práctica introducida tras la reforma
laboral de Solbes. No obstante,
los empresarios no pueden
quejarse de falta de
fórmulas a su alcance: aparte de
la estrategia de contratar la distribución
a transportistas autónomos,
pueden contratar este servicio
a empresas de logística
especializadas que cuentan con
peores condiciones laborales.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto