Canarias, al borde del colapso

El autor compara el modelo agotado de Canarias con el
que llevó al declive a la civilización de la Isla de Pascua.

07/06/07 · 18:16
Edición impresa
JPG - 74.3 KB
TENERIFE. Movilizaciones contra el puerto de Granadillas en noviembre de 2006.

Los pétreos moais de la Isla
de Pascua parecen ser el legado
de un pueblo que colapsó:
mientras alzaban y
excavaban las gigantescas cabezas,
estaban socavando las bases ecológicas
de su sustento, según Jared Diamond
Colapso (Editorial Debate). El
resultado fue una dramática pérdida
de población y la desintegración de
su modelo social.

Canarias está reproduciendo miméticamente,
como otras sociedades,
el auge y colapso que protagonizaran
multitud de pueblos de
nuestra historia, que exhibieron su
desarrollo hasta el paroxismo, obviando
los límites locales y globales.
Las islas planifican hoy la mayor
operación de multiplicación de su
red viaria y aeroportuaria, con proyectos
por un monto de más de
8.000 millones de euros, que pretenden
incrementar en más de un
50% las vías rápidas, y las infraestructuras
aeroportuarias. Unas islas
que han multiplicado un parque
móvil por 90 en los últimos 50 años,
que han construido alrededor de
500.000 camas turísticas en apenas
cuatro décadas, y que han multiplicado
por 15 el número de inmuebles
urbanos en el último medio siglo:
todo un modelo de crecimiento
exponencial. Las Islas Canarias son
hoy un territorio desertificado y perplejo
que importa el 84% de los alimentos
que consume, ha duplicado
su población en 47 años y consume
diariamente más de 115.000 barriles
de petróleo, importados en su
mayoría del África subsahariana, la
misma que nos envía, siguiendo la
ruta de los petroleros, sus cayucos
desesperados.

El modelo ‘canario’ está agotado:
desde el año 2002, en el que llegamos
al cenit del número de turistas,
se registra un declive de la entrada
de visitantes, en unas islas que no
han dejado de construir hoteles. El
estallido de la burbuja inmobiliaria
está sucediéndose al tiempo que se
construyen en las Islas decenas de
miles de nuevas viviendas que ocupan
nuestro escaso suelo rústico:
Canarias duplicó, con respecto a la
península, el porcentaje de viviendas
nuevas construidas en el periodo
1991-2001. En un planeta finito, que
está llegando o ha llegado al cenit de
producción de petróleo y su consecuente
y permanente declive posterior,
las Islas Canarias están abocadas
al colapso: el turismo de masas,
hijo del petróleo barato, tiene sus
años contados. El sol y playa como
forma de ganar el sustento no tiene
futuro en un planeta con creciente
escasez energética. Sin suelo que
cultivar, sin agua que extraer, con
un petróleo cada vez más caro, las
islas, sin embargo, aceleran cual
ufanos habitantes de un imperio en
decadencia, la construcción de sus
últimos moais en forma de los más
gigantescos viaductos, hoteles y
monumentos de la autocomplacencia,
previsibles testigos mudos del
declive de un pueblo que creyó que
la Tierra era plana.

Tags relacionados: Vivienda
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto