Egipto // Miles de personas toman las calles contra las medidas que otorga más poder al presidente
El borrador de la Carta Magna egipcia prende otra vez la protesta

Un decreto que otorga más poder al presidente Mohamed Mursi y el proyecto de la nueva constitución desencantan y sacan a la calle a cientos de egipcios para protestar en contra de estos planes del nuevo Ejecutivo

, El Cairo (Egipto)
12/12/12 · 14:50
Protesta en la plaza de Tahrir el 27 de noviembrecontra el decreto que da más poder al Gobierno. / Nacho Prieto

Dieciocho horas de una maratoniana votación que se extendió hasta el amanecer. Más café que debate. Los representantes de una asamblea constitucional bajo mínimos aprobaban sin oposición, uno tras otro, los artículos del borrador de la que podría ser la futura Carta Magna de Egipto. La primera sin Hosmi Mubarak.

El texto era presentado con toda la pompa al presidente Mohamed Mursi, miembro de los Hermanos Musulmanes, quien anunciaba que el borrador será sometido a plebiscito popular el próximo 15 de diciembre. Envueltos en la crisis provocada por el último decreto presidencial, los Hermanos Musul­manes parecen aferrarse ahora al referéndum constitucional como a un bote salvavidas. El jueves 23 de noviembre el portavoz presidencial, Yasser Ali, anunciaba un paquete de medidas que el presidente definiría como “revolucionarias” e “imprescindibles para acabar con el régimen criminal”.

El paquete anunciado incluía medidas que garantizan la concentración de nuevos poderes en el presidente y blindaba judicialmente tanto las decisiones de Mursi como la comisión constitucional y el Senado egipcio, amenazados con ser considerados ilegales judicialmente. Además despedía al fiscal general Abd el Moged Mahmoud, a quien ya se había intentado sin éxito echar un mes antes, y se anunciaba vagamente la voluntad de reabrir los juicios a las figuras del antiguo régimen.

El anuncio llegaba 24 horas después de que se anunciara un preacuerdo con el Fondo Monetario Internacional para un préstamo de 3.700 millones de euros y, sobre todo, tras el anuncio de la tregua en Gaza. El presidente egipcio fue alabado internacionalmente, en especial por la prensa israelí y estadounidense, por su papel como mediador entre Tel Aviv y Hamás, pese a que los acuerdos alcanzados ni
lograron poner en duda la legitimidad del ataque sionista ni puso bases para una paz más duradera

Era una imagen muy parecida a las ofrecidas anteriormente por el expresidente Mubarak. Pero parece que sí fue suficiente para dar alas a Mursi en su lucha interna. Las medidas eran una auténtica ofensiva contra el poder judicial, a quién acusan de estar aún en manos de figuras del Antiguo Régi­men. Pero ante la ausencia del más mínimo diálogo político con las fuerzas seculares; las suspicacias de un secuestro político hacían encender la calle contra la hermandad. Más de media docena de sedes de los Hermanos Musulmanes o de su partido político, Libertad y Justicia, eran saqueadas y quemadas alrededor de todo el país.

Duras protestas contra el Gobierno

Se reproducían enfrentamientos entre opositores y partidarios del presidente, especialmente en las poblaciones del Delta del Nilo. Un joven moría en Damanhour mientras en Mahala las peleas dejaban cientos de heridos, la mayoría por armas de caza de los partidarios de Mursi. La fractura social se hacía evidente. Movilizaciones masivas de apoyo y rechazo a las decisiones llenaban las calles ante una cada vez más fraccionada sociedad egipcia. El premio Nobel de la paz, Mohammed el Baradei, alertaba del riesgo de que la escalada de confrontación llevase a un conflicto civil.

Pese a que entre las decisiones del hermano musulmán Mursi se planteaba dar dos meses más a la comisión redactora de la Constitución, ésta presentó el texto por sorpresa y en tiempo récord. El texto fue redactado por una fraccionada comisión constitucional que no ha hecho más que llevar a cabo peleas, físicas incluidas, durante los seis meses que ha durado su trabajo. Al final, 26 miembros (de un total de cien) presentaban su dimisión de la comisión constitucional, a la que acusaban de estar cocinando un texto al gusto exclusivo de las formaciones islamistas.

Entre las dimisiones, las de la mayoría de instituciones civiles del país, la Iglesia copta y las formaciones políticas seculares. Once nuevos miembros, mayoritariamente de corrientes islamistas, reemplazaban parte de las bajas para conseguir el quórum necesario y aprobar un borrador que mantiene las estructuras del texto hasta ahora vigente de 1971.

Entre los que no se dieron de baja en la comisión están los representantes de las Fuerzas Armadas, Mamdouh Shaheen y Maged al Din Barakat. La otra gran fuerza política de esta transición egipcia era una de las pocas instituciones estatales seculares que no boicoteaban la comisión. No sin razón. La última negociación del texto, el miércoles previo a la votación, garantizaba precisamente todos los privilegios exigidos por los militares, cuyo ministerio seguirá siendo castrense y sus presupuestos no monitorizados por el parlamento. El borrador abre incluso la puerta a que civiles sigan siendo juzgados por tribunales militares cuando sus actos “afecten negativamente a las fuerzas armadas”.

PIDEN EL 'NO EN EL REFERÉNDUM

Diversas organizaciones sociales y partidos políticos de Egipto ya han anunciado que pedirán el ‘no’ en el referendo necesario para que la nueva Constitución entre en vigor tras su votación el 15 diciembre. Los egipcios contrarios al borrador de la nueva Carta Magna han manifestado que rechazan el proyecto presentado el viernes 30 por Mohamed Mursi porque la asamblea constitucional “no representa a todos los sectores de la sociedad”.
Además de los artículos más controvertidos, el proyecto contiene cambios históricos en el sistema de Gobierno en Egipto como limitar a ocho años el tiempo del mandato presidencial. Hosmi Mubarak estuvo al frente del Gobierno tres décadas. También introduce cierto control sobre la cúpula militar, aunque éstos siguen conservando privilegios.

Tags relacionados: Número 187
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar