MADRID // SU DEUDA SUPERA LAS DE BARCELONA, VALENCIA, SEVILLA, ZARAGOZA Y MÁLAGA JUNTAS
El Ayuntamiento paga 750.000 euros de intereses al día a la banca

Tras quintuplicar la deuda del Consistorio en sus
años de mandato con obras como la reforma de la
M-30, Gallardón anuncia ahora severos recortes.

16/10/08 · 9:59
Edición impresa
JPG - 14.1 KB
EL PESO DEL LADRILLO. Manifestación en Madrid por la vivienda digna.

El gigante se hunde sobre sus pies
de barro. Lo lleva haciendo años,
sobre todo desde que Gallardón se
embarcara en la ejecución de su
obra estrella, el soterramiento de la
M-30. Sólo que ahora, con el recorte
financiero del Estado y la reducción
de los ingresos procedentes
del sector inmobiliario, lo hace en
caída libre. Por eso, a nadie le sorprende
que el enemigo jurado de
Esperanza Aguirre lleve meses
acusando a la Comunidad y al Gobierno
de Zapatero de haber estrangulado
las finanzas de su Consistorio.
Convertido en adalid de
los municipios en su reclamación
de reforma de la financiación local,
en las últimas semanas no ha perdido
una oportunidad en demandar
más dinero del Estado.

La oposición y organizaciones
como la Federación Regional de
Asociaciones de Vecinos de Madrid
(FRAVM), aunque comparten con
el alcalde que el Estado debe derivar
más dinero a los ayuntamientos,
tienen claro que detrás de la
delicada situación municipal se halla
una gestión deficiente de los recursos.
“Buena parte de la crisis del
Ayuntamiento es una crisis fiscal,
consecuencia del estallido de la
burbuja inmobiliaria. Esto tiene
unos responsables, y esto toca a las
tres administraciones: son aquellos
que basaron el modelo de desarrollo
en el capital especulativo e inmobiliario”,
afirma a DIAGONAL
Nacho Murgui, presidente de la
FRAVM. Con la caída vertiginosa
de la venta de suelo y de otros ingresos
derivados como las licencias
de construcción, Madrid sólo
recibirá unos cien millones de los
480 previstos por la enajenación de
solares. En los presupuestos actuales,
alrededor del 9% de los ingresos
provienen de la venta de terrenos,
mientras que un 37,4% lo hace
de los tributos municipales.

Crisis y deuda

Pero la crisis inmobiliaria no es la
única causa de que el Ayuntamiento
más poblado del Estado sea, con
6.336 millones de déficit y un presupuesto
para 2009 de más de 5.000
millones de euros, también el más
endeudado. Al menos la mitad de
ese débito lo ha generado una
apuesta personal del alcalde, la reforma
de la M-30, una obra tan faraónica
como ecológicamente insostenible.
Desde que Gallardón llegó
al Consistorio, su endeudamiento
se ha quintuplicado, lo que supone
un incremento de 5.200 millones
de euros y se traduce en el pago a la
banca de 750.000 euros diarios en
concepto de intereses. Y se calcula
que esto será así los próximos 30
años. En esta carrera de números
rojos, destaca también el aumento
de la plantilla municipal, que hoy
en día cuenta con más de mil cargos
y asesores del PP, así como el
gusto del alcalde por los grandes
fastos y las campañas publicitarias.
En los presupuestos de 2009, a la
par que se han eliminado al menos
40 equipamientos sociales de barrios
populares, se mantienen actuaciones
tan controvertidas como
la reforma del Eje Prado-Recoletos,
así como las partidas destinadas a
la consecución de la sede de los
Juegos Olímpicos de 2016 y la de
publicidad y propaganda, que asciende
a nueve millones de euros.

Aunque todavía no han sido aprobadas,
el equipo de Gallardón estudia
hacer frente a su falta de liquidez
con propuestas como la privatización
del alumbrado, la subida de
los parquímetros, del IBI o la creación
de una tasa por la recogida de
basura que supondría a cada madrileño
unos 60 euros anuales.
Unas medidas que la federación vecinal,
que critica con dureza los recortes
en equipamientos públicos,
rechaza de plano: “En época de crisis
deberían pagar los que más tienen;
es inaceptable el recurso a medidas
recaudatorias que no sean
progresivas y que se apliquen a todos
por igual, pues esto perjudica a
los más débiles”, indica Murgui.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

EL PESO DEL LADRILLO. Manifestación en Madrid por la vivienda digna.
EL PESO DEL LADRILLO. Manifestación en Madrid por la vivienda digna.
separador

Tienda El Salto