CATALUÑA: LA PLANTILLA DE CERCANÍAS SE HA REDUCIDO EN 400 TRABAJADORES ENTRE 2003 Y 2007
El AVE, las averías y las prisas de la ministra

Averías, retrasos y
aglomeraciones se
producen casi a diario en
los trenes de Cercanías de
Barcelona. Las obras ante
la llegada del AVE están
provocando numerosas
incidencias.

19/09/07 · 23:54
Edición impresa

Desde el mes de agosto, los problemas
en los trenes de Cercanías en
Barcelona están teniendo destacada
repercusión en los grandes medios
de comunicación. Averías, retrasos
y aglomeraciones son ya habituales
en este servicio.
“Casi todos los días hay algún incidente”,
indica Salvador Muñoz, regulador
del tráfico y secretario general
del Sindicato Federal Ferroviario
de CGT. El pasado 12 de septiembre,
se reanudó el servicio de trenes
entre las estaciones de Sants y
L’Hospitalet de Llobregat, que había
estado cerrado durante varios meses
por las obras del AVE. “Se cumplió
con la fecha que había anunciado
la ministra de Fomento Magdalena
Álvarez, pero de nuevo las averías
interrumpieron la circulación de
los trenes durante más de dos horas
y al día siguiente más de lo mismo”,
protesta Muñoz.

“Son las fechas de la ministra,
pero aquí en Barcelona ya no le hacemos
ni caso”, añade Milena Zanjul,
taquillera de Renfe-Operadora.
“Ponen plazos y por las prisas en
cumplirlos no se hacen las cosas
bien”. En esa línea, el Ministerio
ha anunciado que el 21 de diciembre
el AVE llegará a la estación de
Sants. Esto provoca preocupación
entre algunos trabajadores y usuarios,
que muestran su malestar por
las condiciones en las que llegará
el servicio.

Para entender las causas de tantas
averías hay que remontarse al
menos dos años atrás, momento en
el que, según explica Muñoz, empezó
a complicarse la situación en
el Cercanías. Los datos proporcionados
por CGT indican que “entre
el 15% y el 20% de las averías están
directamente relacionadas con las
obras del AVE”. Pero la causa principal,
dice Muñoz, es “el deterioro
de la línea convencional”.

Reducción de plantilla

En los últimos años se ha producido
una importante reducción de
plantilla en Barcelona: 400 trabajadores
menos entre 2003 y 2007.
Además se han abierto dos Expedientes
de Regulación de Empleo,
tanto en Renfe-Operadora como en
Adif (Administrador de Infraestructuras
Ferroviarias), las dos empresas
públicas que se formaron tras
la fragmentación de la antigua
Renfe en enero de 2005, con la entrada
en vigor de la Ley del Sector
Ferroviario. Hoy, el número de trabajadores
a nivel estatal ronda los
15.000 en cada una de ellas. La cifra
está lejos de los 74.025 empleados
con los que Renfe contaba hace
25 años, según datos de la Fundación
de los Ferrocarriles Españoles.

“Ante la falta de personal, el
mantenimiento de las líneas se ha
externalizado, quedando en manos
de empresas contratas y subcontratas
sobre las que no existe apenas
control”, explica Daniel Pérez,
secretario de comunicación de
SFF-CGT y maquinista del Cercanías
en Barcelona. Pérez critica
que “los trabajadores en estas empresas
reciben una formación mínima
y deficitaria en materia de
prevención de riesgos laborales”.
También destaca que las empresas
deben mejorar las condiciones
de seguridad de los empleados, mediante
cursos de reciclaje ante la
entrada de nuevas tecnologías al
trabajo o cuando se produce un
cambio de puesto.

Siniestralidad laboral

Tras ser preguntados sobre estos
problemas, desde Adif responden
que “son muchas las causas de las
averías”, pero la empresa evita entrar
en detalles y dar cualquier tipo
de explicación más. Daniel Pérez,
por su parte señala otra cuestión: “las
revisiones periódicas que tienen que
pasar los trenes no se están ajustando
al tiempo establecido legalmente.

Así, al alargarse el plazo, la seguridad
disminuye y hay mayor riesgo
de averías en los trenes”.
Según fuentes sindicales, la siniestralidad
laboral está aumentando
en la construcción de las líneas
del AVE. Milena Zanjul, delegada
del comité de Salud Laboral, denuncia
que en los informes de siniestralidad
de Adif y Renfe-Operadora no
se contabilizan los que se producen
en sus contratas. Como ejemplo de
esto, cuenta que poco antes del verano
un empleado de una contrata
falleció en las obras de Sants. Ella se
encontraba en la estación en ese momento.
Días más tarde, en la reunión
del comité, Zanjul aseguró que “nadie
se hizo responsable de lo sucedido
y trataron de taparlo, como si no
hubiera pasado”.

Comisión de conflictos

Ante esta situación, sindicatos y empresas
(Renfe-Operadora y Adif),
decidieron formar una Comisión de
Conflictos con el objetivo de analizar
la situación actual de la red de
Cercanías y llegar a unos acuerdos
mínimos. Durante septiembre se
están negociando dos aspectos fundamentales.

En primer lugar, el aumento
de personal en todas las unidades
de negocio de la empresa, un
aumento de plantilla que debería
hacerse a través una oferta de empleo
público en ambas empresas, en
lugar de mediante contratas. En segundo
lugar, los sindicatos exigen
un aumento de la inversión en la línea
convencional de trenes, que con
la construcción del AVE se ha visto
desplazada a un segundo plano.
Los sindicatos han marcado el 30
de septiembre como fecha límite
para que se atiendan estas reivindicaciones.
Si llegado el momento no
se ha conseguido negociar y llegar
a un acuerdo sobre estos dos aspectos
planteados por los trabajadores,
se ha previsto convocar varios
días de huelga en octubre.


La liberalización del mercado ferroviario está en marcha

B.M.M.

La liberalización del transporte
de mercancías es un
hecho desde enero de 2007.
Renfe-Operadora compite en
el mercado con otras empresas
ferroviarias que han obtenido
licencia para desempeñar
este servicio.
Esto es posible desde la entrada
en vigor de la Ley del Sector
Ferroviario en enero de
2005, en la que se establecieron
las bases para la privatización
del ferrocarril en el Estado
español. El punto de
partida fue la división de
Renfe en dos entidades públicas,
cada una de ellas con
competencias distintas: Adif y
Renfe-Operadora. La primera,
encargada de la construcción
y mantenimiento de toda la
infraestructura. La segunda,
dedicada a la explotación de
los trenes. Ante este panorama,
Daniel Pérez, de SFF-CGT.

declara que “resulta complicado
definir en qué condiciones
se va a prestar el servicio
cuando Renfe entre a competir
con otras empresas privadas
en el transporte de viajeros,
en enero de 2010”.
“La fragmentación de Renfe
diluye la posibilidad de una
respuesta mucho más contundente
por parte de los trabajadores”,
afirma Xabier Arrizabalo,
profesor de Economía de la
Universidad Complutense. Pero
la historia no queda ahí, y
la división de la empresa continúa.
Las comunidades autónomas
que lo soliciten podrán
gestionar sus trenes de Cercanías.

Esta medida ya ha sido
aprobada en Cataluña y anunciada
para Madrid y Asturias.
En protesta, el comité de
empresa de Renfe-Operadora
ha convocado dos días de
huelga estatal en septiembre y
cuatro en octubre. Los sindicatos
dicen no oponerse a la
gestión por comunidades, sino
a una transferencia total de
competencias que dé paso a
una mayor privatización.

Tags relacionados: Barcelona
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto