PALESTINA | OTRA MASACRE ANTE LA PASIVIDAD DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL
Ataque a Gaza: operación de castigo a tres meses de las elecciones

Gaza ha sufrido durante ocho días un ataque del Ejército israelí, calificado como una segunda Operación Plomo Fundido. En ese tiempo han sido asesinados más de 162 palestinos y 1.200 han resultado heridos.

, Madrid
30/11/12 · 10:23

El 14 de noviembre, Israel inició una ofensiva militar masiva contra Gaza, rompiendo la tregua alcanzada dos días antes, a través de la mediación egipcia, con los grupos de resistencia armada de la Franja.

 
La tregua se produjo tras la intensificación de la violencia desatada por el asesinato, por soldados israelíes, de Ahmad Abu Duqqa, un chico de 13 años que jugaba al fútbol en Gaza. Al día siguiente, cuatro soldados israelíes resultaron heridos.
 
En respuesta, Israel llevó a cabo nuevos ataques que quitaron la vida a cuatro personas e hirieron a varias. Cinco días después, se acordó un alto el fuego que Israel violó con el asesinato del líder del brazo armado de Hamás, Ahmed al Jabari, asesinato extrajudicial llevado a cabo por Israel, que desde hace décadas ejecuta impunemente a líderes palestinos en “asesinatos selectivos”. Junto con Jabari, otros nueve civiles fueron asesinados, incluidas dos niñas y una mujer embarazada.
 
Intensificación del conflicto
 
Pasados tres días, la organización Yihad Islámica lanzó desde Gaza cohetes que alcanzaron a la ciudad de Kyriat Malachi, matando a tres israelíes. Más tarde, tres proyectiles cayeron cerca de Jerusalén y dos en los alrededores de Tel Aviv, haciendo sonar las alarmas antiaéreas por primera vez desde la guerra del Golfo en 1991.
 
Desde ese momento, los bombardeos sobre Gaza se han intensificado, y los israelíes amenazan con una invasión terrestre inminente, para lo que han movilizado a 75.000 reservistas. El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, declaró que “está preparado para aumentar las operaciones militares contra Gaza” y que los responsables “pagarán el precio”. El dirigente de Hamás en el exilio, Jaled Meshal, declaró que continuarían con la resistencia.
 
Según el Ejército israelí, el objetivo de la operación Pilar Defensivo es dañar el liderazgo, los arsenales y la infraestructura de Hamás, en una “operación quirúrgica implementada sobre la base de avanzadas capacidades de inteligencia”.
 
Gaza es una de las zonas más pobladas del mundo. Como resalta Mazin Qumsiyeh, profesor universitario en la Cisjordania ocupada, este hacinamiento “se debe a la estrategia de limpieza étnica israelí, que ha creado la población refugiada más grande del mundo tras la Segunda Guerra Mundial, en la que dos tercios del 1,6 millones de personas en la Franja son refugiadas gracias al sionismo”. Es por eso por lo que cualquier operación de precisión resulta imposible, como demuestra el alto número de civiles heridos y asesinados.
 
El desarrollo de los acontecimientos recuerda al comienzo de la Operación Plomo Fundido, 2009, en la que en tres semanas fueron asesinados impunemente más de 1.400 palestinos, centenares de ellos civiles, y más de 5.000 resultaron heridos.
 
La propia Misión de Investigación de la ONU sobre el Conflicto de Gaza concluyó que esta operación estuvo dirigida contra “el pueblo de Gaza en su conjunto”, demostrando que Israel está implicado en castigos colectivos contra la población de Gaza, un crimen contra la humanidad según la legislación internacional.
 
La comunidad internacional
 
La pregunta ahora es si es posible que tenga lugar otra masacre ante la pasividad de la comunidad internacional. Una vez más, los principales gobiernos occidentales han declarado su apoyo al Estado sionista de Israel, centrando sus declaraciones en el derecho de Israel a defenderse, y guardando el acostumbrado silencio acerca de la grave situación de bloqueo que sufre la franja de Gaza desde 2007, su alarmante situación humanitaria, la ocupación ilegal e ilegítima de los Territorios Palestinos o el incumplimiento de Israel de la legalidad internacional.
 
Barack Obama ha declarado que “apoya totalmente el derecho del pueblo de Israel a defenderse”, mientras que Angela Merkel y Catherine Ashton, la alta representante para los Asuntos Exteriores de la UE, han hablado de que “Hamás debe parar de disparar cohetes a Israel”.
 
Como dice Mazin Qumsiyeh : “La opinión pública está sometida a una propaganda bien financiada, que trata de vender el ‘producto’ de que Israel ‘se está defendiendo’, mientras vuelven a masacrar a civiles en Gaza y llevan a cabo ejecuciones extrajudiciales de milicianos de la resistencia”.
 
Qumsiyeh explica también que “Israel, como poder ocupante-colonizador, espera quedar impune con sus asesinatos, tachando cualquier forma de resistencia por parte del pueblo ocupado como ‘terrorismo’”.
 
Por otra parte, Aluff Benn, director del periódico israelí Haaretz, ha señalado que los bombardeos en Gaza son “la continuación de una tendencia muy presente en la política israelí. Si se acercan las elecciones, los militares tienen trabajo extra: 1955, 1961, 1981, 1996 y 2009. Esto no siempre garantiza la victoria en las urnas, pero es un remedio muy útil. La nación vuelve a estar en peligro. Sólo el Gobierno salvará al país de la amenaza terrorista”, apunta Benn.
 
Este punto de vista es compartido por muchos analistas, que piensan que este ataque forma parte de la campaña preelectoral israelí, cuyas elecciones están previstas para enero de 2013, al igual que la Operación Plomo Fundido tuvo lugar tras las elecciones en EE UU y antes de las de 2009 en Israel. “Los políticos israelíes encuentran conveniente el lanzamiento cada pocos años de una guerra masiva con el objetivo de mantener a la sociedad asustada y unida, al tiempo que esperan reafirmar sus carreras políticas”, explica.
 

Nuevo alto el fuego

 
La tarde del miércoles 21 el Gobierno israelí y las diferentes facciones palestinas llegaron a un nuevo alto el fuego tras 8 días de bombardeos por parte del Ejército de Israel. El acuerdo llegó con la mediación de Egipto, y aparentemente ha satisfecho a todas las partes: Netanyahu, primer ministro israelí, ha declarado que lo apropiado para su país es "un alto el fuego duradero", si bien ha recalcado su derecho a defenderse. Por parte de Hamas, el líder del movimiento palestino, Jaled Meshal, ha asegurado que su grupo ha conseguido "todas sus demandas" y ha considerado que Israel "ha fracasado en todos sus objetivos".
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

MADRID. Decenas de personas se concentraron ante la embajada de Israel el 16 de noviembre. / Luca Piergiovanni
separador

Tienda El Salto