SE ABRE UN NUEVO CICLO ANTES DE LAS ELECCIONES
Las armas bajan la voz en el País Vasco

La decisión de ETA de no llevar a cabo “acciones armadas ofensivas” se produce después de que la izquierda abertzale ilegalizada haya apostado por las vías democráticas.

17/09/10 · 6:00

Aunque las reacciones han ido del
aplauso al abucheo, la última declaración
de alto el fuego parcial de
ETA no ha sido suficiente para nadie.
La izquierda abertzale ilegalizada
le había reclamado dos días
antes una tregua permanente y verificable
y el Gobierno español su
rendición sin condiciones. Sin embargo,
muchos ven la oportunidad
de afianzar un proceso hacia el fin
de la violencia y destacan la importancia
que supone para ese objetivo
el proceso político iniciado por
la izquierda abertzale.

Según Paul Ríos, coordinador de
Lokarri, red ciudadana por el acuerdo
y la consulta, “aunque la decisión
de ETA no responde a lo solicitado
en la Declaración de Bruselas de un
alto el fuego permanente y verificable,
contribuye a que se produzcan
nuevos avances al remover, en parte,
el obstáculo para abrir un proceso
de paz que representa la violencia”.
Ríos recuerda que, en abril,
Lokarri expuso que, “tras los pronunciamientos
de Ezker Abertzalea,
ETA no podía cometer atentados.
Ahora hemos podido comprobar
que esta impresión era cierta”, explica
Ríos a DIAGONAL.

En esta misma línea, el escritor
y periodista Juan Ibarrondo considera
que, “sin restar importancia
al anuncio de ETA, lo que la
inmensa mayoría de la sociedad
vasca percibe es que ha terminado
definitivamente el ciclo de la
lucha armada. Y la clave de ese
cambio no está en ETA sino en la
decisión de la izquierda abertzale
de actuar de forma unilateral dando
pasos hacia esa nueva situación,
sin esperar a que el resto de
los agentes, incluida ETA, se posicionen
al respecto”. Otras fuentes,
conocedoras de la situación política
en Euskadi y del proceso
abierto en la izquierda abertzale,
destacan la ambigüedad de los
términos usados por ETA y la importancia
de las interpretaciones
públicas que la izquierda abertzale
hace de estos términos. Consideran
que la dirección del Movimiento
de Liberación Nacional
Vasco (MLNV) ha pasado de ETA
a Batasuna y que, por tanto, ETA
debe adaptarse a la apuesta de la
izquierda abertzale por las vías
democráticas y políticas.

Próximos pasos

Sobre los próximos pasos tras la
declaración de ETA, estas mismas
fuentes entienden que ahora la
clave está en el avance de la alianza
estratégica entre la izquierda
abertzale y Eusko Alkartasuna, y
en su ampliación a Aralar y
Alternatiba, y creen que más adelante
podrían producirse movimientos
en el ámbito internacional
para establecer algún tipo de
diálogo entre ETA y el Gobierno
español. “La viabilidad de un nuevo
proceso requiere de un alto el
fuego incondicional e irreversible”,
opina Paul Ríos, quien cree
que la izquierda abertzale ilegalizada
“no debe cejar en la profundización
y desarrollo de su nueva
estrategia, que ha sido y es una
oportunidad para promover una
solución dialogada”. “En cuanto
al Gobierno”, declara Ríos, “debe
abandonar su estrategia obstaculizadora
y contribuir a que esta
oportunidad pueda consolidarse.
Un proceso de paz no es factible
manteniendo a Ezker Abertzalea
ilegalizada, por lo que el Gobierno
debe facilitar que este sector político
pueda participar en igualdad
de condiciones”. Juan Ibarrondo
coincide con Ríos y sostiene que
esos movimientos supondrían “un
primer paso importante que tendría
un respaldo social mayoritario,
cuando menos en Euskal
Herria”. “Sería positivo que, poco
a poco, tanto ETA como el Gobierno
español, y los partidos mayoritarios,
incluido el PNV, asuman la
nueva situación y sepan recolocarse
en ella”, explica Ibarrondo.

Las próximas elecciones autonómicas
no sólo podrían condicionar
los pasos de la izquierda
abertzale, que busca aglutinar
fuerzas para participar en ellas,
sino también los de un Gobierno
desgastado electoralmente que no
quiere que el PSOE pierda ni un
solo voto de los sectores más reacios
a cualquier proceso de negociación.
Por ello, el rechazo del
ejecutivo a la declaración de ETA
no ha sorprendido al mediador
sudafricano Brian Currin, que ha
seguido de cerca los últimos acontecimientos
en Euskadi. Sin embargo,
en una entrevista concedida
a Gara tras la declaración,
Currin aseguró que “la posición
de la dirección de la izquierda abertzale ha comenzado a causar
cierta impresión e impacto en el
Gobierno español. Quizá no lo reconozcan
públicamente, pero tengo
razones para creer que es el comienzo
de cierto reconocimiento
hacia la dirección de la izquierda
abertzale y su liderazgo”.

El escepticismo de parte de la
sociedad ante alto el fuego de
ETA contrasta con el optimismo
mayoritario con el que se han
acogido treguas anteriores. Sin
embargo, Paul Ríos, coordinador
de Lokarri, opina que este
escepticismo no puede ocultar
los movimientos de los últimos
tiempos: "En verano de 2009
la situación era muy preocupante
y en los meses posteriores
han ocurrido acontecimientos
que no podíamos ni
imaginar entonces". Otras fuentes
atribuyen el escepticismo al
hecho de que se trataba de un
alto el fuego que se daba por
descontado. Las mismas fuentes
sostienen que quizá no sea
del todo malo que la cuestión
no esté siempre en primer
plano, porque eso genera también
conflictos entre PSOE y
PP, y recuerdan que una cosa
son los discursos oficiales
de los políticos y otra lo que se
pueda mover por debajo.

Tags relacionados: ETA Conflicto vasco Lucha armada
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    anónima
    |
    22/09/2010 - 11:14am
    <p class="spip">Para estar escrito en Madrid, no está mal, pero hay que profundizar un poco, amigos de Diagonal.</p> <p class="spip">Os enlazo una aportación: http://jbustillo.blogspot.com/2010/09/miedo-perder-estatus.html</p> <p class="spip">Saludos y adelante</p>
  • |
    anónima
    |
    20/09/2010 - 5:57am
    Buen artículo de Carlos Sevilla, conocido militante de las tascas de Lavapies, a sueldo de Izquierda Anticapitalista, que se dedica a hacer el ganso en el movimiento estudiantil (pese a su edad) para intentar vender sus libros a la chavalería, y que mentalmente le faltan un par de veranos al pobre.
  • |
    anónima
    |
    17/09/2010 - 7:17pm
    Pues bajarán de voz,pero a mí me juzgan por insultar-presuntamente- a un foral y a ellos cuando torturan no les hacen nada.Esto es una mierda.
  • separador

    Tienda El Salto