Al otro lado de la frontera

La construcción de la
identidad dominicana
por Trujillo y Balaguer en
base al odio a lo haitiano
tiene aún una gran relevancia
en la actualidad.
La pobreza de Haití ha
expulsado a gran parte
de su población en
busca de mejores oportunidades
hacia República
Dominicana y por
supuesto hacia EE UU y
Canadá.

02/02/10 · 0:15
Edición impresa

La construcción de la
identidad dominicana
por Trujillo y Balaguer en
base al odio a lo haitiano
tiene aún una gran relevancia
en la actualidad.
La pobreza de Haití ha
expulsado a gran parte
de su población en
busca de mejores oportunidades
hacia República
Dominicana y por
supuesto hacia EE UU y
Canadá.

La presencia de inmigrantes
haitianos en el
país era ya alta antes del
terremoto. Se calculaba
entre 700.000 y un
millón de haitianos en
República Dominicana,
país de diez millones de
habitantes y con altas
tasas de pobreza. En los
últimos años, se han
registrado varios conflictos
que han acabado
con la quema de viviendas
y asesinatos de haitianos.

Parte de la reforma
constitucional vivida
durante 2009 en República
Dominicana ha girado
sobre el derecho a la
nacionalidad, cuyo debate
se centra realmente
alrededor de si los hijos
de haitianos nacidos en
territorio dominicano son
o no dominicanos. Finalmente,
se ha modificado
el texto constitucional
para excluir de este derecho
a los hijos de personas
que se encuentren
en el territorio dominicano
de forma ilegal y, por
lo tanto, de la mayoría
de los haitianos. Todavía
está por ver qué ocurre
con los hijos de haitianos
nacidos en la República
Dominicana antes de
este cambio.

Artículos relacionados:
_ [200 años de terremoto económico en Haití->10038]
_ Por Dan Beeton, analista político.

Entrevista // Jean Rousseau, activista haitiano de Veterinarios sin Fronteras
_ [«Las redes campesinas son más fuertes que nunca»->10036]
_ Por Izaskun Sánchez Aroca

[Y Haití fue noticia->10038]
_ Pascual Serrano

Tags relacionados: Número 118
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto