IMPACTO // EN 2014 SE DEBE REVISAR EL OBJETIVO DE AUMENTAR UN 10% SU USO
¿Agrocombustibles a toda costa como alternativa?

En 2020 el 10% de los combustibles usados en la UE deberá tener un origen vegetal. Los autores exponen los efectos de este objetivo.

Texto de David Sánchez y Alejandro González, de Amigos de la Tierra

24/03/10 · 12:16
JPG - 43.7 KB
 
NO AL ACEITE DE PALMA. Acción de Greenpeace en una refinería finlandesa. Foto: Greenpeace Finlandia.

Los agrocombustibles saltaron
al debate público cuando
la Unión Europea (UE),
junto con el resto de países
del Norte, empezaron a marcar objetivos
obligatorios para su introducción.
Los altos precios del petróleo
y la demanda social y científica
de medidas contra el cambio climático
propiciaron que los gobiernos
se volvieran hacia estos sustitutivos
vegetales de los combustibles fósiles
por un motivo fundamental: esto
permite aparentar que se lucha
contra el cambio climático sin realmente
cambiar el modelo. Gracias
a la excusa de los agrocombustibles
se han rebajado exigencias de eficiencia
y reducción de la demanda
energética o evitado cambios reales
del modelo de movilidad.

A pesar del duro debate producido
en 2008, por sus impactos ambientales,
su dudosa contribución
en la reducción de emisiones y por
agravar la crisis alimentaria, la UE
aprobó un objetivo obligatorio para
alcanzar un 10% de agrocombustibles
en el transporte en 2020. Y la
forma de sortear las críticas fue establecer
unos criterios de ‘sostenibilidad’.
Estos criterios fueron ya
duramente reprobados porque no
pueden prevenir los impactos a escala
global. No hay forma de controlar
el impacto que tiene en el precio
de los alimentos el usar los cultivos
para agrocombustibles. Un
cultivo de aceite de palma para
agrocombustibles, aunque sea certificado
como sostenible, desplazaría
una parcela antes dedicada a la
alimentación, por lo que ésta acabaría
ocupando la selva.

¿Todo vale?

Un ejemplo de lo que se pretende
legitimar a través de los criterios de
‘sostenibilidad’ se pudo comprobar
recientemente a través de un documento
filtrado desde la Comisión
Europea. En él, este organismo permite
denominar como “bosque” a
las plantaciones de aceite de palma,
cuando la expansión de este cultivo
es la principal causa de la deforestación
del bosque tropical.

Del borrador de la Comisión se
deduce que talar bosques y plantar
palma sería considerado como ‘sostenible’.
Otros impactos más que
documentados de la extensión del
aceite de palma van desde la multiplicación
de los conflictos por la tierra
hasta la destrucción de los últimos
hábitats de especies como el
orangután. Destaca también la modificación
del clima. Naciones Unidas
achaca al crecimiento de la superficie
de plantaciones de aceite la
constante pérdida de lluvia en
Malasia e Indonesia.

Actualmente sabemos que la expansión
de la agricultura para cultivar
agrocombustibles aumenta las
emisiones. Por ejemplo, la conversión
de bosques tropicales en plantaciones
de aceite de palma hará necesarios
86 años de uso de agrocombustibles
procedente de la palma
para compensar las emisiones
producidas por la deforestación.

El panorama es complicado pero
no está todo perdido. Al aprobarse
el objetivo del 10% se introdujeron
algunas salvaguardas, como la posibilidad
de llegar a este objetivo a
través de otras medidas (coches
eléctricos) o la obligatoriedad de
que los agrocombustibles introducidos
y producidos en Europa supusieran
una reducción mínima del
35% de emisiones respecto a los
combustibles fósiles.

En la definición de estos aspectos
se centra ahora la batalla. Se hace
especial hincapié en que se valoren,
en su conjunto, los efectos de todo
el ciclo de producción de agrocombustibles
a la hora de calcular sus
emisiones, incluyendo aspectos como
los cambios indirectos de uso
de la tierra (deforestación).
Si esto se tiene en cuenta, se
conseguirá evitar que al menos los
agrocombustibles más dañinos,
como el de la palma, tengan posibilidades
en la UE.

En 2014 se revisará el objetivo
del 10%, y para entonces tenemos
que tratar de frenar la introducción
de agrocombustibles. Hay muchos
signos de agotamiento de la burbuja
generada en torno a estos combustibles,
alimentada por la especulación
y el apoyo financiero público.
En el Reino Unido se están limitando
los subsidios y las exenciones
fiscales, y se recortan las
cuotas de agrocombustibles, por lo
que las empresas están abandonando
estos carburantes.

Romper la burbuja de los agrocombustibles
y eliminar los objetivos
obligatorios es un paso necesario
para afrontar el verdadero
debate al que nos enfrenta la crisis
climática: transformar el sistema
de movilidad, avanzar hacia
un modelo de soberanía energética
justo, que no caiga, de nuevo,
en la explotación de los recursos
del Sur para mantener el nivel de
vida en el Norte.


EL ORIGEN DE LOS
AGROCOMBUSTIBLES

Los agrocombustibles son sustancias
líquidas o gaseosas de origen
biológico utilizadas como combustible.
Pueden ser sólidos como la
biomasa, gaseosos (biogás) o
líquidos. Estos últimos son más
comunes y en función de la materia
orgánica que se utilice para
obtenerlos existen dos tipos: el
(bio)diésel y el (bio)etanol. El primero
se obtiene de cualquier
grasa animal o de aceites vegetales
como la soja, la jatrofa, la
colza y aceite de palma. El
(bio)etanol, en cambio, es alcohol
que se obtiene del maíz, el sorgo,
la caña de azúcar o la remolacha.


VÍA LIBRE PARA LA
PALMA EN UGANDA

Para el Presidente de Uganda,
Yoweri Museveni, talar los bosques
para dar lugar a plantaciones de
palma no planteaba peligros al
medio ambiente porque “la plantación
de palma es un bosque en sí
misma”. Meses después de esta
afirmación, una de más célebres
referentes al cultivo de agrocombustibles,
el mayor fabricante de aceites
vegetales BIDGO Oil Refineries
Ltd, mostraba sus planes: En 2001
el Gobierno ugandés, según informó
la prensa local, entregaba 5.000
hectáreas de bosques vírgenes a
dicha empresa productora de aceite
de palma, originaria del sur de Asia.


AGROCOMBUSTIBLE
‘ROJO’ EN COLOMBIA

El Movimiento Mundial por los
Bosques Tropicales (WRM) denuncia
que el agrocombustible de Colombia
viene “manchado de sangre”. En los
últimos 15 años se han producido
cuatro millones de desplazamientos,
y los paramilitares han usurpado
unos siete millones de hectáreas. El
WRM y varios organismos de DD HH
han denunciado la connivencia entre
paramilitares y empresarios aceiteros,
que instalan sus cultivos en las
tierras apropiadas, como sucedió en
las cuencas del Curvaradó y
Jiguamiandó donde el desplazamiento
de los campesinos fue acompañado
de la deforestación de 10.000
hectáreas para cultivar palma.

Artículos relacionados en este número:

ENTORNO | LOS FONDOS DE LA UE, CLAVES EN LA DEFORESTACIÓN
[Los efectos del monocultivo de aceite de palma->http://www.diagonalperiodico.net/Los-efectos-del-monocultivo-de.html?var...
La deficiencia energética de la UE, que impulsa el uso de agrocombustibles, está generando el desplazamiento de indígenas de sus tierras y el deterioro de los recursos naturales en los países del Sur.
Sara Plaza / Madrid
 

UNILEVER ES LA PRIMERA COMPRADORA MUNDIAL DE ACEITE DE PALMA
[La pulpa de bollos y autobuses->http://www.diagonalperiodico.net/La-pulpa-de-bollos-y-autobuses.html?var...
I. Sánchez Aroca
 

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto