PANORAMA // ÁFRICA SE CONVIERTE EN UN OBJETIVO ESTRATÉGICO DE ESTADOS UNIDOS
“AFRICOM, un nuevo estilo de mando”

La necesidad del petróleo africano, la presencia salafista en el norte de África y la competencia china marcan el renovado interés norteamericano en el ‘continente olvidado’.

06/03/08 · 0:00
Edición impresa
Fernando Casares, Argel
 

El general William Wards, veterano
de la operación de Somalia y quien
fuera segundo en el EUCOM –comando
norteamericano en Europa–
bajo mando del general James Jones,
otro veterano pero de Vietnam,
es el comandante jefe de este mega
comando militar, designado por el
propio presidente Bush en septiembre
de 2007. Gente de acción.
Sin embargo no todos son militares.
Mary Carlin Yates, esposa de
su excelencia, Monsieur Yates,
quien tuvo un destacado papel en
Iraq, el polvorín de Oriente Medio ,
es su comandante adjunto. Yates es
la embajadora de Estados Unidos
en Argel. Lo que hace de Argelia un
país pivote, ya no sólo desde el punto
de vista comercial sino también
desde una óptica geoestratégica y
diplomática, en esta nueva configuración
africana que pretenden armar
a la luz de la lucha contra el terrorismo
y a la sombra del petróleo.

El factor chino

Un actor clave para entender AFRICOM
es China: es hoy el mayor inversor
en toda África y casi el 30%
del petróleo que consume viene de
este continente. Ofrece préstamos
sin intereses ni garantías, para
construir caminos, escuelas, hospitales,
a países con endeudamientos
altísimos. Aportó más de 8.000 millones
de dólares a Angola, Nigeria
y Mozambique en 2006, cuando el
Banco Mundial solo aportó 2.300
millones a toda África subsahariana.
La Compañía Nacional de Petróleos
de China (CNPC) cerró
acuerdos con Nigeria y Sudáfrica
para la creación de un consorcio
que explote un yacimiento submarino
en Nigeria, país con las mayores
reservas probadas de África, y
ostenta el 45% de sus acciones,
mientras le asegura otros 175.000
barriles diarios. Y por si fuera poco,
China posee una cantidad considerable
de la deuda externa de
EE UU y unas reservas en dólares
que de un momento a otro las empieza
a diversificar en otras divisas.
A mediados de 2006, Donald
Rumsfeld formó un grupo de estudio
para la creación de un comando
militar unificado en África. A principios
de diciembre, el presidente
Bush autorizó su creación, mientras
que el US África Command fue
anunciado definitivamente el pasado
6 de febrero de 2007 por el secretario
de Defensa Robert Gates,
casualmente días después de una
gira sobre ocho países de África del
presidente chino Hu Jintao.

Todo este engranaje parece estar
ligado a políticas que se arrastran
desde la administración Carter
–que definía al petróleo del Golfo
Pérsico como de interés vital para
Estados Unidos y que emplearía
cualquier medio, incluyendo la
fuerza militar, para proteger ese flujo
de intereses hostiles– pasando
por el Informe del Nuevo Siglo
Americano –completo dossier cuyas
bases filosóficas se la deben a
Leo Strauss y en el que los republicanos
dan rienda suelta a las ambiciones
y hegemonía de EE UU durante
el siglo XXI– hasta llegar a la
doctrina del 1% de Dick Cheney que
no es ni más ni menos que la de la
guerra preventiva.

En el primer semestre de 2007,
el Ministerio de Energía de
Estados Unidos informó que actualmente
se importa más petróleo
de África que de Arabia Saudita.
Tanto es así que el ex general
James Jones, citado anteriormente,
habría afirmado desde su comando
en Europa que gracias a su
abundancia en recursos naturales,
África sería el próximo frente de la
lucha contra el terrorismo.
¿Y en qué pensamos cuando los
norteamericanos nos hablan de terrorismo?
O mejor dicho. ¿Qué imágenes
vienen a nuestra mente cuando
ellos hablan de terrorismo?

Negativas africanas

En marzo de 2007, el canciller argelino,
Mohamed Bedjaoui, expresó
en una entrevista que su país
no permitirá el establecimiento de
bases militares extranjeras en su
suelo, porque esa práctica es incompatible
con su soberanía e independencia.
Pero Argelia no es el único país
que se niega a albergar una base
militar americana en su suelo, por
el contrario es una más dentro de
un coro de países que a viva voz
dicen ‘no’ y entre los que se encuentran
con mayor fuerza y contundencia
Sudáfrica, Argelia,
Nigeria y Libia.

El martes 15 de enero tuvo lugar
una videoconferencia en la embajada
de Estados Unidos en Argel, para
informar acerca del AFRICOM.
Lamentablemente se vio truncada
por una alarma de incendios proveniente
del segundo piso del bunker
estadounidense, en momentos en
los que las preguntas de los periodistas
hacían referencia a Al Qaeda
en el Magreb y la desestabilización
en Iraq, a cuyo pánico siguió el desalojo
completo del recinto. Quedó
un sabor agridulce, ya que luego no
pudo reconectarse la embajadora –desde París–. Una lástima. Según
la embajadora, la creación de Al
Qaeda en el Magreb Islámico y el
AFRICOM es pura coincidencia.

Por lo pronto, el cuartel general
del AFRICOM deberá seguir esperando
otros vientos y anclado en
Alemania ante la reticencia unánime
de los países africanos a dejar asentar
bases de EE UU en su territorio.
En la web oficial del Departamento
de Defensa estadounidense,
con la firma del United States Africa
Command, una oferta de empleo,
llama la atención: “Si usted
busca una nueva oportunidad para
su carrera, nosotros le invitamos a
unirse a un equipo histórico. Una
estancia en el AFRICOM le ofrecerá
la posibilidad de enriquecer su
currículum profesional. AFRICOM
es su oportunidad de cambio para
trabajar en una organización eficaz
e imaginativa. AFRICOM, un
nuevo estilo de mando”

Tags relacionados: África
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto