ORIENTE MEDIO // MOVILIZACIONES EN EL ESTADO ESPAÑOL CONTRA LA OCUPACIÓN DE AFGANISTÁN EL 22 Y 29 DE NOVIEMBRE
Afganistán, la nueva línea del frente
JPG - 36.9 KB
Eloy de Mateo
BARCELONA. Miles de personas se manifestaron
en la capital catalana contra la ocupación por parte de la OTAN y EE UU de Afganistán.
27/11/08 · 0:00
Edición impresa
JPG - 36.9 KB
Eloy de Mateo
BARCELONA. Miles de personas se manifestaron
en la capital catalana contra la ocupación por parte de la OTAN y EE UU de Afganistán.

La muerte de dos soldados españoles
en un ataque y la 54º Asamblea
de la OTAN en Valencia, que finalizó
el 19 de noviembre, devolvió la ocupación
de Afganistán a la portada de
los periódicos. “Estamos en Afganistán
porque Al Qaeda declaró la
guerra al mundo civilizado”, fue la
respuesta de Carme Chacón a una
pregunta que no es nueva: ¿qué hace
exactamente el Ejército español en
Afganistán? “Estamos en Afganistán
para defender la libertad”, insistió
Chacón en el Congreso, ya lejos de la
argumentación de la “misión de paz”
esgrimida tradicionalmente por el
Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
Como bien lo demuestra el
aumento de las víctimas civiles: el diplomático
inglés en misión de la
ONU John Holmes denunció que en
la primera mitad de 2008 el número
de víctimas civiles de la guerra en
Afganistán ha crecido un 62% respecto
a 2007: 700 muertos, de los
cuales más de 250 murieron por
bombardeos aéreos y terrestres de
tropas de la OTAN. El movimiento
antiguerra ha convocado manifestaciones
contra la guerra de Afganistán
el 22 de noviembre en Sevilla, Barcelona,
Cádiz, Pamplona y Zaragoza,
y el 29 de noviembre en Madrid.

Afganistán: La guerra ’buena’ de Obama. Por Txente Rekondo


Italia: crisis de la izquierda

ROSA MARTÍNEZ (ITALIA)

Absorta en sus problemas
internos, la izquierda italiana
ha dejado de hablar de Afganistán.
Partidos como Rifondazione
Comunista o Los Verdes,
que cuando integraban la coalición
de Gobierno agitaban la
bandera del ‘no a la guerra’, al
quedarse fuera del Gobierno
parecen haber olvidado su
pacifismo. El Partido Democrático
de Walter Veltroni lo dejó
claro en su campaña electoral:
“En Afganistán hay que estar”.
Uno de los pocos periodistas
que desde las páginas de la
revista PeaceReporter siguen
prestando atención a lo que
ocurre en el país asiático, Enrico
Piovesana, lamenta que
“desde que los partidos de
izquierda italiana ya no están
en el parlamento ‘veltruscoliano’
y, por lo tanto, no tienen
ninguna razón para hacerse
pasar por pacifistas, los únicos
que mantenemos la oposición
a la guerra de Afganistán
somos tres periódicos, Peace-
Reporter, Il Manifesto y Liberazione,
algunas radios y algunos
grupos pacifistas que no tienen
ninguna capacidad de movilización”.
En su opinión, “parece
prevalecer una triste resignación
al hecho de que Italia esté
en guerra. Una resignación aún
más grave ahora que el Gobierno
de Berlusconi admite abiertamente
(al contrario que
Prodi) que nuestros soldados
están allí para combatir. Ya no
hay manifestaciones ni debates
en el Parlamento ni en la
televisión ni en los periódicos”.


Promesas rotas en Francia

RAÚL GUILLÉN (LYON)

La muerte de diez soldados
franceses el 19 de agosto en
una emboscada en Afganistán
ha tenido la virtud de hacer
irrumpir en los medios la realidad
de la guerra y de hacer
desaparecer la expresión
“misión de paz”. Poco antes de
la primera vuelta de las elecciones,
y hasta poco después
de la investidura de Nicolas
Sarkozy, cinco miembros de la
asociación humanitaria francesa
Terre d’Enfance fueron
secuestrados, retenidos como
rehenes y amenazados de
muerte si Francia no retiraba
sus tropas de Afganistán. Justo
entre las dos vueltas, Chirac
anunció la retirada de las fuerzas
francesas y el entonces
candidato y futuro presidente
declaró solemnemente que,
una vez elegido, “continuaría
con esa política”. Sólo que,
una vez elegido, Sarkozy decidió,
el pasado mes de marzo,
aumentar en mil hombres la
presencia francesa, de dos mil
efectivos hasta entonces. Los
Verdes, la Liga Comunista
Revolucionaria y el Partido
Comunista Francés votaron en
contra y en la línea de su posición
desde el principio del conflicto.
A ellos se sumó también
el PS, pero no sin aclarar que
no era “un voto contra la presencia
francesa, sino contra la
concepción y la estrategia”
actuales. La derecha gubernamental
y el centro no tuvieron
problemas para que la proposición
se aprobase.


4.500 soldados alemanes

JUANA VERA (BERLÍN)

El partido Die Linke, presidido
por Oskar Lafontaine y Lothar
Bisky, no apoya la presencia
alemana en Afganistán y contempla
a la UE como una
posible “superpotencia de la
paz”. Este partido, en palabras
de Lothar Bisky, no
apoya de ningún modo la presencia
del Ejército alemán o
de la UE fuera de sus fronteras.
Por otro lado, Los Verdes
ha apoyado la presencia alemana
en Afganistán, cambiando
bajo el Gobierno de
Schröder, entre socialistas y
verdes, la posición alemana
respecto a la política exterior
de defensa. Según el diario
Der Tagesspiegel del 14 de
noviembre, la presencia alemana
en Afganistán en el
marco de las tropas Isaf ha
aumentado de 1.000 a 4.500
soldados, mientras los atentados
a las tropas alemanas en
Afganistán también aumentan.
“¿Qué valores se defienden
en Afganistán?”, se preguntaban
algunos expertos, el
pasado septiembre, en la
conferencia “Valores e Intereses
de la Política Exterior”,
que tuvo lugar en Berlín, en la
Fundación Heinrich Böll, ligada
al partido Los Verdes. La
pregunta hacía referencia a
los valores de la Revolución
Francesa y a la democracia,
que, según muchos de los
presentes en esta conferencia,
son los que representan
los soldados del Ejército alemán
en Afganistán.

Tags relacionados: Elecciones Militarismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Eloy de Mateo
Eloy de Mateo
separador

Tienda El Salto