TRANSGÉNICOS: MÁS DE 130 ACTIVISTAS SIEGAN UNA HECTÁREA DE MAÍZ TRANSGÉNICO EN EL ALGARVE
Una acción en Portugal contra los transgénicos abre el debate



20/09/07 · 20:14
Edición impresa



Desde que en 2004 se levantó la moratoria
europea para la aprobación de nuevos Organismos
Genéticamente Modificados (OGM),
la Comisión Europea ha aprobado varias directivas
para darles paso libre en su territorio.
Desde la opinión pública y desde algunos de
los Estados miembros se buscan las alternativas
para evitar esta vía de desarrollo agrícola.

El pasado 17 de agosto se realizó la
primera acción directa de desobediencia
civil respecto al tema de cultivos
transgénicos en Portugal. Ésta
fue convocada por el Movimento
Verde Eufemia (MVE) con el objetivo
de abrir el debate público sobre
los Organismos Genéticamente Modificados
(OGM) que todavía no se
ha dado a nivel nacional.
La acción tuvo lugar en Poço Barreto
cerca de Silves, en un campo
de maíz transgénico de 50 hectáreas
(ha.), del cual se segó simbólicamente
1 ha. durante 20 minutos. Paralelamente,
el MVE le ofrecía al agricultor
afectado la cantidad de semillas
necesarias para cubrir toda el área
de una variedad de maíz ecológico.

Durante toda la semana posterior
la noticia estuvo presente en radios,
periódicos y canales de televisión,
ocupando tanto espacios informativos
como de debate y reflexión. El
Gobierno se posicionó desde un
principio en defensa del agricultor,
haciendo declaraciones en las que
se condenaba al MVE por invasión y
destrucción de la propiedad privada.
El ministro de Agricultura, Jaime
Silva, achacó el acto de vandálico
y afirmó que “no existe problema
(con los OGM), está científicamente
probado (...), los daños van a ser pagados
por los responsables”.
El campo afectado es el primer
cultivo transgénico del Algarve (hay
unas mil hectáreas de maíz transgénico
en el país), región que en 2004
fue declarada Zona Libre de Transgénicos
(ZLT) por la Junta Metropolitana,
después de que lo hicieran todos
sus municipios.

En el caso de Portugal, según un
decreto del Ministerio de Agricultura,
las autarquías pueden requerir
una zona libre siempre que haya habido
una previa consulta y debate
con las organizaciones locales de
agricultores y que la decisión haya
sido aprobada por una mayoría de
dos tercios de los miembros de la
Asamblea Municipal. Otra vía es la
presentación de una petición por
parte de los agricultores interesados
(con un área mínima de 5 ha. contiguas)
a la Dirección Regional de
Agricultura correspondiente.
La lucha contra los transgénicos
empezó a forjarse en este país en el
año 1999 con la formación de la
Plataforma Transgenicos Fora do
Prato, compuesta por varias organizaciones.

Red Europea de Regiones Libres de OGM

Cuando se declara una zona libre de
transgénicos (en países, regiones,
municipios, escuelas...) puede que
sea una mera declaración de intenciones,
puede que exista un tácito
acuerdo entre instituciones y ciudadanía
de no permitir el cultivo ni el
comercio de OGM (caso de Portugal),
o en ocasiones puede acabar
siendo legalmente vinculante a pesar
de que en Europa ya existan
unas directivas sobre transgénicos.

Coordinada por la región de la
Toscana y Upper Austria, el 4 de noviembre
de 2003 surgió la Red
Europea de Regiones Libres de
Transgénicos. A partir de ese momento
las campañas para declarar
zonas libres se han extendido en
prácticamente todos les Estados de
Europa (ahora también a nivel internacional).

La disyuntiva sobre los
OGM en Europa no es sólo a nivel
científico, políticamente el Parlamento
Europeo se posiciona en
contra de éstos mientras que la
Comisión Europea no permite su
prohibición porque contradice la legislación
europea del libre comercio.
Las estrategias que han seguido
los diferentes países, regiones o municipalidades
para hacer respetar su
decisión de no permitir la entrada
de transgénicos han sido diversas.

En Italia casi el 80% del país está
declarado zona libre. Las decisiones
han sido tomadas en los parlamentos
regionales y, en el caso de la
Toscana, la decisión fue ratificada
por el Gobierno nacional, es decir,
la Ley italiana autorizó al Gobierno
regional a sobreponerse a las decisiones
europeas. En la campaña iniciada
en 1999, fue clave la participación
de la Asociación Cittá del Vino,
de productores vinícolas.
En Suiza se realizó un referéndum
a finales de 2005 en que se aprobó
(con un 56% a favor) una moratoria
de cinco años para los transgénicos y
para la importación de animales genéticamente
modificados. El Gobierno
se vio obligado a implementar
una de las legislaciones más
estrictas con los transgénicos a pesar
de estar en contra de la moratoria.

La campaña contra una agricultura
transgénica fue lanzada por una coalición
de personas del campo, consumidoras
y de grupos ambientalistas.
Polonia ha pasado a ser, desde
2006, el tercer Estado libre de transgénicos
junto con Grecia y Austria.

Fue su presidente, Lech Kaczynski,
el que firmó la prohibición de venta
y registro de semillas genéticamente
modificadas, que fue aprobada
por ambas cámaras del Parlamento
trascendiendo las leyes europeas.
El Estado español es de los pocos
países de Europa que, desde 1998,
han permitido la comercialización
de algunas variedades de OGM. Hay
unos 30 municipios declarados libres
y tres regiones, Asturias, y
Baleares (Mallorca y Menorca).
Aunque hay varios grupos impulsando
campañas en diferentes partes
del Estado, queda mucho esfuerzo
y sensibilización para evitar que
se expandan estos cultivos que están
facilitando las leyes.

Más información:
_ [eufemia.ecobytes.net->http://eufemia.ecobytes.net]

[genet.iskra.net->http://genet.iskra.net]

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto