ENERGÍA // LA DECISIÓN DEL TRIBUNAL SUPREMO DE ANULAR LA CONGELACIÓN DE TARIFAS ELÉCTRICAS AFECTARÁ A 17 MILLO
En abril subirá el (artificial) recibo de la luz

El déficit tarifario, que supera los 21.000 millones,
lleva a las eléctricas a presionar al Gobierno para que
suba un 15% el recibo de la luz en el mes de abril.

01/02/12 · 17:00
Edición impresa

Empieza el año y con él otro capítulo
del interminable juego del gato y
el ratón entre Gobierno y las compañías
eléctricas. A la crisis financiera
se le suma el lastre del déficit
tarifario de la red eléctrica, que alcanza
ya los 21.828 millones de euros

(3%del Producto Interior Bruto).

En diciembre nos despertábamos
con la intención del Ministerio de
Industria, Energía y Turismo de congelar
el recibo de la luz, lo que suponía
un respiro para el consumidor.
Pero el día de Nochebuena, el
Tribunal Supremo declaraba suspendida
dicha congelación y tomaba
partido por las grandes eléctricas.
La
sentencia, a la que no cabe recurso,
declara aplicar los peajes (las tarifas)
anteriores al último trimestre de
2011, lo que conlleva un incremento
del recibo. A pesar de que el déficit
tarifario (la diferencia entre el total
recaudado por las tarifas de la
Administración y el coste real de la
energía) es ya 1,7 veces superior a
los ingresos previstos este año según
la Comisión Nacional de la Energía
(CNE), el ministro de Industria, José
Manuel Soria López, mantendrá
congeladas las Tarifas de Último
Recurso (TUR), tarifas que afectan
a 17 millones de usuarios hasta la
próxima subasta de marzo.

Pero será temporal. Las eléctricas
rechazan ensanchar la deuda, ya que
influye negativamente en su valor de
mercado y, a través de la Asociación
Española de Industria Eléctrica
(Unesa), reclaman una subida mínima
de los peajes del 30% en 2012.

Pero Unesa no hace referencia a los
ingresos anuales de sus clientes:
Endesa logró un beneficio neto de
4.129 millones en 2010 (20%másque
en 2009) e Iberdrola, un beneficio neto
de 1.015 millones entre enero y
marzo de 2011,
un 10% más respecto
al mismo periodo de 2010. Ninguna
eléctrica con la que este diario ha intentado
contactar estimó oportuno
pronunciarse respecto a las presiones
de subir la factura eléctrica.

Comienza la liberalización

Varias asociaciones de consumidores
denuncian la posición dominante
de las eléctricas (que tienen el 10%
de la riqueza del Estado) y critican
que éstas achaquen el déficit a las primas
en favor de las renovables. Al
respecto, la asociación ATTAC aclara
que son las nucleares las que aprovechan
su posición dominante
para
lograr ingentes beneficios con menor
coste, al tener instalaciones amortizadas.
Esta presión ha puesto a la
“Triple A” (las divisiones de renovables Abengoa,
Acciona y ACS) en pie
de guerra contra un sistema que, estiman,
favorece a las eléctricas.

Este mercado marginalista es lo
que denuncia precisamente Ladislao
Martínez, vicepresidente de ATTAC,
quien achaca el elevado déficit tarifario
al actualmarco legal que ampara
a las eléctricas desde 1997, año en
que José María Aznar promulgó la
Ley 54/1997 que liberalizó el mercado
nacional eléctrico y que sigue en
vigor actualmente. Con la liberalización,
se estableció un mercado de
compra-venta
en el que las productoras
realizan ofertas diarias para
vender en el mercado mayorista, partiendo
desde la oferta más barata
hasta igualarla con la demanda y obtener
el precio eléctrico. En primer
lugar acceden las nucleares, después,
las renovables, a las que le siguen
las energías más caras, el gas y
el carbón. La última en cubrir la demanda
proyectada marca el precio
marginal de la energía de ese día
concreto, por lo que todas las demás
fuentes son retribuidas también a este
precio.

Ese es el problema. El juego de
ajustes de los gobiernos permite la
supervivencia del déficit, que endeuda
las arcas públicas y beneficia la
especulación al mantener artificialmente
el precio de la luz, critican desde ATTAC.
Los peajes, que cubren la
cuota de los costes de distribución,
transporte y las primas a renovables,
entre otros conceptos, representan la
mitad de la factura que pagamos los
consumidores,
y esta mitad es la única
a la que el Gobierno puede meter
mano. La otra mitad de la factura la
marca el precio de la energía fijada
en las subastas trimestrales.

La última congelación

Pero los ajustes aplicados por
Industria no son nuevos: cuando en
el último trimestre de 2011 los precios
de la energía crecieron entre un
9 y un 13%, la jugada del Gobierno
de Zapatero fue rebajar los peajes,
congelando la factura. En enero ha
sucedido lo contrario: a una bajada
del 10% del precio en los mercados,
siguió una subida del 11% de los peajes
para mantener inmóvil el precio a
los consumidores.
Las eléctricas reclaman
a Mariano Rajoy que incremente
los precios para evitar que el
déficit se ensanche más. Esto implicaría
un incremento de la factura en
un 15% y otro lazo más a la soga de
los pequeños consumidores.

El
Gobierno, de momento, sopesa una
subida del 5% a partir de abril.
Desde FACUA se critican las subidas
del recibo y recuerdan que en 2011 las tarifas eléctricas experimentaron
subidas que incrementaron un
11,3% la factura.
FACUA considera
“obscenos” los beneficios de las eléctricas
en plena crisis. Por su parte,
ATTAC ataca a las eléctricas y aclara
que sectores como el siderúrgico o el
metalúrgico pagan por la electricidad menos
de lo que realmente cuesta,
favoreciendo el déficit que pagaremos
mañana los usuarios.

Asimismo, las nucleares (20% del
consumo en 2011) producen con costes
más bajos
(al estar ya amortizadas)
y sus gastos son menores que
las gasistas, que suelen fijar el precio
marginal, pero cobran lo mismo que
estas últimas. Por ello, sus márgenes
de beneficio son ingentes y simultáneos
al crecimiento del déficit, alega
Ladislao Martínez, quien prevé un
déficit anual de 4.000 millones de euros
en 2012 hasta situarlo en 23.000
millones. Por su parte, la Comisión
Nacional de la Energía prevé una
atonía del mercado y un incremento
de los peajes para reducir el déficit
1.500 millones de euros (respecto a
los 3.000 de 2011). El sueño de eliminar
el déficit en 2013 (RDL 6/2009)
se torna una utopía.

BATALLA
DE GALLOS

Renovables vs eléctricas

Las renovables (Abengoa,
Acciona y ACS) acaban de lanzar
una ofensiva conjunta contra
las cinco compañías que integran
Unesa (Iberdrola, Endesa,
Gas Natural Fenosa, HC y E.ON).
Piden cambiar el sistema de fijación
de precios para que la
nuclear y la hidráulica, con instalaciones
amortizadas, no
remuneren al precio de las más
baratas sino al coste real.
Se
reunirán con Industria para proponer
un programa alternativo al
de las eléctricas, quienes llevan
tiempo acusando a las tecnologías
solares, fotovoltaica y termoeléctrica
de la subida del
precio de la luz y del descontrol
del déficit. Solicitarán «una rebaja
en la retribución para hidroeléctricas
y nucleares (la mayoría
en manos de Iberdrola y
Endesa), la creación de un
impuesto especial y la aplicación
de una tasa a las instalaciones
nucleares», según se ha
publicado en prensa. Abengoa
ya denunció que los sobrecostes
del déficit no se deben tanto
a la concesión de sus primas
(7.300 millones de euros en
2011) como a la retribución de
la generación eléctrica, cuyos
beneficios excesivos, también
llamados en inglés windfall profits
(«caídos del cielo»), han
supuesto 22.926 millones
desde 2006. Cifra cercana a la
compensación que reclaman las eléctricas en concepto de déficit
de tarifa, que cerró 2011 en
22.000 millones de euros.

Además, la Comisión Nacional
de la Energía ha extrapolado la
batalla al sector del gas y exige
un «tarifazo» del 0,5% también
para el sector gasista en 2012,
cuyo déficit acumulado alcanza
los 345 millones de euros.

Tags relacionados: Número 166
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: David Fernández
separador

Tienda El Salto