CIEs
Idrissa Diallo: un nicho anónimo en el cementerio de Montjuïc

Un documento judicial y el mismo cementerio confirman que el joven, fallecido la Noche de Reyes del 2012 en el CIE de la Zona Franca, fue enterrado seis meses después en Barcelona sin que su familia africana conociera el trágico desenlace de su proceso migratorio

05/01/17 · 18:03
Los restos mortales de Idrissa Diallo fueron inhumados seis meses después de su muerte en un nicho sin lápida ni ningún identificativo. / Victor Serri

Mañana, viernes 6 de enero, se cumplirán cinco años de la muerte de Idrissa Diallo. Tenía 21 años cuando perdió la vida la Noche de Reyes del 2012 en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona, donde estaba detenido bajo custodia del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) española por su situación administrativa irregular después de acceder a territorio europeo para la ciudad norteafricana de Melilla.

Un lustro después del trágico suceso nadie sabía, hasta el día de hoy, donde permanecían los restos mortales de este joven originario de Guinea Conakry. Por este motivo, el pasado 13 de diciembre, la cooperativa audiovisual Metromuster ofreció una rueda de prensa para hacer pública una entrevista con la madre y los hermanos de Diallo donde explicaban que nunca habían recibido comunicación oficial de la muerte ni sabían donde se encontraba el su cuerpo. La Directa ha podido averiguar definitivamente la localización de los restos de Idrissa, que se encuentran dentro de un nicho anónimo, sin lápida ni ningún identificativo, en el cementerio de Montjuïc de Barcelona.

La familia de  Diallo no recibió comunicación oficial de la muerte y hasta hoy no supo donde permanecían los restos del joven

Esto ha sido posible cinco años después gracias a que, finalmente, hemos podido tener acceso a un documento del expediente judicial del caso donde la Directora de Servicios Jurídicos de Cementerios de Barcelona informaba al Juzgado de Instrucción número 5 de Barcelona de la inhumación del cuerpo. El Departamento de Justicia ya nos había confirmado que el cuerpo del joven guineano entró en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cataluña el mismo día de la muerte y salió de sus instalaciones el 4 de julio de 2012, pero el servicio de prensa de la Delegación del Gobierno no había facilitado a este y otros medios --aunque las reiteradas peticiones-- la información relativa a los trámites llevados a cabo desde esta institución estatal para cumplir su obligación legal de informar a la familia y confirmar si el cadáver había sido repatriado y, en caso contrario, conocer el lugar donde fueron enterrados los restos mortales.

Idrissa Diallo fue enterrado en soledad, sin ningún familiar ni amigo presente, el 6 de julio de 2012, seis meses después de su muerte en el CIE, en la fosa columbario 516 de la agrupación 9a, ubicada en el quinto piso de la vía San Juan del histórico cementerio de Montjuïc. Un equipo de la Directa nos desplazamos el pasado martes sobre el terreno para comprobar la veracidad de los datos y después de dos horas de búsqueda entre los miles de tumbas y panteones, encontramos un nicho que se correspondía con todos los datos de las que disponíamos gracias a la documentación judicial.

Para confirmar la autenticidad de la sepultura contactamos durante el día de ayer con el área de comunicación de Cementerios de Barcelona. Horas después, un responsable de prensa nos confirmó vía correo electrónico que Idrissa Diallo se encontraba exactamente en el nicho de cemento que habíamos fotografiado el día anterior. En esta misma misiva el cementerio ha confirmado a la Directa que el próximo 6 de julio, día que se cumplirán cinco años desde que se selló el nicho, lo que quede del féretro de Idrissa Diallo será exhumado para transportarlo a una de los osarios del cementerio y dejar libre una plaza que nunca nadie tuvo ni la oportunidad de pagar.

El entierro de las invisibles

Idrissa Diallo es sólo una de las miles de personas que permanecen anónimas a los cementerios de Barcelona. Los cuerpos de personas sin hogar, migrantes y gente sin recursos económicos son inhumados mediante los llamados entierros de beneficencia '. Antiguamente, sus restos mortales iban a parar a las fosas comunes existentes en los cementerios, pero desde la clausura de la última en 2006 en Collserola, Cementerios de Barcelona se encarga de enterrarlo en nichos con poco 'valor de mercado '.

Sin lápida, sin nombre y normalmente en la parte superior y de más difícil acceso, estas personas invisibles son enterradas gratuitamente, cubriendo los gastos y procedimientos mínimos exigidos por las ordenanzas municipales. No pasan por el tanatorio, tampoco tienen ceremonia ni ninguna compañía más allá que la de los operarios.

En 2010 se registraron 197 sepelios de este tipo, pero desde entonces la cifra anual no ha vuelto a bajar de los doscientos, llegando hasta los 307 en el año 2014Después de que servicios sociales y un juzgado (si se desconoce la identidad) certifiquen que no dispone de recursos para pagar el entierro y que no tienen un entorno familiar o de amistades que se hagan cargo, se les entierra por un período de cinco años. Los restos son posteriormente traspasadas a una de los osarios del cementerio, aunque existe la posibilidad de que la familia pueda reclamar y evitar este extremo.

Desde el inicio de la crisis económica, este tipo de enterramientos han crecido exponencialmente. Según los datos de Servicios Funerarios de Barcelona en el año 2010 se registraron 197 sepelios de este tipo, pero desde entonces la cifra anual no ha vuelto a bajar de los doscientos, llegando hasta los 307 enterramientos de beneficencia 'l año 2014 en la capital catalana.

Un proceso inacabado

Para reivindicar la memoria de Idrissa Diallo como caso paradigmático de la crudeza del sistema de control migratorio, los colectivos Cerramos los CIE, el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes, Tras la manta y el Espacio del Immigrante, han convocado un acto de homenaje viernes 6 de enero a las siete de la tarde en la plaza Sant Felip Neri de Barcelona, ​​coincidiendo con el aniversario de su muerte. La convocatoria contará con la actuación musical de un corista de Gambia, parlamentos de los colectivos convocantes y una acción que consistirá en escribir postales con mensajes que se colgarán en la plaza y posteriormente se enviarán al pueblo natal de Diallo.

El martes 13 de diciembre, Metromuster y la Directa hicieron públicas las imágenes de la entrevista que la productora grabó el pasado verano en Guinea Conakry en el marco del rodaje del largometraje Idrissa: crónica de una muerte cualquiera. En ellas, la familia de Idrissa Diallo clamaba justicia y mostraba su deseo de recuperar los restos mortales de su hijo y hermano.

"Estamos trabajando de común acuerdo con la familia para  conseguir la exhumación y repatriación del cadáver", afirma García Berrio
Por este motivo, Iridia, centro para la defensa de los derechos humanos, anunció en rueda de prensa conjunta con los colectivos convocantes del homenaje y SOS Racismo, que están "estudiando todos los mecanismos legales para exigir la responsabilidad que tuvo del Estado en la muerte de Idrissa". El abogado de Iridia Andrés García Berrio explica que este caso "atenta y vulnera no sólo los derechos humanos de él y su familia sino que además ejemplifica hasta qué punto el racismo institucional puede llegar a infravalorar los derechos de las personas dentro del sistema de control migratorio ".

"Estamos trabajando de común acuerdo con la familia para impulsar un proceso de memoria y reparación que tiene como principal objetivo conseguir la representación legal de la familia para poder pedir la exhumación del cadáver y la repatriación del mismo para que sea enterrado donde decida la familia ", añade el letrado. Cinco años después de su muerte, es posible que Idrissa Diallo aún no haya hecho su último viaje.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Boletín