Consumo responsable
Guía para llevar pescado sostenible a tu mesa en Navidad

Cómo llevar a la mesa especies capturadas de forma respetuosa con los caladeros y el medio ambiente.

22/12/16 · 13:43

Ya están aquí. La cena de Nochebuena, la comida de Navidad, la cena con los amigos de toda la vida, Nochevieja, Año Nuevo, Reyes... La lista de ágapes es amplia y la variedad de pescado y marisco que aparecerá en muchas mesas estará al orden del día.

¿Pero somos conscientes de dónde provienen, cómo se capturan y en qué condiciones están las poblaciones de animales que llevamos a nuestros estómagos? ¿Realizamos un consumo responsable con la sostenibilidad de los mares y del planeta?

España es uno de los mayores consumidores globales de pescado. Consumimos unos 40 kilogramos por habitante al año, lo que, si no se hace de forma responsable, puede repercutir seriamente en las poblaciones marinas.

WWF ha lanzado una herramienta digital que puede ayudar a que los peces y el marisco que llevamos a nuestras neveras no contribuyan a la desaparición de los ya maltrechos caladeros globales.

La Guía de pescado para un consumo responsable contiene la información sobre el hábitat, el estado de conservación y las principales amenazas a las que se enfrenta un centenar de especies de pescado y marisco, entre las que se encuentran la pesca ilegal, la sin control y las prácticas destructivas que agotan los caladeros.

Se trata de una aplicación para ordenadores y dispositivos móviles que "tiene en cuenta el estado de con tiene en cuenta el estado de conservación de las pesquerías, según su procedencia, dónde ha sido capturado o criado el pescado/marisco (mapas FAO) y el impacto que produce el método de captura/producción (arte de pesca)", apuntan desde la ONG. Según estos parámetros, se recomienda el consumo de una especie según la zona de pesca o el arte empleado para su captura.

Besugo y lenguado no, ostra y coquina sí

En base a estos condiciones, la ONG no recomienda el consumo de especies como el besugo, afectado por la pesca de arrastre de fondo y palangre de fondo en el Atlántico norte y los mares de Noruega, Barents y del Norte.

En casos similares están el lenguado –afectado por prácticas como los arrastres con impulsos, de fondo y de vara o el enmalle–, la anguila –pescada con nasas en el Atlántico o el Ártico–, el carabinero –capturado con arrastre de fondo en el Átlántico y el Mediterráneo–, el congrio –afectado por arrastre y palangre de fondo–, el langostino jumbo –recopilado mediante arrastre de fondo por ejemplo en el Índico–, el pez espada –en todo el globo se usa el palangre para capturarlo– o la nécora –obtenida mediante trampas en Reino Unido, la isla de Man, Francia y Portugal–.

WWF recomienda el consumo con moderación de otras especies, debido a que su captura o producción en cautividad implican ciertos riesgos o problemas ambientales y de gestión pendientes. Es el caso del atún rojo pescado con caña el el Mediterráneo o mediante cerco en el Atlántico, no así el de almadraba en el mediterráneo, cuyo consumo recomienda. La organización plantea una compra moderada además de percebe, almeja babosa 'chocha' o merluza de altura.

Otras especies están en la cuerda floja, como el bacalao, cuyo consumo se recomienda de forma moderada sólo en el caso del capturado mediante enmalle, no así el atrapado con enmalle de fondo, palangre de fondo, redes de arrastres de vara y pelágico o cerco danés.

Los únicos cuatro animales del centenar recopilado por la ONG cuyo consumo responsable está garantizado son la ostra, la ostra rizada, la bacaladilla y la coquina. Otros como el boquerón, el bonito del norte, la caballa, la cigala, la navaja o la langosta dependen de la zona y el método de captura.

Sin mala espina

Y si tras la Guía de pescado para un consumo responsable quieres conocer más sobre el tema, el blog Sin mala espinasurgido tras la publicación de otra guía lanzada por Ecologistas en Acción a finales de 2014, "pretende informar de los problemas del actual modelo de producción y de gestión pesquera que han conducido a la sobreexplotación de la mayor parte de los productos del mar consumidos".

Ya no hay excusa para que tu cena de Nochevieja no sea cien por cien sostenible. 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

6

  • |
    Sergio T
    |
    30/12/2016 - 11:17pm
    Gracias por el reportaje. Para las personas que sí comemos carne y pescado, aunque sea esporádicamente, sí nos interesa el contenido de las guías que nombráis. Después de la decepción del sello MSC (que también certifica la pesca de arrastre!) viene bien tener más recursos.
  • |
    Daniel
    |
    28/12/2016 - 11:38am
    La única forma de llevar pescado sostenible a tu mesa por Navidad es no llevar ningún tipo de pescado a tu mesa.
  • |
    Tèofil Català
    |
    24/12/2016 - 11:47am
    Diagonal, des de que salió el proyecto del salto he estado muy ilusionada con vosotras, no puedo estar más de acuerdo con la necesidad de este gran medio de medios sin publicitar cosas que no estén relacionadas con el proyecto. Pero esta noticia me ha molestado mucho y creo que además es una ofensa al movimiento antiespecista y a todas las activistas que nos estamos currando todas las navidades campañas contra el consumo de cualquier animal, les parecería correcto un articulo llamado: Guía para violar mujeres de manera sostenible en Navidad, no verdad? Es ofensivo. Espero que no vuelvan a aparecer noticias así puesto mi ilusión y mi apoyo lo van a perder. Y se que no es importante una persona sola pero para que las cosas cambien debe ser respetado todo el mundo, animales también, les aconsejo que reeplanteen en el salto este debate y se abstengan de publicar artículos de esta índole. Gracias por todo lo el otro trabajo. Pero por este no.
  • |
    Henar
    |
    23/12/2016 - 3:29pm
    Este artículo me disgusta tremendamente. No sólo cómo persona preocupada e involucrada con el respeto hacia todos los animales sino también a nivel periodístico y como proveniente de este medio, que he estado considerando bastante crítico y explicativo. Me choca que después de los últimos artículos que venís generando en torno a la liberación animal y el antiespecismo se ofrezca en este una visión tan absolutamente antropocéntrica. A los animales no humanos de los que se habla no se les considera como merecedores de un mínimo de respeto, no se les considera sujetos, sino meros objetos que existen para satisfacer a los humanos. Este tipo de concepción cuando se trata de argumentar el ecologismo y la sostenibilidad me parecen bastante reduccionistas, limitantes y sesgados. ¿Dónde queda una descripción de esos procesos, de "arrastre de fondo", "palagre", "arte de la pesca"? ¿Dónde quedan las consecuencias para quienes sufren esa violencia y no solo para los humanos o el medio ambiente? Más allá de que consumir animales no es exactamente sostenible, y mucho menos ético, me molesta el hecho de que la posibilidad de no consumir peces (o animales en general) quede como algo incuestionable en todo el artículo. Como ya han expresado más arriba, si hablamos de sostenibilidad, hablemos de sostenibilidad para todos los que habitamos el planeta, y no sólo humanos. Hablemos de las consecuencias directas y de violencia sobre las vidas de quienes reciben esa violencia (porque son quienes). Los animales no humanos no se merecen esta invisibilización ni esta indiferencia, y no narrar todo lo que se esconde tras el consumo de animales (que son seres sintientes, cómo es el proceso a través del que se les quita la libertad y la vida, generar un debate moral en torno a la legitimidad como humanos de hacer esto...) es fallar primero a quienes sufren la opresión de especie, y luego al derecho a una información completa a los lectores, entre ellos los que aún desconocen las consecuencias de estos procesos violentos para los animales no humanos. Por favor, dejemos de escribir sobre ellos sin hablar de ellos. Dejemos de hacer como si el resto de animales estuviera aquí para nuestra explotación y uso, incluso si ese uso es "sostenible".
  • Diagonal, este año habéis sacado artículos que trataban el tema de la explotación animal con una perspectiva bastante acertada y acorde al avance de las ideas y los movimientos de cambio por la justicia social. Entendemos que muchas personas aún comen peces muertos y vuestro proyecto busca ser abierto y accesible, pero esto es un patinazo en toda regla. La apología de la violencia y su normalización no deberían tener cabida en lo que entendemos que es un medio que busca fomentar el respeto y la solidaridad. Ya asumir que celebramos la navidad puede ser delicado, pero presentar una imagen de los cadáveres de dos individuos que querían vivir como algo normal entre la gente con sensibilidades igualitaristas no nos parece aceptable. Ojalá os lo replanteéis de manera sincera y este episodio sirva para que veáis la explotación animal con otros ojos.
  • |
    Alberto RP
    |
    23/12/2016 - 9:45am
    No existe un consumo responsable de peces o animales marinos (que no pescado). Capturar animales, asfixiarlos hasta su muerte, cocerlos vivos o desgarrarles el esófago con hierros son prácticas que no pueden ser defendidas bajo la bandera de la solidaridad o la responsabilidad. El consumo responsable de animales es una mentira. Tal cosa no puede existir. No en nuestra sociedad, donde tenemos alcance a productos de origen no animal que nos aportan todos los nutrientes necesarios para una vida saludable. Los animales marinos son sujetos que merecen consideración moral. Ni siquiera se os pide que os posicionéis del lado de los animales víctimas de la explotación humana (también oprimidos). Pero si vais a hacer una nota sobre la pesca, al menos aportar toda la información a vuestros lectores y a vuestras lectoras: cómo son capturados los animales, las consecuencias del cambio de atmósfera y de presión en su organismo, la muerte por asfixia, la cría en piscifactorías, su muerte por electrocución, el número de animales víctimas de la pesca deportiva, etc ... Si hablamos de pesca «sostenible» hablemos también de derechos animales. Es lo mínimo exigible a un medio nacido al calor de los movimientos de justicia social. Los animales (no humanos) también necesitan de nuestra solidaridad. Salud.
  • Boletín