Opinión
Ganó Trump, organicemos el bloqueo de su régimen

Los progresistas estadounidenses deben unirse para detener un deslizamiento hacia el autoritarismo. Una izquierda visionaria está mejor preparada para dirigir esta misión que el establishment demócrata.

, Common Dreams.
09/11/16 · 11:52
Manifestación a favor de los refugiados sirios en diciembre de 2015 junto al edificio Trump Tower en Nueva York. / Ben Norton

Ha sucedido. Hace menos de un mes, las probabilidades de que el escandaloso Donald Trump ganara las elecciones estaban en un pico del 8%. El hombre cuya candidatura comenzó como una broma en el verano de 2014 se ha convertido en el líder del mundo libre. Frente a una presidencia de Trump, la tarea urgente ahora no es diseccionar y explicar cómo perdimos. Es planificar cómo bloquear su régimen en cada paso del camino.

Es importante recordar que Trump nunca ha sido una aberración. Su marca de movimiento conservador se construyó sobre los cimientos del Tea Party y los de la estrategia del sur de Richard Nixon anteriormente, para atraer a votantes blancos expulsando a sus homólogos de color. Pero su ascenso fue también un fenómeno bipartidista, dada la históricamente baja confianza de los estadounidenses en el gobierno.

Reconociendo el colapso de la Alemania de Weimar, el historiador Hans Mommsen escribió que "el alojamiento y la interpenetración de organizaciones de interés económico y asociaciones nacionalistas" se convirtieron en "un rasgo definitorio de la cultura política alemana en los años 20 y principios de los 30".

El gobierno alemán y sus industrias más importantes se habían fusionado y habían confiado en que el Estado tomaría decisiones a su favor. En medio de una profunda recesión, el parlamento tomó partido por el mercado y contra la gente, mientras la izquierda se fracturó, no habiendo apreciado las diferencias significativas entre el fascismo y la socialdemocracia.

A riesgo de exagerar las cosas, nuestra propia crisis de legitimidad democrática ha dado paso a un asalto a la democracia, llevado al poder por las propias urnas.

Más analogías con el ascenso de Hitler se sentirán dolorosamente relevantes esta mañana. Pero Trump es algo nuevo, y merece ser entendido en los términos de hoy.

Y la forma en que las potencias mundiales se enfrentaron al fascismo en la Segunda Guerra Mundial es un guión pobre para aprender cómo ahogar a la extrema derecha de hoy.

Más que Hitler o Mussolini, los paralelismos de Trump son Marine Le Pen, Geert Wilders y Frauke Petry. Al igual que Trump, cada uno de ellos ha desarrollado una estrategia propia del siglo XXI para ganar poder

La elección de Trump es parte de un ascenso mucho más amplio de los líderes peligrosos en el Norte Global. Más que Hitler o Mussolini, los paralelismos de Trump son Marine Le Pen, Geert Wilders y Frauke Petry. Al igual que Trump, cada uno de ellos ha desarrollado una estrategia propia del siglo XXI para ganar poder, acabando con los viejos movimientos fascistas que durante mucho tiempo han sido fuerzas marginales en Europa. Quienes buscan desafiar a Trump y sus amigos necesitan prestar atención a estas innovaciones.

Tanto Trump como Clinton eran algunos de los candidatos más impopulares de la historia, y para los demócratas sería suicida ahora redoblar su propensión al establishment, personificada en Clinton.

La política de la Tercera Vía que el esposo de Clinton ayudó a construir ha sido completamente derrotada, y ahora depende de la izquierda proponer su propia alternativa populista y progresista al neoliberalismo del día del juicio final de Trump.

El frente popular que se reunió alrededor de Clinton todavía podría montar una poderosa y unificada resistencia contra el desastroso primer mandato de su oponente. Dicho esto, ni Clinton ni su política pueden ser su factor determinante.

En este momento, una izquierda visionaria es más adecuada que el establishment demócrata para catalizar una sublevación contra Trump y el Trumpismo –atrayendo el dolor y el miedo de los votantes en lugar de patologizarlos, como muchos hicieron (con efectos desastrosos) durante las elecciones.

Juntos podemos proponer planes para una democracia y una economía que funcionen para la gran mayoría de las personas que viven aquí, denunciando las manipulaciones del sistema, mostrando las formas en que hombres como Trump lo manipularon y trazando un camino tangible.

Que el socialista Bernie Sanders siga siendo uno de los políticos más populares del país debe inspirar alguna esperanza, al igual que el hecho de que una gran mayoría de los estadounidenses sean partidarios del aumento del salario mínimo, la reforma del sistema de justicia penal y combatir el cambio climático.

Señalar la brecha entre ese hecho y la victoria de Trump podría asediar su primer mandato, y hacer impensable un segundo. (Afortunadamente, Trump probablemente será tan inepto en gobernar como lo fue en el funcionamiento de su imperio comercial, creando tanta ira contra él como hambre de alternativas razonables).

A corto plazo, tenemos un guión parcial para lo que sucederá a continuación. Al igual que con los votantes del Brexit, la gran mayoría de quienes respaldaron a Trump en las urnas no son racistas del ala dura, aunque muchos están sufriendo a manos de las desastrosas políticas económicas del statu quo. En marcado contraste con el brillo de Clinton, Trump simplemente ofreció una alternativa y una serie de chivos expiatorios: principalmente, inmigrantes y musulmanes.

Dicho esto, podemos ver otra perturbadora reproducción del Brexit. En la semana posterior a la votación, los crímenes de odio en Reino Unido se multiplicaron por cinco, cifra que la policía del país sospechaba que era muy baja. Inspirados por su victoria en las urnas, los matones xenófobos se envalentonaron. A diferencia de Gran Bretaña, el héroe de esos matones –el hombre que alimentó nuestro golpe electoral– controla ahora el poder ejecutivo. Pero aun cuando defendamos a nuestros hermanos y hermanas del ataque, la lucha más amplia contra el gobierno de Trump no puede ser defensiva.

En enero, veremos cuáles de los planes de Trump – acosar y deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados, romper el Acuerdo de París, meter a Clinton en la cárcel– siguen adelante. El resultado ya está claro: en el corto plazo, los Estados Unidos podrían pasar del neoliberalismo de línea dura al autoritarismo. Prevenir esto significará reunir más unidad y visión de lo que los progresistas de los Estados Unidos jamás han tenido.

Tags relacionados: Donald Trump Estados Unidos
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0