Los jardineros de Leganés, al borde de la huelga

Los trabajadores, pertenecientes a la cooperativa Helechos, que lleva más de 30 años gestionando los parques y jardines del municipio, no sólo luchan contra la cesión del servicio a una multinacional, sino que exigen su municipalización.

, Leganés (Madrid)
11/10/16 · 8:00
Jardinero en un parque. / Nacho

Los jardineros de Leganés llevan más de dos años en pie contra la cesión del servicio a una multinacional. Y no sólo eso. Los trabajadores, pertenecientes a la cooperativa vecinal Helechos, que lleva más de 30 años gestionando los parques y jardines del municipio, van mucho más allá: exigen la municipalización de este servicio de interés público. Y ahora lo hacen a contrarreloj. El pasado mes de julio, el Ayuntamiento adjudicó formalmente el contrato a Althenia, perteneciente al grupo transnacional Sando. Y, desde entonces, los sindicatos denuncian que Helechos está practicando un “ERE encubierto”.

Y es que la lista de personal a subrogar está “plagada de irregularidades”. “Helechos está actuando de mala fe. Está intentando deshacerse de trabajadores veteranos y de personal incómodo, entre ellos dos miembros del comité sindical”, explica Santiago de la Iglesia, presidente del comité de empresa y uno de los nombres que aparece en la lista. Tras la pérdida de la gestión de los jardines municipales, la cooperativa empezó a hacer movimientos de personal. “Althenia sólo podrá subrogar al personal que lleva más de cuatro meses en ese servicio. En cuanto llegue el momento de subrogación, la nueva empresa podría rechazar a los trabajadores que han sido recientemente asignados”, explica De la Iglesia, miembro del Sindicato de Oficios del Sur de Madrid de CGT. Si el trabajador es rechazado, Helechos está obligado a readmitirle, pero puede despedirle alegando motivos de producción tras la pérdida del servicio.

El pasado día 27 los trabajadores recibieron la lista de subrogación. De los 136 nombres que aparecen, 23 no recogen los requisitos para pasar a la otra empresa. Para el presidente del comité lo más sangrante es que una situación así se esté dando en una empresa de economía social. “Nuestra situación se ha ido precarizando hasta límites insospechados. Hoy en día Helechos es una empresa como otra cualquiera que tiene el doble de trabajadores que de socios”. Una cooperativa donde conviven los sueldos de los trabajadores que no llegan al mileurismo “y los salarios de algunos socios que llegan a los 40.000 euros al año”. Y, por eso, no dudan en dar la batalla y, si no se consigue un nuevo listado de personal a subrogar ni garantías para los posibles excluidos, los trabajadores irán a la huelga el próximo 14 de octubre.

El pliego de la discordia

Fue el Partido Popular durante la pasada legislatura quien comenzó la tarea de ceder el mantenimiento de las zonas verdes a una gran empresa. Los populares sacaron a concurso el servicio con un pliego, que fue recurrido hasta en tres ocasiones, que incluía como único criterio el económico, lo que supone un encarecimiento de las condiciones de los trabajadores. La empresa ganadora prometió un ahorro del 28% del presupuesto, cantidad insuficiente para mantener la plantilla que hay ahora, según denuncian los sindicatos. La legislatura se agotaba entre un clima de protestas que no beneficiaba al equipo de gobierno de cara a unas elecciones inminentes y la formalización de la concesión del servicio a Althenia quedó sobre la mesa. Tras las elecciones municipales de 2015, el PSOE se alzó en el poder y el partido, que había llegado a recurrir el concurso ante el Tribunal Administrativo de Contratación Pública, ha tenido que pasar por el aro.

“El PSOE apoyaba nuestras reivindicaciones y se comprometieron a sacar un nuevo pliego con cláusulas sociales. Pidieron al Tribunal la retirada del expediente por interés público y expusieron como motivo que querían ampliar el campo de actuación –explica de la Iglesia–. El Tribunal se lo tumbó argumentando que para ello podían sacar otro pliego de prescripción y les ha obligado a dar el servicio a Althenia”. Para el presidente del comité de empresa la argumentación no fue la adecuada.

Y así llegamos a julio de 2016, cuando el pleno del ayuntamiento adjudica el servicio a Althenia. “Ahora sólo falta formalizarlo con la firma, y podría ser el 17 de octubre. Hemos querido anticiparnos a esta fecha para ir a la huelga y presionar para poder parar los despidos”, cuenta.

Y, mientras tanto, una palabra pende en el imaginario del colectivo de trabajadores: la municipalización del servicio, que sería la única opción que puede garantizar la calidad del servicio y la conservación de todos los puestos de trabajo. “Un informe del Tribunal de Cuentas de 2013 concluye que los servicios públicos municipalizados son más baratos”, argumenta De la Iglesia mientras baraja las alternativas para los jardineros si el servicio pasara a manos públicas. “Podríamos entrar o bien como indefinidos no fijos pendientes de que nuestra plaza salga a concurso y, mientras, ir acumulando méritos, o bien entrar a través de una empresa pública”, relata. “No queremos que se nos regale nada, sólo, como mínimo que se nos respeten las condiciones que tenemos ahora”, remata quien defiende a una plantilla que se encuentra en el disparadero.

Tags relacionados: conflicto laboral Huelga Leganés
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    PACO
    |
    14/10/2016 - 8:21am
    Puedo entender y hasta apoyar las reivindicaciones de los trabajadores. Ahora bien, lo de "municipalizar" el servicio, me parece que es querer entrar a la Administración por la puerta de atrás, solo por el simple hecho de trabajar en una empresa de servicios para una administración, por esa regla de tres habría que municipalizar todas las empresas que trabajan para la administración cuando les cumple el contrato.
  • |
    Ignacio
    |
    12/10/2016 - 12:28am
    Me falta la opinión de la cooperativa para poder formarme una opinión
  • Tienda El Salto