67 internos escaparon
La fuga en el CIE de Murcia reaviva las exigencias de su cierre

La fuga de 67 personas del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera la Verde (Murcia) vuelve a manifestar las pésimas condiciones de unas instalaciones en las que se priva de libertad por carecer de permiso de residencia.

06/10/16 · 14:27
El CIE de Sangonera la Verde en Murcia.

67 de los 127 inmigrantes internados en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en Sangonera la Verde, pedanía de Murcia, protagonizaron anoche un nuevo intento de escapar de los muros en los que se encuentran recluidos. La fuga se produjo en torno a las 21:00, cuando los internos se amotinaron y aprovecharon la entrada en el centro de una ambulancia para salir de las instalaciones. En los incidentes, cinco agentes de policía sufrieron heridas de carácter leve.

La Policía Nacional, con patrullas de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, habilitó un dispositivo especial de búsqueda con la colaboración de los cuerpos de Policía Local de Molina de Segura y de Cartagena que se saldó con la detención de 44 de los 67 fugados.

La asociación murciana Convivir Sin Racismo ha denunciado que las condiciones del CIE "ponen en riesgo la seguridad de los funcionarios y de los internos que allí se encuentran".

En un comunicado, este colectivo exige el cierre definitivo del CIE de Murcia, "ya que sólo provoca sufrimiento, extiende el miedo y la desprotección a las personas que allí se encuentran". La asociación también subraya que "las personas internas en este centro lo son por no tener papeles de residencia en España, no han cometido delito alguno y en su mayoría se han jugado la vida intentando llegar a España en patera".

Convivir Sin Racismo recuerda que este centro tiene el récord de intentos de fugas y motines de todos los CIE de España. En 2015 se produjeron dos fugas y un amotinamiento en estas instalaciones.

"Hemos comprobado que las deficiencias estructurales de estas instalaciones, la forma en que se organiza y las normas que regulan su funcionamiento ponen en riesgo tanto a las trabajadoras y trabajadores del centro como a las personas internas. Además de incumplir con el Reglamento de Funcionamiento y Régimen Interior de los Centros de Internamiento de Extranjeros, vigente desde abril de 2014", resume la asociación, que también acusa a la nueva dirección del CIE de dificultar su labor de visita y acompañamiento a los internos.

Actualmente el centro no cuenta con todas sus instalaciones operativas ya que desde septiembre de 2015, y a raíz del último amotinamiento, quedó destrozada una zona común y no ha sido reparada pese a que desde diciembre del pasado año hasta finales de marzo ha estado cerrado para reformarlo.

Esta asociación considera asimismo que el CIE de Murcia no dispone de espacio suficiente y que las personas allí recluidas se encuentran hacinadas.

Por último, Convivir Sin Racismo revela que una unidad especial de la Policía Nacional, la unidad de prevención y reacción, está presente de forma habitual en las instalaciones del centro. "Es un grupo que está pensado para intervenir en graves situaciones de crisis o grandes operaciones policiales, sin que tengamos conocimiento de los motivos por los que se encuentra allí".

Precisamente, el Sindicato Unificado de Policía destacó anoche en su cuenta de Twitter que el control de los internos de los CIE no es una labor policial.

El SUP ha exigido esta mañana en un comunicado el cierre del CIE mientras "no se solucionen absolutamente todas las carencias que presenta en materia de seguridad para los internos y los propios compañeros".

El diputado autonómico de Podemos Andrés Pedreño ha declarado que este incidente vuelve a poner de manifiesto que el CIE es una institución "que hay que cerrar" porque "no respeta los Derechos Humanos y se rige con patrones de una cárcel cuando no lo es, las personas allí encerradas no han cometido ningún delito".

La ocurrencia de Ciudadanos para "modernizar" los CIE

A finales de septiembre, el Grupo Parlamentario de Ciudadanos registró una proposición no de ley para "modernizar los diez CIE existentes en España". La receta para esa modernización que ofrece el partido naranja consiste en privatizar la gestión de los CIE, abrir los módulos de las prisiones que están cerrados para convertirlos en nuevos CIE e incorporar seguridad privada para la vigilancia de los internos.

La propuesta del partido de Rivera ha suscitado una frontal oposición desde diferentes sectores. Las plataformas Tanquem els CIE, Plataforma Canarias Libre de CIE, SOS Racismo Madrid y Cies NO Valencia, han denunciado que detrás de este modelo hay "intereses económicos".

Consideran "preocupante" la propuesta de convertir módulos de centros penitenciarios en nuevos CIE porque "la propia Ley de Extranjería señala que los CIE no deben tener carácter penitenciario" y creen que esto "no haría más que seguir criminalizando a la población migrante". Además, añaden que no tolerarán la apertura de "un solo CIE más" porque son "una institución cruel y absolutamente innecesaria".

El sindicato Comisiones Obreras también ha rechazado la "ocurrencia" de Ciudadanos y ha señalado la "obviedad que parece olvidar esta involutiva propuesta, y es que las personas recluidas en los CIE no son presos, no han cometido delito alguno y no tienen ninguna condena".

"Si el mantenimiento de los CIE entra en claro conflicto con los Derechos Humanos, el plantear que personas que no han cometido ningún delito sean encerradas tras los muros de una prisión", como propone Ciudadanos, "es un absoluto despropósito", valora el sindicato en un comunicado.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0