Trabajadores en conflicto buscan unidad de acción

Hablamos con Laura Negrín, de la plataforma Unificando las Luchas, que engloba a 26 colectivos de trabajadores.

02/10/16 · 10:33
Edición impresa
En las protestas en el Congreso Mundial de Telefonía Móvil en Barcelona se unieron trabajadores de Telefónica y Panrico. / Ramón Fornell

Todos los jueves, desde hace más de dos años, un grupo de extrabajadores de Bankia, víctimas del ERE que afectó en 2013 a 4.500 empleados de la entidad, se manifiestan frente a las Torres Kio de Madrid para exigir que la entidad cumpla con la sentencia que lo declaró nulo.

No son muchos, pero tampoco están solos. Tienen el apoyo de trabajadores de otras empresas en conflicto que desde hace un par de años tratan de organizarse también en torno a una plataforma con la intención de unificar las luchas de todos ellos y darse apoyo mutuo. Así, no es difícil ver a los trabajadores de Coca-Cola o de Telefónica en las concentraciones convocadas por los de Panrico, Madrid Río o Correos, y viceversa.

El germen de la plataforma se dio en 2015 entre varios colectivos de trabajadores que se enfrentaban a distintos conflictos laborales: ERE, despidos, cierres, pérdida de derechos, etc. “La gente de Correos hizo una concentración en Sol y dijo: ‘Por qué no hacerlo con otras empresas en lucha con un lema unitario’”, indica Laura Negrín, portavoz de la plataforma Unificando las Luchas. Así, diez colectivos decidieron poner sus luchas en común.

Hoy son ya 26. Entre ellos, los mencionados anteriormente, pero también los de Bosal, que llevan 20 meses reivindicando empleo, indemnizaciones y recolocaciones desde el anuncio de cierre de su empresa; o los bomberos forestales, en pie de guerra para obtener condiciones de trabajo dignas después de años de recortes de personal, sueldo y derechos; o los de Indra, que se enfrentan desde 2015 a diversos ERE que afectan a más de 2.000 trabajadores; o los de PhoneHouse, Futbolmanía, Arregui, Koolair, Conecta, 010…

“La idea de la que partimos es ésa: aunque seamos diferentes empresas, la solidaridad y el apoyo mutuo tienen que primar entre trabajadores”, dice Negrín, que añade que “primamos el tema de la lucha al de las siglas; lo que ha llevado a que en la plataforma se junte gente de diversos sindicatos es que se han dado cuenta de que primero somos los trabajadores”.

Así, pertenezcan a CGT, CNT, CC OO, UGT, Solidaridad Obrera, etc., o sean trabajadores no adscritos a ningún sindicato, todos ellos se organizan en torno a asambleas o colectivos de trabajadores en lucha. De hecho, uno de los puntos defendidos por la plataforma es el derecho a la representación legal y laboral de los trabajadores no sindicados que se organicen en comités de huelga o asambleas.

Prohibir los ERE

Estos días, los colectivos presentes en la plataforma celebraban la victoria de los trabajadores de mantenimiento de Madrid Río, a los que el Tribu­nal Supremo daba definitivamente la razón el 15 de septiembre al ratificar la nulidad del ERE aplicado por la UTE Parques Singulares a 127 trabajadores a principios de 2015. De hecho, uno de los nueve puntos básicos de la tabla de reivindicaciones de Unificando las Luchas es la prohibición por ley de los ERE y los ERTE.

Desde la plataforma también defienden la prohibición de las ETT, “que son empresas mafiosas que nos roban parte de nuestro sueldo y se enriquecen a costa de nuestras espaldas”, y un aumento digno de los salarios, las pensiones y la prestación por desempleo. También exigen la derogación de todas las reformas laborales y la firma de un nuevo estatuto de los trabajadores, además de una protección real frente a los accidentes laborales mediante un control sobre las empresas y castigos ejemplarizantes.

Además, igual que los trabajadores de Telefónica-Movistar lanzaron en 2015 su “Compromiso de las Escaleras”, por el que candidatos y formaciones políticas municipales se comprometían a revertir los contratos con empresas que no respetaran los derechos de los trabajadores, desde la plataforma exigen también que los ayuntamientos no firmen contratos con empresas que mantienen conflictos abiertos con sus trabajadores.

Pero desde la plataforma también tienen claro que la lucha no puede ser sólo laboral, “por eso nos centramos también en la lucha social, del día a día”. Así, han participado en las Marchas de la Dignidad, acuden a stopdesahucios y prestan su apoyo a las plataformas que reivindican la libertad de Alfon o Nahuel y todos los presos políticos, además del “fin de la represión por causas sindicales, políticas o sociales”.

Aunque la plataforma sigue creciendo conforme aumentan los colectivos en lucha por algún conflicto laboral, sus fuerzas son desiguales. “Aumentamos o bajamos en número de participantes. Hay colectivos que, cuando logran lo que querían, desaparecen. Otros tienen otro tipo de conciencia y se quedan”, dice Negrín. Pero ellos siguen haciendo camino piedrecita a piedrecita: “Los jueves en Bankia son fijos, luego tenemos los acompañamientos a los juzgados, piquetes… Es importante que cada colectivo vea que no están solos”.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0