Real Academia del Salmón
Los siete mejores eufemismos del comercial de banca

¿Qué tiene que ver el tocino con la velocidad? Pues lo mismo que una hipoteca con una tarjeta de crédito.

25/09/16 · 8:00
Edición impresa

Productos trampa y estafas como las preferentes, las acciones subordinadas o los créditos rápidos se escondían tras una larga lista de eufemismos pronunciados por esos comerciales de banca trajeados y de impoluta sonrisa. Para que podamos diferenciar dichas palabras, conocer su verdadero significado y no dejarnos engañar, desde la Real Academia del Salmón (RAS) os traemos esta nueva lista de eufemismos.

Producto seguro

Si alguien vestido con traje y corbata, sentado en una mesa de una oficina bancaria, te dice que el producto financiero que te ofrece es un “producto seguro”, lo más normal es que le creas. Pero las estafas que hemos presenciado en los últimos años nos muestran que los comerciales de banca llamaron producto seguro a las acciones preferentes, a obligaciones subordinadas, a fondos de inversión compuestos por hipotecas basura estadounidenses y hasta a las acciones de Bankia. Por lo que lo único “seguro” que encontramos en este eufemismo es que “la banca siempre gana”.

Gratis

La banca usa la palabra gratis para hablar de préstamos a interés 0, aunque cobren comisiones de estudio, gestión, formalización, penalizaciones abusivas y un sinfín de cosas más que son de todo menos gratis. También se usa para hablar de los regalos que nos dan cuando depositamos dinero en un plazo fijo, aunque tengamos que renunciar a los intereses de éste. Se usa este eufemismo porque el eslogan “te regalamos una vajilla a cambio de quedarnos todo el dinero que genera tu dinero mientras lo retenemos un año” no vende tanto.

Producto asociado u obligatorio

¿Qué tiene que ver el tocino con la velocidad? Pues lo mismo que una hipoteca con una tarjeta de crédito. Lo cual no exime que un comercial de banca sea capaz de decir que son productos asociados y obligados, y que debes adquirir uno cuando solicites el otro. La capacidad de “asociar” productos que tiene la banca es increíble. Una hipoteca lleva asociado un plan de pensiones, una cuenta bancaria lleva una tarjeta de crédito, si contratas un seguro de vida es obligatorio tener una cuenta... Parece que lo único obligatorio para el comercial de banca es venderte más de un producto a la vez, y lo que lleva asociado es más bien un engaño.

“Yo te quito” / “Me obligan a ponerte”

Es curioso escuchar a un empleado de banca frases como “te he quitado una comisión” o “te conseguí un descuento” siempre que sean acciones positivas y buenas para ti, mientras usa el “me obligan”, “esto viene así de la central” o el mítico “lo hace el ordenador automáticamente, no puedo hacer nada” cuando se trata de hacerte algún cargo o cobrarte una inesperada comisión. Como si se tratara de una persona con problemas de doble personalidad, el comercial de banca siempre tendrá una respuesta idónea para ti y una comisión para tu bolsillo.

Cómodos plazos

Los plazos para devolver un préstamo suelen ser un día fijo del mes que no siempre se puede escoger, siempre pagos mensuales, que pueden variar de cantidad una barbaridad, según cambie algo llamado Euribor, y que lo deciden entre unos pocos grandes bancos. Además, no puedes incumplir ni un solo día esos cómodos plazos, ya que te machacarán a comisiones y penalizaciones... Vamos, que no es nuestra idea de algo “cómodo” lo que esconde este término.

Excelentes condiciones

El no poder sacar tu dinero hasta el año 2.999, seguir pagando un tipo de interés suelo por tu hipoteca del 4% cuando el Euribor está al 0,5% o acabar pagando préstamos a tasas superiores al 2.000% TAE son “excelentes condiciones” para el empleado de banca, lo cual muestra la ambigüedad de esta palabra en la boca de un comercial. O sea, que cuando oigas esa expresión será mejor que pidas que te expliquen qué significa “excelentes” para ellos, incluida la letra pequeña.

Préstamo en condiciones ventajosas

Este último nos encanta porque es un eufemismo multinivel. Lo mismo sirve para vendernos un préstamo rápido con la condiciones ventajosas de que te lo dan en menos de 24 horas y sin avales –aunque luego tenga una TAE superior al 2.000% y la empresa prestamista te acose con cientos de llamadas y comisiones por un simple retraso–, que le sirve al ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, para hablar del rescate que España recibió de la Troika para salvar a la banca, aunque luego nos obligaran a aplicar sus recetas de austeridad y a recortar en sanidad y educación como condiciones para recibir el préstamo. Cierto es que viendo cómo se las gasta la Troika con los amagos de impagos de Grecia, puede que sea mejor deberle dinero a las empresas de créditos rápidos a recibir la llamada de Lagarde.

Tags relacionados: banca número 278 Bancos
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador