La reforma de Ahora Madrid disminuye a la mitad la edificabilidad prevista
Gobierno, Cifuentes y BBVA atacan la Operación Chamartín del Ayuntamiento de Madrid

Ana Pastor (Fomento) asegura que las partes ven "inviable" el proyecto Madrid Puerta Norte, mientras Cifuentes lo ataca por afectar al empleo y las infraestructuras.

20/05/16 · 13:48
Dos asientos a la derecha de Manuela Carmena se sienta Francisco González, presidente del BBVA. Según la alcaldesa, el banco se ha referido a la operación como "una pequeñez sin demasiado interés". / Comunidad de Madrid

Han tardado en pronunciarse, pero el veredicto ha sido duro y anuncia batalla. Diez días después de que se conocieran los detalles, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes y los representantes del consorcio privado (formado por BBVA y la constructora San José) han tachado de “inviable” Madrid Puerta Norte, el plan del ayuntamiento de Madrid para la zona afectada por la llamada Operación Chamartín.

Cifuentes ha señalado que la Comunidad "tiene la última palabra" en la modificación del Plan General de Ordenación Urbana

Es decir, la digestión y rebaja por parte de Ahora Madrid del proyecto aparcado desde los 90 para la conversión de un antiguo terreno de Renfe en el norte de Madrid en zona residencial y de oficinas. Las declaraciones llegan después de una reunión a cuatro bandas entre Ayuntamiento, Comunidad de Madrid, el consorcio Distrito Castellana Norte (DCN) y el ministerio de Fomento.

“Hemos constatado que tanto la Comunidad de Madrid, como el Ministerio, Adif, y Renfe y el concesionario (DCN) ven que el proyecto es inviable”, ha declarado la ministra de fomento, Ana Pastor, quien se ha remitido a una nueva reunión con el Ayuntamiento para dentro de 15 días con la intención de “acercar posturas”.

Las posturas, de momento, no pueden estar más enfrentadas: el proyecto presentado por el equipo de Ahora Madrid reduce en casi la mitad la superficie afectada (de 3.114.336 metros cuadrados a 1.744.549) y rebaja en gran medida (incluso en tres cuartas partes) la edificabilidad prevista por el BBVA. Globalmente, la edificabilidad se reduce también a la mitad (de 3.200.000 metros cuadrados a 1.700.000) y el número de viviendas previstas desciende de 17.000 a 4.500.

Pastor ha mencionado, como motivos de su rechazo al plan, aspectos técnicos que caen bajo su competencia como el hecho de que no aumente las estaciones de Cercanías o no se amplíen las estaciones de metro de la línea 1 de Madrid. Además, se ha referido a que la incompatibilidad con el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Madrid puede retrasar el proyecto al menos tres años más, y que esto implicará la retirada de los inversores privados, cuya concesión caduca en diciembre.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha echado mano del discurso que ha regido el boom de infraestructuras de los últimos años y ha defendido que el proyecto municipal hará que “se pierdan muchos puestos de trabajo” e “infraestructuras necesarias para todos los madrileños”. Más allá de lo discursivo, Cifuentes también se ha referido al PGOU para esbozar el enfrentamiento que viene: en su modificación, ha dicho, el Gobierno autonómico tiene “la última palabra”.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha defendido el proyecto del concejal de urbanismo, José Manuel Calvo, y ha destacado que en esta cuestión “se debe aceptar que el Ayuntamiento tiene la iniciativa”. La alcaldesa ha declarado que la posición de la concesionaria en la reunión le ha "sorprendido". Según Carmena (en declaraciones recoigdas por Europa Press), los representantes del BBVA y San José han declarado que la operación para ellos es "una pequeñez" y que "no tenía demasiado interés". Dos sillas a la derecha de Carmena, separado tan sólo por la presidenta Cristina Cifuentes, se sentaba el presidente del BBVA, Francisco González.  

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0