ESTADOS UNIDOS
300 detenidos en protestas contra la guerra de Iraq

Las movilizaciones contra la guerra
de Iraq se han vuelto a reactivar en
EE UU. En varias ciudades se han
celebrado marchas, mítines, vigilias
y sentadas como parte de la campaña
que exige al presidente George
W. Bush y al Congreso que pongan
fin a la ocupación de Iraq. Esta semana
de movilizaciones, del 21 al 28
de septiembre, fue duramente reprimida
por la policía y cerca de 300 activistas
acabaron detenidos.

13/10/06 · 22:36

Las movilizaciones contra la guerra
de Iraq se han vuelto a reactivar en
EE UU. En varias ciudades se han
celebrado marchas, mítines, vigilias
y sentadas como parte de la campaña
que exige al presidente George
W. Bush y al Congreso que pongan
fin a la ocupación de Iraq. Esta semana
de movilizaciones, del 21 al 28
de septiembre, fue duramente reprimida
por la policía y cerca de 300 activistas
acabaron detenidos.

El pasado 21 de septiembre, más
de 500 organizaciones sociales y religiosas
estadounidenses firmaron
la Declaración de Paz, que además
de exigir un cronograma concreto y
completo para la retirada de los
130.000 soldados norteamericanos
desplazados en Iraq, insta al cierre
completo de las bases militares, el
inicio de un proceso de paz dirigido
por los iraquíes, la devolución de los
recursos petroleros, la transformación
del presupuesto militar estadounidense
en Iraq en programas
de reconstrucción que cubra las necesidades
sociales y humanas y todo
aquello que haya sido destruido
por la ofensiva norteamericana y los
trece años de sanciones.

Los activistas realizaron más de
375 acciones de desobediencia civil
y de protesta en núcleos urbanos de
todo el país. Los primeros arrestos
ocurrieron en Washington cuando
varios activistas intentaron hacer llegar
copias de la Declaración de Paz
a funcionarios del Gobierno. Otras
acciones antibélicas como en la base
norteamericana de Fort Bragg, la
mayor instalación militar estadounidense
en todo el mundo, también terminaron
con detenciones. A su vez,
como parte de la campaña, muchos
activistas realizaron sentadas frente
a las residencias de legisladores, sobre
todo de los congresistas demócratas
que no se posicionasen contra
el conflicto públicamente.

Estas acciones contra la guerra de
Iraq coinciden con un aumento en el
descontento de la población estadounidense
con el Gobierno de
George W. Bush. Según un sondeo
de la cadena Fox News, realizado en
agosto, sólo un 33% de la población
aprueba su gestión y un 58% cree
que la guerra en Iraq fue innecesaria
y que su Gobierno debería iniciar ya
la retirada de las tropas. A pesar de
las crecientes protestas y críticas,
también en septiembre, la Cámara
de Representantes aprobó una resolución
apoyando la forma en que el
presidente maneja la guerra y rechazando
la idea de fijar un plazo para
el repliegue de las tropas.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto