Brexit y libre circulación en la Unión Europea
El acuerdo entre Reino Unido y la UE castiga a los migrantes comunitarios

Marea Granate tacha de xenófobo el acuerdo por el que los migrantes que lleguen a suelo británico no tendrán derecho a recibir prestaciones sociales hasta pasados cuatro años y el país podrá bloquear la entrada de nuevas personas.

09/03/16 · 12:12

No recibir subsidios hasta pasados cuatro años de residencia en el país de destino –o incluso siete–, activar mecanismos para atajar la inmigración comunitaria de “magnitud excepcional”, acabando así con lo que han denominado “abuso del derecho a la libre circulación”, o la restricción del acceso a prestaciones sociales a hijas e hijos de migrantes son algunas de las medidas contempladas en el acuerdo firmado el pasado viernes 19 de febrero en Bruselas entre los Estados miembros, a petición de Reino Unido, para evitar el temido Brexit, es decir, la salida de este país de la Unión Europea. Un acuerdo tachado de “xenófobo” por Marea Granate y que, según señala este colectivo, perjudicará especialmente a la ciudadanía española emigrante, cuyo principal destino es Reino Unido.

Desde Marea Granate denuncian que “los colectivos migrantes vuelven a ser usados como el chivo expiatorio donde focalizar el descontento social generado por el actual proceso de desmantelamiento del estado de bienestar” y alertan de que este acuerdo dará pie a una escalada de países de la UE siguiendo los mismos pasos que Reino Unido, “generando un mayor miedo e incertidumbre entre la población migrante”.

En contraste con el discurso de rechazo a las personas migrantes, desde Marea Granate apuntan que sólo el 3,5% de los españoles residentes en Reino Unido cobra ayudas, sólo alrededor de 4.000 de 119.000 personas de origen español que residen en este país. En el caso de Polonia, principal país de procedencia de inmigrantes comunitarios en Reino Unido, la proporción es aún más baja: un 3,3% de las 790.000 polacas y polacos residentes en este país. por otro lado, desde el colectivo señalan que en España hay alrededor de 3.000 personas de procedencia inglesa cobrando ayudas.

No a libre circulación de personas pero sí de capitales

Otro punto que subrayan desde Marea Granate es que, como parte del acuerdo establecido para evitar la salida de Reino Unido, este país se ha deshecho de la obligación de participar en procesos de integración de la Unión Europea. “Tememos que esto pueda significar que cualquier regulación del sistema financiero quede sin efecto, al desvincularse el Reino Unido, quien aloja en la City el mayor conglomerado bancario de Europa”, explica el comunicado de Marea Granate. “Destacamos la doble moral del Gobierno británico que, mientras solicita restricciones para la circulación de personas, pide por el contrario medidas para garantizar la libre circulación de capital, bienes y servicios”, subraya

“Criticamos la total pasividad del Gobierno español en funciones representado en la cumbre Europea por Mariano Rajoy, que vuelve a ningunear a quienes tuvimos que salir del país, expulsados por la precariedad laboral y las políticas de austeridad. Nos echan de nuestro país, nos obligan a rogar el derecho a votar hundiendo así las cifras de participación, nos quitan la sanidad por habernos ido y, después de todo, no nos defienden cuando Europa legisla en nuestra contra. Nos afecta legalmente, pero también emocionalmente.

Leer más: El voto exterior bajó a mínimos históricos el 20D

 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0